6 ventajas e inconvenientes de ser hijo único



Comparte!!
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedInShare on Tumblr

A los hijos únicos les rodean perspectivas bastante diferentes en comparación con aquellos criados en familias más numerosas. El tener en cuenta esto ayuda a que podamos evaluar los aspectos positivos y los que no lo son tanto para poder ayudar al crecimiento de los más pequeños.

Ventajas de ser hijo único

  1. Grandes expectativas en la vida y en el amor

Como hijo único, experimentará en primera persona lo fascinante que es el amor. No estoy diciendo que no experimenten el mismo amor que en una familia grande, si no que lo vivirán de forma diferente si es un hogar más pequeño.

El hecho de ser tres miembros en una familia, dará lugar a un conexión que si se cuida, puede llegar a no romperse nunca. Los padres se convertirán en los mejores amigos del niño ya que son su único foco de atención, y serán los que se preocupen más que nadie en el mundo por su salud y bienestar.

Los progenitores le enseñarán al hijo que el amor es el aspecto más importante de la vida, que sin él, no se puede vivir. De igual forma, tendrán grandes expectativas puestas sobre él, ya que es el único descendiente. Esto tendrá como resultado que el niño se oriente más hacia sus objetivos y esté más motivado, a pesar de que no cuente con competición por parte de sus hermanos.

El estar solo generará que el niño se sienta más querido, más cercano a sus padres, aunque con el tiempo no compartan las vacaciones o algún fin de semana.  Anhelarán sentirse queridos; ese sentimiento de comodidad hará que demanden cariño y amor tanto por parte de su familia como de sus amigos.

  1. Apertura y comodidad en situaciones sociales

Los hijos únicos están acostumbrados a hablar abiertamente con sus padres y a contarles situaciones o experiencias que no confiarían a otras personas. De la misma forma, para los padres es complicado no conocer qué sucede en su día a día, ya que es la única persona por que se tienen que preocupar.

Cuando estos niños se encuentran en situaciones desagradables, no se ajustan a ellas porque están acostumbrados a buscar consuelo, no a vivir experiencias inciertas. No obstante, si la situación es agradable, las cosas fluyen de forma fácil; como si estuvieran en casa.

El hogar es un santuario para ellos, donde son amados de forma incondicional y donde pueden acudir cuando están teniendo un mal día. Al llegar a este lugar la madre y el padre le dan un caluroso abrazo, por lo que vuelve a sentirse en armonía, otra vez.

  1. Creencias fuertes

Independientemente de la personalidad el ser hijo único permite que el niño desarrolle sus propias creencias y conozca quién es realmente, mucho antes de que lo logren niños de familias más numerosas.

Se vuelven más independientes y saben lo que quieren conseguir mucho antes que sus propios amigos; saben qué necesitan y que quieren alcanzar en la vida. Confían lo suficiente en sí mismos como para conocer sus intereses e ir hacia sus metas en el mundo.

ventajas y desventajas de ser hijo único

Inconvenientes de ser hijo único

  1. Grandes expectativas en la vida y en el amor

Sí, este punto puede contener su parte negativa también.

Los hijos únicos esperan tener amor de forma continua lo que crea una imagen muy concreta de cómo “debería ser” la vida y el amor. Sin embargo, esta imagen muchas veces no es consistente con la realidad.

Pueden ser fácilmente manipulados y el resto de personas pueden aprovecharse de ellos por su perspectiva sobre el amor. Da igual si los padres del niño están divorciados o juntos, siguen estando expuestos a este tipo de “amor” del hijo único, que es diferente al que se encuentra en las familias con varios niños.

  1. Egoísmo

Los hijos únicos están acostumbrados al ser el centro del universo para sus padres, desde el minuto en el que llegan al mundo. Siempre han sido el foco de todo amor, de todo el dinero y de todos los privilegios.

Como solo hay tres miembros en la familia, el amor solamente puede ir en dos direcciones: de los padres al niño, y del niño a los padres. Es una vía de doble sentido que muchas familias pueden llegar a no comprender.

No saben qué significa compartir las cosas o ser considerado con las necesidades de los demás. Es bastante común que los hijos únicos piensen solamente en “yo, yo y yo”, y no es porque sean por naturaleza egoístas. Esto se debe a que no han crecido con otro tipo de perspectiva.

  1. Testarudo

Debido a que son niños que crecen en familias muy cerradas, es difícil para ellos salir de sus zonas de confort. No les entusiasma el tener que cambiar sus horarios, sus estilos de vida o su perspectiva sobre algún tema o alguna persona. Como mencioné anteriormente son niños con creencias muy concretas.

Cualquier opinión que contradiga lo que ellos creen firmemente, hará que se molesten ya que nadie ha desafiado sus puntos de vista, a no ser que fueran sus propios padres. Pueden ser de mente abierta, pero la mayoría no cambiarán lo que creían desde el principio. No hay espacio para ideas nuevas.

Si algo no les hace felices, lo dejarán ir sin vacilación; saben qué quieren y son conscientes de qué deben hacer para conseguirlo.

Raquel Graña para el Portal educapeques




Angel Sanchez Fuentes

Porque los niños, cuando nacen, no vienen con un libro de intrucciones debajo del brazo, creé este rincón para ayudar a los niños, padres y docentes en el dificil pero maravilloso mundo de la educación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies