El poder del abrazo. Segunda parte

En la primera parte estuvimos descubriendo la importancia del abrazo explicando dos características principales: 1) La necesidad de obtener seguridad y protección y 2) Las personas sensibles nos ayudan a cubrir las necesidades físicas y emocionales.  En el día de hoy hablaremos de la tercera característica fundamental del abrazo.

el abrazo

Es una condición biológica: Me gustaría empezar con un breve párrafo escrito por la autora Laura Rincón Gallardo en donde menciona textualmente: “El bebé nace conociendo ya el abrazo, lo sintió desde que estaba dentro de su madre, sobre todo en los últimos meses de gestación donde su cuerpo era contenido por las paredes del  útero, las cuales le dieron la placentera sensación del  abrazo, proporcionándole seguridad y confianza” (pueden leer el artículo completo: http://www.abrazo.com.mx/libros/El_abrazo_que_lleva.pdf).

Es por eso que existe esa conexión entre madre e hij@ en donde al nacer se recomienda que el bebe sea inmediatamente llevado con la madre para fortalecer ese apego (“Conducta que pretende lograr o conservar la proximidad, con otro individuo más capacitado para enfrentarse al mundo, bajo circunstancias adversas”), el cual tiene un factor muy importante en el desarrollo del niñ@, sin embargo se tiene la creencia de que es malo y es a partir de esta mentalidad que vienen las etiquetas “es que no deberías cogerlo mucho”, “no lo abraces mucho, lo vas a asfixiar”,  “lo tienes muy consentido”, “nunca se va alejar de ti”, etc. Sin embargo vamos generando con el apego seguridad, confianza, aprecio, calor humano, cariño, afecto, satisfacción, paz, tranquilidad, contención emocional, felicidad, etc.

Es por eso que al tener llena sus necesidades afectivas nuestro hij@, él o ella mism@ va a irse alejando de uno, lo cual no quiere decir que ya no lo quiera o no lo necesite, sin embargo se va formando un vínculo, está sería nuestra meta final a lograr un “lazo con una persona que me une en el espacio y perdura en el tiempo, que se organiza de manera afectiva y cognitiva”.

Por último les dejo un ejemplo muy sencillo de cómo el abrazo y el vínculo nos ayuda a disminuir los berrinches, que son muy comunes en todos los niñ@s, sin embargo un factor significativo es que cuando uno no está con la disponibilidad emocional obviamente la ansiedad del niñ@ va en aumento y  nos  lleva a actuar de forma negativa. Por eso en la tercera parte hablaremos de la última característica del abrazo que es “Está relacionado con lo hormonal”.

Psic. Sergio Guevara Angeles (facebook.com/sguevaraangeles)

Un comentario de “El poder del abrazo. Segunda parte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *