Fábulas de animales: La ballena presumida



Comparte!!
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedInShare on Tumblr

Fábulas de animales para niños y niñas.

Textos para trabajar en clase, realiza ejercicios de comprensión lectora con estas fábulas de animales. Hoy:

La ballena presumida

Hubo una vez una ballena tan hermosa y perfecta, que todos aquellos que la observaban quedaban cautivados con sus gráciles movimientos y con el brillo de su escurridiza piel. Era tal la sensación que provocaba en los demás seres vivos, que no dudaban en regalarla alabanzas y palabras bonitas, haciendo con ello, y sin querer, que la ballena fuese cada vez más y más presumida de sí misma.

Aquella ballena se pasaba medio día frente a su espejo en el fondo del mar, y la otra media arreglándose las barbas en la superficie, ignorando a cuantos se acercaban a ella educadamente tan solo para agradarla. Tan coqueta se volvió la ballena, que fue agriando cada vez más su carácter, adquiriendo una soberbia y un orgullo poco adecuado para convivir con los demás…:

Soy el ser más precioso del mar. ¡La ballena más elegante, bella y refinada que jamás se ha visto! Soy el ser más precioso del mar…– Repetía una y otra vez la ballena presumida a modo de cancioncilla.

De este modo, la ballena se alejaba cada vez más del resto del mundo, aislándose en su propio planeta lleno de egoísmo y arrogancia. Y así transcurrían los días plácidos de la ballena, hasta que un día, tuvo la mala suerte de toparse con unos pescadores desalmados que no dudaron en tender sus redes sobre ella.

Tan grande era la red y tan fuerte la forma en que la ballena infravaloraba a todo el mundo, que sin ninguna dificultad consiguieron atraparla en su red. Qué asustada se veía a la ballena, que, a pesar de su gran cuerpo, era incapaz de buscar la forma de zafarse de ella… Afortunadamente, todos aquellos seres vivos que la admiraban y la regalaban palabras bonitas cada día, fueron testigos de su captura y, sin dudarlo, se abalanzaron sobre la red hasta destrozarla y conseguir liberarla.

La ballena quedó muy agradecida con la actitud de todos sus vecinos y aquello le sirvió para aprender a querer y para respetarlos a todos, olvidándose de los peligros del egoísmo, del orgullo y del desprecio.

FIN

 

Te puede interesar leer
Lectura para niños: Fábulas infantiles en Educapeques

 

© 2017 Fábulas de animales: La ballena presumida. Educapeques




Angel Sanchez Fuentes

Porque los niños, cuando nacen, no vienen con un libro de intrucciones debajo del brazo, creé este rincón para ayudar a los niños, padres y docentes en el dificil pero maravilloso mundo de la educación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies