Cómo hacer que un niño duerma solo



Habituar al niño a dormir solo: Un dilema presente en la actualidad que preocupa a padres y profesionales es el hecho de que muchos niños no desean dormir solos. En la mayoría de los casos ellos mismo desean interponerse y dormir con sus padres.

 

¿Por qué a los niños les gusta dormir con sus padres?

Existen diversas corrientes que pueden responder a los diferentes motivos por lo que un niño desee dormir con sus padres. En líneas generales diremos que los niños suelen ser narcisistas, algo egocéntricos y anhelan ser el centro de atención de los padres en todo momento, incluso mientras duermen. Esto, es completamente natural y hasta instintivo (instinto de supervivencia). Sin embargo, no es demasiado saludable, en particular si los niños tienen más de 5 o 6 años.

Por otra parte, no hay que dejar de lado que a los niños les gusta sobrepasar los límites y, el hecho de compartir la cama con sus padres, lo ubica en todo momento en el centro de atención de los progenitores. 

 

¿A qué edad los niños deben dormir solos?

Tal como mencionamos más arriba, un niño que haya cumplido los 5 años ya tiene edad para dormir solo. Si el niño es mayor de 5 años y este continúa durmiendo solo, esto puede tener alguna complicación en el desarrollo futuro de los niños.

Beneficios de que un niño duerma solo

Los niños que duermen solos suelen afrontar más rápidamente sus miedos nocturnos, puesto que irremediablemente mamá y papá no estarán ahí constantemente. Esto favorece indirectamente su grado de autonomía.

Sin embargo, los beneficios no sólo son para el niño: el hecho de que un niño duerma sin compañía favorece la relación de los padres pesto que ellos vuelven (luego de un buen tiempo) a dormir ellos solos.

 

¿Qué hacer si un niño no quiere dormir solo?

En primer lugar, debemos comprender que el hábito para que nuestro hijo duerma solo, es lento y no debemos darnos por vencido a pesar que algunas veces debamos ser firmes en la postura tomada. Hay tener presente siempre que los niños deben dormir solos y que esto es lo más saludable para ellos. 

edad para dormir solos

Maneras de enseñar a un niño a que duerma solo

  • Establecer rutinas antes de dormir. Cepillarse los dientes, peinarse, saludar a papá y ¡a dormir! Podemos, en este punto establecer como rutina algún cuento para niños o bien alguna canción suave y que no lo altere demasiado.
  • Es importante que, como padres, no cedamos ante los caprichos de los niños. Si los niños no quieren dormir solos podemos, luego de una rutina, plantear la idea de dormir con ellos durante unas horas hasta que el niño se duerma. En este caso será la madre o padre quien duerma con los niños y no a la inversa. Esto permite no solo cambiar el eje, sino que además depende de la propia madre o padre la acción de “irse a su cuarto” una vez cumplido el tiempo acordado anteriormente con el niño.
  • Como todo, es importante tener paciencia y evitar el dramatismo, puesto que para muchos niños esta actitud de dormir solos, será una especie de castigo. Por tanto, además de ser pacientes debemos explicarles porqué deben dormir solos haciendo hincapié en que esto no es un castigo, sino que es un acto de independencia y madurez para ellos. En otras palabras, decirle de manera indirecta que él ya no es niño pequeño y que, por esta razón deben dormir en su cama.
  • Llénalo de sus juguetes favoritos. Desde la teoría de Winnicott los juguetes son, para decirlo de algún modo, objetos que sirven al niño como una transición entre su independencia y su madre. Por ello podremos utilizar sus juguetes favoritos como medio para ayudar a los niños a dormir solos.
  • Otras estrateguias para dormir a un bebé: 

 © 2017 Cómo habituar a nuestro hijo a dormir solo. Educapeques

Comparte en tus redes socialesShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on LinkedIn0Email this to someoneShare on Tumblr0



Angel Sanchez Fuentes

Porque los niños, cuando nacen, no vienen con un libro de intrucciones debajo del brazo, creé este rincón para ayudar a los niños, padres y docentes en el dificil pero maravilloso mundo de la educación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies