La verdad del Ratón y el destino del Rey Mentiroso

La verdad del Ratón y el destino del Rey Mentiroso

En el reino de los cuentos, hay historias que nos enseñan lecciones valiosas, y «El ratón y el destino del Rey mentiroso» es una de ellas. Este fascinante relato nos sumerge en una aventura llena de intriga y sorpresa, donde los pequeños lectores aprenderán sobre la importancia de la honestidad, la gratitud y la justicia. En esta historia, un rey se pierde en el bosque y un ratón lo ayuda a encontrar el camino de regreso. Sin embargo, la promesa no cumplida del rey desencadena una serie de eventos inesperados que cambiarán el destino de ambos personajes. Invita a tus hijos a descubrir cómo la verdad siempre sale a la luz y cómo las acciones justas son recompensadas. ¡Acompáñanos en esta emocionante travesía y descubre el verdadero valor de la integridad!


Hace mucho, muchísimo tiempo, había un rey que paseando por el reino se perdió en el bosque y sintió un miedo terrible. En eso, apareció un ratón, y el rey le dijo:

– Criatura, soy dueño y señor de todas estas tierras, y has de ayudarme cuanto antes. Indícame la dirección al castillo y veré que tu gesto sea bien recompensado.

El ratón accedió de buena gana. Llevó al rey hasta las afueras del bosque y le dijo:

–  Mi  señor,  siga  por  este  sendero  y  llegará  al castillo en un santiamén.

Entonces, el rey le dijo al ratón:

– Estoy tan agradecido, que te daré la mitad de todo cuanto poseo. Dalo por hecho.

Se marchó a toda prisa y pudo llegar castillo. Tras esto, el rey se olvidó del ratón, y los días pasaron. Una buena mañana,  cuando  se  encontraba  tomando  el  sol  en  su terraza, llegó un paje y le habló así:

– Mi señor, hay un ratón llamando a la puerta y exige verle de inmediato, pues quiere cobrar lo prometido y no tiene intenciones de marcharse.

El rey se puso de pie en un salto, y le dijo al paje:

–   ¿Cómo   se   atreve   esa   miserable   criatura   a exigirme algo? ¿Acaso no sabe que soy el mismísimo rey? Anda y dile que estoy fuera, y que tardaré tres días en llegar al palacio.

El paje hizo lo que ordenó el rey y fue donde el ratón, pero este contestó lo siguiente:

– Está bien. No tengo problema alguno en esperar a su majestad tarde lo que tarde. Me tumbaré aquí en este rincón, pues no es mi intención molestar de más.

el rey mentiroso

El  ratón  se  quedó  a  un  costado  de  la  entrada  del castillo, y allí permaneció durante tres días y tres noches. En todo ese tiempo, el rey lo observaba desde su balcón, y a la noche, apenas podía dormir pensando en el asunto.

Al tercer día, el ratón llamó al paje.

– ¿Ha llegado ya su majestad? – preguntó el ratón – hágale saber de mi presencia, pues es justo mantener una promesa, y se ha de pagar lo que es debido.

El paje encontró al rey dando zancadas nerviosamente de un lado al otro de la alcoba, y le dijo:

– Mi señor, el ratón ha vuelto a preguntar por usted. Desea saber si ya se encuentra disponible.

Pero el rey no dijo nada y se quedó pensando. Al cabo de un rato, le habló al paje:

– Ve donde ese animal impertinente y dile que he muerto. Así no tendrá otra que largarse con las manos vacías.

El ratón escuchó la noticia con profunda tristeza, y regresó al bosque por donde mismo había venido. Unos días más tarde, tumbado sobre un árbol, pensó de esta manera:

– ¡Que dios se apiade de mí! El otro día marché tan rápido que no tuve tiempo de presentar mis condolencias a la familia del rey. Regresaré otra vez y haré las cosas como han de hacerse.

Partió inmediatamente el animal y no tardó mucho en llegar a las puertas del palacio. Llamó dos veces y nadie contestó. Luego se subió a un árbol, y desde allí vio al rey descansando tranquilamente en el jardín.

–  ¡Ay!  El  rey  muerto  camina  otra  vez  en  este mundo – dijo el ratón horrorizado – esto es obra del diablo, y todos lo deben saber.

A continuación, el ratón echó a correr y cada vez que se topaba con alguien, le decía:

– El diablo camina en este mundo y lleva la forma del rey. ¡La desgracia no se hará esperar!

Los habitantes del reino sintieron miedo, pero como no sabían qué hacer, le preguntaron al ratón, y este les dijo así:

– Pobre del que le mire o le hable, pues arderá en el fuego para siempre.

Sucedió que nadie se atrevió entonces a mirar al rey, y mucho menos hablarle; y cuando este quiso decirle al paje que trajera su caballo, el paje siguió de largo como si con él no fuera. Luego fue donde los guardias y ordenó que detuvieran al paje, pero los guardias ni siquiera lo miraron.

Entonces el rey se volvió un ser moribundo, y como todos lo rechazaban, caminó de un lado al otro del reino sin remedio hasta el fin de sus días. El ratón fue coronado dueño y señor del reino, y fue noble y justo durante su largo reinado.

ratón honesto

FIN


La moraleja de «El Rey Mentiroso y el Ratón» subraya la importancia fundamental de la honestidad y el cumplimiento de las promesas. A través de las acciones del rey y el ratón, los niños aprenden que las mentiras y el engaño no solo son incorrectos, sino que pueden tener consecuencias graves y duraderas. El rey, al no cumplir su promesa al ratón y mentir repetidamente, pierde la confianza y el respeto de su pueblo, así como su posición de poder. Esta historia demuestra que actuar con deshonestidad puede resultar en la pérdida de relaciones valiosas y del bienestar personal. Finalmente, el rey se enfrenta a su soledad y desesperación, mientras que el ratón, con su integridad y justicia, se gana el respeto y la lealtad del reino. Este cuento enseña que ser honesto y cumplir con lo prometido no solo es lo correcto, sino que también trae consigo recompensas duraderas y relaciones de confianza.

Valores Representados: La verdad del Ratón y el destino del Rey Mentiroso

Honestidad:
La historia enfatiza la importancia de ser veraz y cumplir con las promesas hechas. Los niños aprenden que mentir puede llevar a situaciones complicadas y perjudiciales. La honestidad es un valor fundamental para construir relaciones de confianza y respeto.

Gratitud:
El cuento muestra la necesidad de agradecer y reconocer la ayuda recibida. El rey, al no cumplir su promesa de gratitud al ratón, demuestra ingratitud, lo que le lleva a perder la estima y el apoyo de los demás. La gratitud fortalece las relaciones y fomenta un ambiente de cooperación y apoyo mutuo.

Justicia:
El ratón, al enfrentarse a la injusticia del rey, muestra que actuar de manera justa y equitativa es crucial. Al final, el ratón es recompensado por su justicia, mientras que el rey sufre por su falta de integridad. La justicia es vital para mantener la armonía y la equidad en cualquier comunidad.

Integridad:
La integridad implica mantener la rectitud y la ética en las acciones. El ratón, con su comportamiento íntegro y noble, se convierte en un líder respetado. La integridad es esencial para ser una persona confiable y respetada en cualquier situación.


Actividad 1: El Árbol de la Honestidad

Materiales:

  • Papel grande o una pizarra
  • Tarjetas de colores
  • Rotuladores

Instrucciones:

  1. Dibuja un gran árbol en el papel o pizarra, representando el «Árbol de la Honestidad».
  2. Pide a los niños que piensen en una situación en la que ser honestos fue importante o en la que les hubiera gustado ser más honestos.
  3. Cada niño escribirá o dibujará su situación en una tarjeta de color.
  4. Las tarjetas se pegarán en las ramas del árbol, creando un «árbol» de ejemplos de honestidad.
  5. Reflexiona con los niños sobre cómo la honestidad puede fortalecer nuestras relaciones y nuestra comunidad, usando las situaciones del árbol como ejemplos.

Actividad 2: El Rey y el Ratón en Teatro

Materiales:

  • Guión del cuento (puede ser simplificado)
  • Disfraces sencillos (coronas, orejas de ratón, etc.)

Instrucciones:

  1. Divide a los niños en pequeños grupos y asígnales personajes del cuento.
  2. Distribuye el guión simplificado y permite que los niños practiquen sus partes.
  3. Realiza una pequeña obra de teatro donde los niños representen el cuento.
  4. Al final de la representación, discutan cómo se sintieron en sus roles y qué aprendieron sobre la honestidad y la justicia.
  5. Pregunta a los niños cómo creen que se siente alguien que es mentido y cómo podrían actuar de manera más justa en sus propias vidas.

Estas actividades no solo refuerzan los valores aprendidos en el cuento, sino que también fomentan la creatividad, la empatía y el trabajo en equipo.

Preguntas de comprensión lectora

  1. ¿Qué pidió el rey al ratón cuando se perdió en el bosque?
  2. ¿Qué le prometió el rey al ratón por su ayuda?
  3. ¿Cómo respondió el ratón cuando el paje le dijo que el rey estaba fuera del castillo?
  4. ¿Qué hizo el ratón cuando escuchó que el rey había «muerto»?
  5. ¿Qué aprendió el rey al final de la historia?

Estas preguntas ayudarán a los niños a reflexionar sobre el cuento y a reforzar su comprensión lectora.

La verdad del Ratón y el destino del Rey Mentiroso. Cuentos con valores para niños #cuentos #cuentosinfantiles #cuentosparaniños Share on X

© 2024 ▷ Educapeques ➡➤ [ La verdad del Ratón y el destino del Rey Mentiroso ] Cuentos infantiles ✏️ César Manuel Cuervo | 👨‍🎓Cuentacuentos @educapeques

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *