Viajar con niños: ¡Vacaciones a bordo en total seguridad!

viajar a bordo

Son tiempos difíciles para el turismo. La pandemia ocasionada por el COVID-19 no sólo ha trastocado nuestro día a día, también ha supuesto un fuerte golpe a nuestros planes vacacionales. Las restricciones, hasta el momento, han ido en una dirección clara, acabar con las aglomeraciones, principal punto de riesgo para la transmisión del virus. Cierres perimetrales, imposibilidad de viajar a otras ciudades o subirnos a un avión. Parece que de esta forma organizar un viaje con niños se hace aun más complicado, no obstante, siempre hay soluciones. ¿Y si fuera posible aprovechar los días de vacaciones en un entorno seguro para ti y tus hijos? Es lo que podríamos conseguir con los barcos de alquiler. Desde un catamarán, un velero o una lancha. Todas estas opciones nos darán un respiro para toda la familia.


Alquila un barco: cambia el chip en tus próximas vacaciones

Es posible que esos planes que tenías para tus próximas vacaciones no sean posibles. La verdad es que es duro; y es que tanto confinamiento y tantas medidas de restricción social han dejado fuera nuestros pequeños momentos de ocio, a nosotros y a nuestros peques. No nos queda otra que redefinir y reformular alternativas y creemos que el alquiler de barcos podría ser una excelente opción.

Piensa que con un barco puedes viajar a lugares como Ibiza, Menorca o Costa Brava. Disfrutar del paisaje, de la vida en alta mar y de las playas de estas zonas costeras de España. No es que los barcos de alquiler sean una novedad, pero parece que redescubrir esta forma de viajar podría salvarnos en los próximos meses.


Una forma de evadirnos al aire libre

Las opciones de viaje que tenemos actualmente son limitadas. El mar nos ofrece un espacio amplio, lejos de la civilización, en el que disfrutar del aire libre es posible. Tened en cuenta que llevamos cerca de un año en esta situación. Un año en el que los parques han estado cerrados, las escapadas limitadas y los juegos de nuestros hijos relegados a casa. La amplitud del mar puede darnos una tregua a todos, grandes y pequeños.

La cuarentena ha hecho que nos demos cuenta de la importancia de vivir libremente. La necesidad absoluta de salir a la calle y de dirigirnos a la naturaleza. Recorrer las costas con un velero nos permitirá bañarnos, disfrutar de las noches estrelladas y convivir en un pequeño hogar flotante durante unos días. Unas vacaciones que podrían convertirse en las mejores de nuestra vida, incluso con pandemia mediante.

¿Seguridad? Toda la que necesitamos. Primero porque viajamos en familia. No tenemos contacto con gente durante esta travesía, únicamente con el patrón en el caso de alquilar una embarcación con este servicio; y es que, al final, un viaje en velero o en catamarán es como viajar en una casa flotante, con todas las comodidades que podemos tener en nuestro hogar, pero con paisajes que van cambiando todos los días.


Alquiler de barcos con patrón

Es posible que tengas la suerte de contar con un patrón de barco en casa, pero lo cierto es que no es lo común. Afortunadamente, es posible alquilar barcos con patrón. De esta forma, podrás liberarte un poco de esas tareas que requieren las embarcaciones, pues contarás con un profesional que no sólo guiará el barco, también se encargará de los aspectos técnicos para que el viaje sea inolvidable.

Además, el juego a bordo está más que asegurado. Rincones para disfrutar, para tomar el sol e incluso para aprender el funcionamiento de un velero. Tus hijos podrían realizar pequeñas tareas sencillas orquestadas por el patrón de barco. Unas vacaciones marineras que harán que disfruten muchísimo mientras vosotros, los adultos, os dejáis abrazar por la inmensidad y el relax del mar.


Diferentes opciones para toda la familia

En esto de los alquileres de barco hay un sinfín de opciones. No importa si sois una pequeña familia o sois una familia numerosa. Hay una enorme oferta de embarcaciones que podría ajustarse sin problemas a vuestras necesidades. Veleros con varios camarotes para que todos tengáis un poco de intimidad en esta travesía.

En cuanto a las rutas y las fechas, lo cierto es que hay zonas de nuestro país que gozan de un clima privilegiado durante todo el año. Una travesía por el Mediterráneo, por ejemplo, podría hacerse tanto en Semana Santa como en Verano.

Es posible el alquiler de barcos en Mallorca para luego recorrer todas las islas Baleares, por ejemplo. Conocer las costas de Ibiza, Menorca o Formentera teniendo un lugar seguro para dormir. Otra opción interesante es alquilar un barco en zonas de la península para recorrer lugares como la Costa Brava. Sea como sea, cualquier travesía en barco, con toda la familia, será una experiencia deliciosa que nos hará disfrutar muchísimo. Y tú, ¿subes a bordo?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *