Cómo detectar la miopía en niños y frenarla a tiempo



Cómo detectar la miopía en niños y frenarla a tiempo
5 (100%) 1 voto

La miopía es un defecto óptico de refracción que hace que los objetos lejanos se vean borrosos. No es algo propio de los adultos o la madurez, sino que sus síntomas pueden aparecer en cualquier momento de nuestra vida, incluida la infancia y pueden aumentar con el paso del tiempo al producirse cambios en la graduación disminuyendo la calidad de vida de la persona. De hecho, la miopía en niños es más frecuente de lo que pensamos y según varios estudios es una de las mayores responsable del fracaso escolar. Por regla general, la miopía tiende a estabilizarse a partir de los 18 años, llegando en algunos casos hasta los 25 años.

 

En los adultos es relativamente fácil detectar los síntomas de la miopía pues en cuanto nos damos cuenta de que no vemos bien acudimos al oftalmólogo, pero esto que nos parece tan sencillo y lógico, deja de serlo cuando se trata de niños. Por eso es fundamental que los padres presten atención a lo que sucede con la visión de sus hijos para que los defectos refractivos no deriven en enfermedades más graves.

 

Hasta la fecha, los especialistas diferencian entre dos tipos de miopía en niños: la hereditaria y la que se conoce como miopía escolar. En el primer caso, los niños nacen directamente con dioptrías y suelen aumentar con el paso de los años, y en el segundo, como su nombre indica, se desarrolla durante la etapa escolar y pueden ser varios los factores que la provocan, como la luz de las aulas, el tipo de postura a la hora hacer deberes o la distancia de las pizarras.

 

¿El uso de la tablet o los móviles hace que aumente la miopía?


Hasta la fecha no existe ninguna evidencia científica que respalde que el uso del móvil, la tablet, el ordenador o la televisión está relacionado con una mayor incidencia de la miopía en los niños, por lo que es un mito lo que siempre hemos oído de nuestras madres de que si fijamos la vista en la televisión nos pondrá gafas. Lo que si ocurre es que cuando fijamos la vista en estos aparatos electrónicos el ojo no parpadea y esto impide que no se lubrique bien la superficie ocular. Por eso, los especialistas dicen que hay que mantener una buena higiene ocular para evitar el enrojecimiento de los ojos y/o sufrir problemas secundarios derivados de la sobreexposición ocular.

 

 

Angel Sanchez Fuentes

Porque los niños, cuando nacen, no vienen con un libro de intrucciones debajo del brazo, creé este rincón para ayudar a los niños, padres y docentes en el dificil pero maravilloso mundo de la educación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies