La rana y el escorpión. Fábula budista para reflexionar

La rana y el escorpión

La rana y el escorpión” es una antigua y popular fábula budista, con la que podemos reflexionar  que hay situaciones y personas que jamás cambian y sobe lo que tiene que ver con nuestra naturaleza más profunda.

De esta manera, la fábula budista de la rana y el escorpión nos hace notar la necesidad de ser prudentes ante aquellos que nos prometen cosas que no pueden cumplir.

A continuación, te contamos esta fábula que sirve para enseñar a compartir a los niños y a que sean prudentes.


Fábula de la rana y el escorpión

Hace mucho tiempo sentada en la orilla de un río posaba apaciblemente una rana, cuando de pronto se le acercó un escorpión, el cual le preguntó de una forma muy amable:

—Saludos mi querida amiga rana, necesito pasar a la otra orilla del rio ¿puedes ayudarme a cruzar?, Tal vez puedas llevarme en tu espalda…

La rana muy sorprendida le respondió:

— ¿Qué te lleve en mi espalda? ¡Ni pensarlo! Si te llevo sobre mi espalda seguro sacarás tu aguijón, me picarás y me matarás. Por lo tanto no me arriesgaré…!!!

El escorpión discrepó y le dijo:

— ¿Cómo se te puede ocurrir mi querida amiga? — Date cuenta que si te pincho con mi aguijón y mueres, te hundirás en el agua y yo también me ahogaré porque no sé nadar.

Esta observación hizo pensar a la rana y se dijo a sí misma:

—El escorpión tiene razón, si me pica a la mitad del río nos ahogamos los dos. Es imposible que lo haga, pues también perderá la vida.

Y entonces, la rana le dijo al escorpión:

—Lo he pensado y tienes razón, te voy a ayudar a llegar hasta la otra orilla del río.

El escorpión subió sobre la espalda de la rana y empezaron a cruzar el río. Pero justo cuando habían llegado a la mitad del trayecto, el escorpión picó mortalmente a la rana con su aguijón.

La rana y el escorpión comenzaron a hundirse y mientras se ahogaban, la moribunda rana sacó fuerzas para preguntarle:

— ¿Por qué lo has hecho, si tú también vas a morir?

Y el escorpión la miró y le respondió:

—Lo siento rana, no he podido evitarlo. No pude evitar mi naturaleza, así soy.

Y así desaparecieron los dos para siempre, bajo las aguas del río.

✍️ Moraleja de la fábula de la rana y el escorpión

La fábula de la rana y el escorpión nos deja la siguiente moraleja:

“No confíes de las buenas intenciones de aquellos que no pueden cambiar su naturaleza”


Reflexiones para niños sobre la fábula de “La rana y el escorpión”

Entre algunas reflexiones para niños sobre la fábula de “La rana y el escorpión”, podemos mencionar las siguientes:

Hay personas que pueden moldear algún mal comportamiento en determinadas situaciones, pero aquello que forma parte de su naturaleza es muy difícil de cambiar, por lo que es recomendable ser prudente.

Las personas pueden cambiar el carácter, pero no la personalidad y el exceso de confianza de la rana la llevo a perder la vida.

La prudencia es un valor esencial que siempre debemos tener en cuenta y que no es malo desconfiar de aquellos, de los que no nos sentimos seguros.

Por medio de esta fábula budista, podemos reflexionar sobre:

  • El valor de la prudencia.
  • El poder negativo de los impulsos.
  • Las malas decisiones y sus consecuencias.
  • La imposibilidad de cambiar nuestra naturaleza o de ser quien se es.

✍️ Preguntas de comprensión lectora sobre la fábula de la rana y el escorpión

  1. ¿Dónde se encontraron la rana y el escorpión?
  2. ¿Qué le pidió el escorpión a la rana?
  3. ¿Por qué la rana no quería ayudar al escorpión?
  4. ¿Qué le prometió el escorpión a la rana?
  5. ¿Por qué el escorpión no cumplió con su palabra?

También te puede interesar: Cuentos cortos de terror para niños

La rana y el escorpión. Fábula budista para reflexionar Clic para tuitear
© 2022 ▷ Educapeques ➡➤ [ La rana y el escorpión. Fábula budista para reflexionar ]  Fábula para niños Ángel Sánchez Fuentes @educapeques

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.