¿Cómo elegir un buen calzado para niños?

calzado para niños

Aunque pueda parecer algo sencillo, elegir un buen calzado para niños no es algo fácil. Para un adulto, escoger un calzado es algo más sencillo, pero en los niños hay que tener en cuenta factores que contribuyan a su bienestar a la hora de andar y evitar que en un futuro tengan que acudir a un podólogo infantil.


¿Cómo podemos escoger un buen calzado y no equivocarnos? Aquí damos algunos tips que pueden ayudar:

  • Medición adecuada. Es necesario tener en cuenta siempre cuánto mide el pie de tu pequeño, ya que sus pies crecen rápidamente. Así como medir ambos pies, puesto que aunque no creamos, un pie suele ser ligeramente más grande que el otro. Compra el tamaño que se adapte al pie más grande.
  • Espacio para crecer. El calzado debe tener suficiente espacio para que los dedos de los pies puedan estar holgados y crecer. De igual modo, el calzado no ha de ser demasiado estrecho ni ancho, sino que se ha de ajustar bien al pie sin comprimirlo.
  • Flexibilidad. Es importante que las suelas tengan cierta flexibilidad para que el pie se pueda doblar con naturalidad y podemos comprobarlo doblando la suela con las manos para valorar si es más o menos flexible. Así mismo, los zapatos han de tener un buen agarre en la zona del arco del pie, sobre todo en niños que ya caminan de una manera estable.
  • Materiales transpirables. Es mejor optar por materiales naturales y transpirables como el cuero o la tela, ya que permiten que el pie respire y se evita la acumulación de humedad. El uso de plásticos en el calzado puede provocar mayor sudoración y molestias.
  • Talón acolchado y ajuste seguro. Un talón debidamente acolchado proporciona comodidad y absorbe los impactos. Así mismo, disponer de un adecuado ajuste del calzado es esencial,  ya que se evita mediante cordones, velcro o hebillas que el pie se deslice dentro del zapato.
  • Diseño y funcionalidad. Es conveniente escoger el calzado en función de la actividad que el niño vaya a realizar (deporte, colegio, eventos más elegantes). También es importante que los zapatos tengan velcro y elásticos para que los niños se los puedan poner fácilmente.
  • Prueba de uso. Podemos dejar que el niño camine y corra con los zapatos puestos para asegurarnos de que está cómodo con ellos. De igual  modo, debemos prestar atención a cualquier señal de incomodidad como señalar partes doloridas o quitarse los zapatos en todo momento.
  • Es mejor no usar zapatos de segunda mano. Sabemos que, en ocasiones, esto es complicado, pero los zapatos usados pueden estar desgastados y dar el soporte adecuado. Además, el calzado suele moldearse al pie del sujeto anterior, por lo que puede no ser idóneo para el niño.

A la hora de escoger un calzado para los niños, es ignorante tener cuenta estos elementos:

  • Que sean lo suficientemente anchos en la puntera. Esto permite el libre movimiento de los dedos y favorece la musculatura del pie.
  • Es esencial que el calzado llegue hasta por debajo del tobillo, nunca ha de sobrepasar el mismo. Si hablamos de botas, estas han de ser de un material flexible.
  • El material tiene que ser transpirable para evitar la sudoración.
  • El zapato se debe adaptar al pie y quedar bien sujeto mediante velcros o cordones.
  • La suela debe ser flexible, ligera y que proporcione un buen agarre. Según la edad, la suela puede ir siendo más gruesa.
  • Las plantillas de calzado han de ser planas y flexibles, nunca llevar una plantilla correctora, salvo que lo prescriba un podólogo.
  • Al llegar a casa, quitarse los zapatos y usar calcetines antideslizantes o zapatillas cómodas.
  • Es mejor comprar el calzado de niño por la tarde, ya que es cuanto más hinchado está y se evitará coger un calzado que apriete.

Un calzado respetuoso es esencial para la salud de los pies de los niños. Un calzado inadecuado puede provocar problemas como:

  • Interferencias en el desarrollo natural del pie, tanto en planta como en el arco.
  • Problemas de mala postura y de espalda.
  • Aparición de daños como ampollas, callos u otros semejantes.

Lo importante es tomar el tiempo suficiente para escoger el calzado adecuado para evitar problemas futuros en la salud y que el niño tenga una base sólida de desarrollo y crecimiento.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *