Comunicación familiar: Fomentar el dialogo con tus hijos adolescentes



Si bien no tiene porqué ser siempre así, en la mayoría de las familias con hijos e hijas adolescentes se vive una etapa que puede ser un tanto crítica. Ya que la relación padres/madres e hijos/as se vuelve más complicada, sobre todo a la hora de poder comunicarnos y dialogar con ellos. Fomentar la comunicación familiar es un paso fundamental en las relaciones familiares.


Comunicación familiar

La adolescencia implica una serie de cambios  tanto a nivel físico y biológico, pero también a nivel intelectual, psicológico y de personalidad, que traen aparejadas determinadas actitudes y comportamientos en los jóvenes. Generalmente se trata de actitudes como un mayor retraimiento, cierto  desapego adolescente  y vergüenza de mostrar sus emociones con los padres, madres y adultos en general, la defensa de su intimidad y de su grupo de pares,  y una necesidad creciente de una mayor independencia y autonomía.

El principal problema entonces para los padres y madres es poder comunicarse con los adolescentes,  y cuando decimos comunicarse no solo nos referimos a que nos escuchen o nos hagan caso respecto de ciertas normas que queremos transmitirles, sino también el poder hablar con ellos sobre sus vivencias.

Hoy vamos a dar algunos consejos que nos parecen importantes para conseguir mantener una relación cercana con nuestros hijos e hijas adolescentes, y lograr un dialogo relativamente profundo y  continuo con ellos.


8 Consejos para fomentar la comunicación y las relaciones familiares

  • Interesarnos por sus cosas, sus gustos, sus hobbies y aficiones. Preguntarles, pedir que nos muestren o que nos enseñen lo que hacen o a lo que se dedican en su tiempo libre.
  • No controlarles, sino preocuparnos por ellos. Hacerles saber que si preguntamos sobre sus horarios de salidas y entradas, por ejemplo, no es porque los queramos controlar, sino tan solo porque nos preocupamos por ellos y queremos estar pendientes por si nos necesitan.
  • Darles confianza para que puedan contarnos sobre su vida y sobre lo que hacen. Siempre desde el respeto a la autoridad como padres y madres, pero que sientan la seguridad de saber que frente a sus errores no vamos actuar sólo para regañarlos, prohibirles o castigarlos, sino que los vamos intentar entender y aconsejar.
  • Adaptarnos a su época y sus circunstancias. Comprender que si bien nosotros hemos sido adolescentes, las circunstancias han cambiado, y el contexto no es el mismo. Con lo cual, si bien podamos pensarlo, recurrir siempre al discurso de: “En mi época esto no sucedía”, no es buena idea. Ellos no han vivido en nuestra época,  por lo que nunca podrán entendernos.
  • Generar en el hogar un buen clima de dialogo y convivencia, y permitir que nuestros hijos e hijas  inviten y pasen tiempo con sus amigos y amigas  en la casa. Esta es una manera de tenerlos cerca, de ver cómo se comportan y qué hacen. El hogar debe dejar de ser el sitio en el que no digo nada, no hablo y me encierro en mi cuarto.
  • Informarnos de sus problemas. Como padres y madres debemos estar al día sobre todos los problemas y las conductas de riesgo a las que pueden verse expuestos nuestros hijos e hijas. Problemas como las drogas, el alcohol, los embarazos no deseados, las enfermedades de transmisión sexual, no pueden ser un tabú. Es necesario que los padres y madres nos mostremos informados y abiertos a hablar sobre todos estos temas.
  • No permitir que la tecnología nos separe de los adolescentes. Si bien hay miles de programas y aplicaciones que ya no podemos aprender, es nuestra obligación conocer al menos el funcionamiento básico de la tecnología que ellos manejan. Debemos conocer lo mínimo ya no solo para controlar el qué usan,  y cómo lo usan, y aconsejarlos sobre ello. Sino también para fomentar el dialogo sobre cualquier tema, ya que el uso y la “jerga” propia de las nuevas tecnologías atraviesa todos  sus discursos.
  • Educar con el ejemplo es fundamental para fomentar el dialogo con nuestros hijos e hijas adolescentes. Ellos deben ver como natural que en su casa se dialoga, se habla en la sobremesa, se toma el tiempo para un café y para mirarse a la cara y a los ojos. Y sobre todo,  que observen que un dialogo implica en primer lugar, tranquilidad y armonía, y en segundo lugar implica,  no solo darse el “parte del día”, sino también preguntarse sobre cómo estas, que sientes o qué necesitas.
8 Consejos para fomentar la comunicación y las relaciones familiaresHaz click para twittear
© 2019 ▷ Educapeques ➡➤ [ Comunicación familiar: Fomentar el dialogo con tus hijos adolescentes ] Escuela de padres ¡Síguenos en twitter! @educapeques

Angel Sanchez Fuentes

Porque los niños, cuando nacen, no vienen con un libro de intrucciones debajo del brazo, creé este rincón para ayudar a los niños, padres y docentes en el dificil pero maravilloso mundo de la educación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies