Cuentos infantiles: La Máquina del tiempo



CUENTOS INFANTILES: LA MÁQUINA DEL TIEMPO

Willy estaba haciendo los deberes de matemáticas en su habitación. Estaba muy aburrido. Se levantó de la cama y miró por la ventana al jardín en el que su perro, Max, correteaba de un lugar a otro olfateando algo. Willy se preguntó qué sería lo que buscaba Max. Tras unos minutos observando a su perro, el niño regresó al escritorio y continuó intentando resolver los complicados problemas de matemáticas que el maestro había mandado como tarea para el fin de semana.

Sin embargo, Willy estaba cansado, ¡era viernes! ¡quería jugar en el jardín!, pero su mamá lo había castigado porque el día anterior había roto su jarrón favorito mientras jugaba a la pelota. ¡Qué aburrido estaba!. Volvió a asomarse a la ventana y observó que Max continuaba buscando algo entre las hierbas del jardín, sin embargo no parecía encontrarlo. ¡Pobre Max!, parecía un poco triste. En ese preciso momento, la mamá de Willy entró en la habitación del niño y le dijo que se tenía que ir a casa de su abuelita porque estaba enferma y le iba a llevar una tarta de manzana recién hecha. Le advirtió de que no saliese de su habitación y de que no abriese a nadie hasta que ella llegase. Su papá no tardaría en llegar del trabajo. Willy se despidió de su mamá y regresó junto a su escritorio, sin embargo, esperó unos minutos hasta que oyó como la puerta de la calle se cerraba de un portazo y entonces salió al pasillo para comprobar que su mamá no estaba. Willy regresó a su habitación y volvió a mirar por la ventana.

33

¡El pobre Max continuaba buscando algo pero no lo encontraba!, ¡tenía que ayudarlo!. De repente Willy tuvo una idea. Abrió el armario y sacó su disfraz de explorador. Cogió su sombrero y unos prismáticos y bajó corriendo las escaleras, atravesó la cocina y salió al jardín. Max se volvió a mirarlo y fue corriendo a su encuentro, el niño le acarició las orejas y el perro se puso a dos patas y le lamió la cara con alegría. Willy había decidido que iba a ayudar al perro a encontrar el extraño objeto que buscaba.

Comenzó a examinar detenidamente el suelo pero no veía nada. Entonces pensó que la mejor manera de buscarlo sería en la misma posición que su amigo: a cuatro patas. Willy comenzó a caminar con las rodillas y la palma de las manos por todo el jardín. Cuando llevaba unos minutos caminado, Willy vio algo a los lejos, cerca de un árbol. Parecía una ardilla. Willy, que adoraba los animales, se olvidó por un instante de su misión y continuó caminando a cuatro patas hasta el lugar donde se encontraba el animalito. Justo cuando estaba a punto de llegar, Max notó algo duro bajo sus manos. No era tierra ni hierba. Apartó unas hojas y descubrió una puerta de hierro. Willy casi gritó de la alegría, cogió un palo y comenzó a dar golpes a la cerradura hasta que ésta se acabó abriendo.

El niño miró en el interior: era una puerta secreta que llevaba al laboratorio de papá. Willy siempre le pedía a su papá que lo dejase entrar pero éste nunca le dejaba. El niño dio un salto y entro dentro del laboratorio. Era enorme y había una mesa larga cubierta de botes con líquidos, una estantería muy alta llena de libros y… al fondo del cuarto, Willy observó algo que llamó su atención. Era un objeto enorme cubierto con una sábana blanca. Willy se acercó y la destapó. Observó con la boca abierta que aquel objeto se trataba de una máquina del tiempo. Reconoció el objeto porque lo había visto en las películas.

Lleno de entusiasmo abrió la puerta y entró dentro. Era de color blanco y plateado y había muchos botones. Willy deseó que funcionase, como en las películas, sin embargo dudaba de que así fuese. Creyéndose el protagonista de su película favorita, el niño agarró una palanca negra y la elevó hacia arriba. De repente, la puerta se cerró sola y la máquina comenzó a temblar con pequeñas descargas. Willy se asustó y comenzó a dar golpes a la puerta pero ésta no se abrió. Tenía miedo. Todo empezó a dar vueltas y se estaba mareando. El niño cerró los ojos muy fuerte y se sentó en una esquina tapándose los oídos, esperando que todo pasase y la puerta se abriese. De repente, todo se quedó quieto.  Willy abrió los ojos y se puso de pie. Empujó la puerta y ésta se abrió. El niño sonrió y salió fuera. Willy observó con la boca abierta el paisaje: no estaba en su casa sino en una selva, y justo en frente de él había un dinosaurio bañándose en un río. Willy no podía creer lo que estaba viendo. El niño sintió miedo y se sentó a la sombra de un árbol a llorar. En ese instante, algo le tocó la pierna. Cuando el niño miró quién había sido, un simpático y agradable Diplodocus lo miraba desde las alturas. Con voz suave y femenina, le preguntó qué le ocurría. El niño respondió que se había metido en una máquina del tiempo y que había aparecido allí.

El dinosaurio hembra le dijo que se calmase y que no llorase y le dijo su nombre: Laila. El niño le dijo que se llamaba Willy y que quería volver a su hogar. Laia le dijo que era la Señora Diplodocus y que estaba esperando a que sus hijos volviesen del colegio. Willy sintió curiosidad por conocer a los hijos de Laila y ella lo invitó a merendar con ellos prometiéndole que lo iba a ayudar. Willy fue con Laila hasta su cueva y allí, esperaron juntos. Cuando las crías de la Señora Diplodocus llegaron se pusieron muy contentos de tener un invitado para merendar. Laila sirvió bizcochos de verduras para todos, pues ellos no comían carne. Los hijos de Laila se llamaban Tommy y Ailin, y eran gemelos.

Los pequeños dinosaurios estaban extrañados, pues nunca habían visto a nadie de la especie de Willy, entonces éste les contó que venía del futuro. Laila le contó que se encontraban en la era Mesozoica, concretamente en el periodo Jurásico. Willy recordó que habían estudiado aquella época en clase la semana pasada. Había retrocedido unos ciento setenta millones de años en el tiempo. Mientras Willy le contaba esto a Laila, a Tommy, y a Ailin, el Señor Diplodocus llegó de su trabajo. Laila le presentó a Willy a su marido y éste lo saludó simpático, su nombre era Karl. Laila le dijo a Willy que quizá su esposo podría ayudarle a regresar a su hogar. Willy le contó su historia al Señor Diplodocus y entonces éste le contó que existía un lugar llamado la laguna Mágica el cual escondía en el fondo una piedra preciosa llamada:

La piedra de los Deseos, y que podía conceder cualquier deseo, pero solo uno a cada ser o sino la piedra perdería su poder. Willy le pidió a Karl que lo ayudase a encontrar esa laguna y la piedra que escondía para poder volver a casa con sus papás. El Señor Diplodocus le dijo que lo iba a ayudar y que esa misma noche se pondrían en camino. Cuando salió la luna, Willy y el Señor Marx se internaron en la selva en busca de la Laguna Mágica. Caminaron y caminaron durante horas bajo la luz de la luna. De repente oyeron un ruido, el Señor Marx le dijo a Willy que debían esconderse pues el malvado Tiranosaurio Rex merodeaba por allí. Willy se subió a un árbol con la ayuda del Señor Marx y éste se ocultó tras unas hojas. Al cabo de un rato, el malvado y terrorífico animal había desaparecido. El Señor Marx y Willy reanudaron la marcha.

Continuaron caminando durante dos horas más. Willy comenzaba a temer que el Señor Marx se hubiese perdido, sin embargo éste le explicó que conocía bien el lugar pues su abuelo y su padre habían sido guardianes del lugar y lo habían llevado allí cuando era pequeño. Nadie más conocía el lugar. Cuando ya salía el sol, por fin llegaron a la Laguna mágica. El lugar  era precioso, como en un sueño. El agua era de un color rosa brillante y los árboles de color azul y naranja. La hierba era morada y el cielo amarillo. Todo parecía como salido de un cuento. El Señor Diplodocus, un gran nadador, se internó bajo las aguas brillantes durante varios minutos. Al cabo de un rato salió del agua con una piedra del tamaño de la cabeza de Willy y de un color púrpura intenso. El Señor Marx colocó la pesada piedra en el suelo y le dijo a Willy que pidiese rápido su deseo pues estaba amaneciendo y cuando salía el sol, la piedra se convertía en arena hasta que llegaba la noche de nuevo. Willy agradeció al Señor Marx su ayuda y le pidió que saludase a su familia de su parte. Entonces puso sus manos sobre la piedra, cerró los ojos y pidió volver a su casa. De repente todo se volvió borroso y Willy comenzó a marearse hasta que se desmayó.

Cuando abrió los ojos, estaba tumbado en su cama con el libro de matemáticas en las manos. Debía de haberse quedado dormido. ¡Qué maravilloso sueño había tenido!, se levantó de un salto, abrió la puerta y bajó corriendo las escaleras hasta llegar al salón. Su papá estaba tomando el té mientras leía el periódico sentado en el sofá, y su mamá todavía no había regresado de casa de su abuela. Willy abrazó a su papá y éste le revolvió el pelo con cariño. El niño pidió permiso a su papá para salir al jardín a jugar con Max antes de que anocheciese. Su papá le dijo que sí. Willy salió al jardín y llamó a Max pero éste no estaba.

El niño se extrañó, pues el animal siempre iba a su encuentro. Entonces Willy vio que el perro estaba detrás de un árbol, escarbando con sus patas en la tierra. Willy imaginó que Max ya había encontrado eso que tanto buscaba. Se acercó corriendo y llegó junto al animal justo cuando éste desenterraba el objeto. Max observó sorprendido que se trataba de un hueso gigante, enorme. Willy llamó a su papá para que fuese a ver el descubrimiento, pues era Paleontólogo  además de Inventor, esto significaba que además de inventar cosas extrañas, su papá estudiaba la Historia anterior a la existencia del ser humano. El papá de Willy observó sorprendido el hallazgo: se trataba de un hueso de dinosaurio que había habitado en aquellas tierras hace cientos de millones de años. Willy no podía creer lo que su papá le estaba contando. Entonces recordó el tamaño de su amigo El Señor Marx y le dijo a su papá si podía tratarse del hueso de un Diplodocus.

El papá de Willy se quedó mudo de la sorpresa y le preguntó a su hijo como sabía algo así, pues estaba en lo cierto. Willy sonrió y le dijo a su papá que lo había visto en un sueño. El papá del niño le acarició la cabeza y le dio la mano a su hijo, entonces oyeron la voz de la mamá que ya había llegado. Juntos fueron a contarle lo que habían encontrado pero mientras atravesaban el jardín, Willy tropezó con algo que parecía un candado de una puerta subterránea. Entonces el niño recordó el laboratorio, la máquina del tiempo, a la familia Diplodocus, la Laguna Mágica y la Piedra de los Deseos. No, no había sido un sueño. Willy sonrió. Había vivido una aventura digna de una película de aventuras.

FIN

 

Cuentos infantiles: La máquina del tiempo Escrito por: NEREA FONZ

Visita su blog: En colores pastel

 

 

 

 

Comparte en tus redes socialesShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on LinkedIn0Email this to someoneShare on Tumblr0



Angel Sanchez Fuentes

Porque los niños, cuando nacen, no vienen con un libro de intrucciones debajo del brazo, creé este rincón para ayudar a los niños, padres y docentes en el dificil pero maravilloso mundo de la educación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies