Evita las malas contestaciones en los niños



Comparte!!
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedInShare on Tumblr

Malas contestaciones: Algunos niños y niñas son contestones. Cuando responden con contestaciones puede convertirse en un dilema para las familias y ser fuente constante de conflictos y disgustos familiares. Evitar las malas contestaciones es posible, manteniendo la calma, sin tomarlo como algo personal y desviando la atención podemos evitar las contestaciones en los niños y niñas.

Las malas contestaciones en los niños y niñas

Las malas contestaciones son algo relativamente frecuente entre los niños y niñas. En diferentes etapas del desarrollo aparecerán las contestaciones como resultado de diferentes necesidades: reafirmar su identidad, comprobar los límites o tratar de saltárselos,  demostrar su decisión, rebeldía, quedar bien ante los demás, orgullo, etc.

Las malas contestaciones son algo natural, pero evitar las contestaciones es importante para un buen clima familiar, y unas relaciones familiares fluidas y cálidas. Es importante que los niños y niñas sean capaces de desarrollar alternativas a las contestaciones, y que aprendan a dar su opinión, a decir lo que no les gusta, pero desde el respeto y la educación.

Si enseñamos a los niños y niñas a evitar las malas contestaciones estaremos enseñándoles a tolerar la frustración y a controlar sus estallidos. Estas son estrategias de gran utilidad para su presente y lo serán también para su futuro.

malas contestaciones

Consejos para evitar las malas contestaciones en los niños y niñas

  • Es fundamental entender las contestaciones como parte natural de su desarrollo, no alarmarnos y tomarlas como algo natural.
  • Mantener la calma y no entrar en su juego.
  • Enseñarles que con la contestación no consiguen salirse con la suya o saltarse los límites.
  • Educar en el dialogo, la comunicación asertiva y el respeto. Es decir, no se trata de que se callen ante cualquier cosa, peor si de que sean capaces de defender sus ideas, intereses y deseos desde el respeto a los demás.
  • No refuerces positivamente sus protestas. Sobre todo cuando son niños y niñas pequeños, en estos casos es mejor no hacer demasiado caso a las protestas y evitar así reforzar.
  • Utiliza una disciplina positiva. Donde el cariño y la disciplina no estén reñidos. Se trata de usar una disciplina basada en los acuerdos, en el dialogo, el consenso y el respeto.
  • Establece límites claros, consensuados y sobre todo que el niño comprenda. A veces la ausencia de límites puede ser la causa de las protestas, cuando no se cumple lo que ellos quieren reaccionan con frustración y protestas.
  • No cedas a sus protestas, si lo ves complicado, ofrece una alternativa que pueda suponer un acuerdo entre ambas partes. Si les dejamos elegir de vez en cuando conseguiremos que reafirmen su identidad y den salida a sus necesidades, sin entrar en confrontación con ellos.
  • Educa con tu ejemplo. Recuerda usar el respeto al hablar con el niño/a y también al hacerlo con otras personas.
  • No entres en un juego de contestaciones. Si entras en ese juego, será difícil acabar con las malas contestaciones.
  • No te lo tomes como algo personal contra tu persona.
  • Enséñales habilidades sociales, y maneras de expresarse.

Celia Rodríguez Ruiz

Psicóloga y Pedagoga

@educa_aprende

 




Angel Sanchez Fuentes

Porque los niños, cuando nacen, no vienen con un libro de intrucciones debajo del brazo, creé este rincón para ayudar a los niños, padres y docentes en el dificil pero maravilloso mundo de la educación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies