Carencias afectivas en los niños ➤ Síntomas y consecuencias



Califica este post

Durante los primeros meses y años los niños necesitan de muchas caricias, besos, abrazos y palabras cariñosas que contribuyen con su maduración cerebral y crecimiento. Si no existe el calor afectivo o el apego materno-filial, el desarrollo neuronal no se completará de forma adecuada; es muy importante que los padres entiendan que no sólo basta con alimentar a los niños para que crezcan saludables, también hay que transmitirles amor para que tengan buena salud emocional, física y mental. En este artículo te hablaremos acerca de las carencias afectivas en los niños, sus síntomas frecuentes, consecuencias y tipos, además te indicaremos de qué formas pueden tratarse.

 

Que son carencias afectivas


Se conoce como carencia afectiva a la privación del amor, afecto, cariño y cuidado de los padres, pero sobre todo de la madre hacia los hijos y esta falta de cuidados, atención y protección necesaria en la vida del niño ocasiona muchas consecuencias de acuerdo a su edad. Las carencias afectivas pueden deberse a una gran cantidad de circunstancias en las que se desatiende afectivamente al niño y las relaciones en las que se interactúa con él.

 

Los hechos traumáticos como el abandono o el maltrato, o los menos traumáticos como los causados por situaciones familiares en las que se produce una separación o divorcio de los padres, son factores externos que pueden desarrollar una carencia afectiva en los niños.

 

Síntomas de carencias afectivas en la infancia


Los niños que no sienten el amor de sus padres y crecen en un ambiente frío, hostil, agresivo o negligente, terminan desarrollando trastornos psicológicos de mediana intensidad. Los síntomas de las carencias afectivas sufridas durante los primeros años de vida, son con frecuencia muy difíciles de revertir, algunos de estos síntomas son los siguientes:

 

  • Desconfianza generalizada.
  • Problemas para apego, con cambios bruscos de conducta y respuestas agresivas.
  • Déficit de atención.
  • Desarrollo deficiente de las habilidades sociales y el lenguaje.
  • Trastornos de ansiedad.
  • Dificultad para expresar sentimientos y problemas para manejarlos.

 

Todos los síntomas mencionados pueden mantenerse aún en la edad adulta, por lo tanto, los niños con carencias afectivas serán adultos egocéntricos, con pocas habilidades sociales y dependientes emocionalmente.

 

 

Consecuencias de las carencias afectivas en la infancia


La privación por un largo período de tiempo del afecto de los padres o cuidadores de los niños puede facilitar la aparición del síndrome de carencia afectiva, el cual se considera una falta grave de estimulación afectiva que interrumpe la maduración física, cognitiva, social y emocional del niño, causándole trastornos sociales y conductuales.

 

Los niños que son sometidos a la privación del afecto cuando sean adultos presentarán inmadurez emocional, serán egoístas, poco empáticos, sufrirán de dependencia emocional, inseguridad en sus relaciones, fobias, trastornos depresivos y serán egocéntricos, además de propensos a los vicios. Los niños que crecen con carencia de afecto de sus progenitores buscarán reconocimiento de forma constante, así como aceptación y afecto a toda costa, dejando que los demás determinen cuál es su valor como persona.

 

La carencia afectiva facilita en los niños la aparición de problemas del lenguaje y bajo rendimiento académico, incluso llegaran a ver de forma negativa la expresión de afecto por lo que no se mostrarán como personas afectuosas con quienes los rodean, es decir, que censuran sus emociones.

 

Los niños con carencias afectivas muy profundas que no son atendidas por un terapeuta o superadas, crecen con una sensación de desconfianza y vacío que deteriora sus relaciones sociales, mostrando baja estima y aislamiento. De acuerdo a algunos estudios se ha demostrado que los niños que padecen de carencia afectiva son más propensos a contraer enfermedades en cualquier etapa.

 

Tipos de carencias afectivas


La carencia afectiva se caracteriza por producir en el niño un estado psicológico de avidez afectiva y miedo a ser abandonado, tanto si ha padecido en la realidad una privación afectiva maternal como si lo ha sentido; este permanece en un estado de búsqueda afectiva, de necesidad de saturación, que se manifiesta por una actitud de reasegurarse de la existencia constante del afecto del otro para así sentirse seguro. Pueden considerarse algunos tipos de carencia afectiva dependiendo de las características de la relación entre los padres y los niños:

 

  • Carencia afectiva por discontinuidad: Esta aparece por la ruptura repetida de la relación establecida entre la madre o substituto materno y el niño, ligada a cambios cualitativos en esta relación, por diversos motivos como enfermedad súbita de la madre, desviación de la atención afectiva por la aparición de otras necesidades en el seno familiar.
  • Carencia afectiva por insuficiencia: Este tipo de carencia aparece en casos de negligencia, siendo más frecuente en instituciones de asistencia o en hospitales. En este caso el niño no encuentra un substituto maternal adecuado o recibe una modernización totalmente insuficiente y por ello no tiene la posibilidad de interactuar adecuadamente con una figura maternal.
  • Carencia afectiva por distorsión: En este tipo de carencia el niño vive con su madre o un substituto, pero no tiene posibilidad de interactuar adecuadamente con ella y no recibe los cuidados adecuados.

 

Formas de tratar las carencias afectivas en los niños


Debido a que en la actualidad muchos padres se encuentran inmersos en un ritmo de vida frenético y acelerado con horarios laborales extensos que les impiden afrontar una buena conciliación familiar, terminan siendo los niños los principales perjudicados, ya que estos llegan a sentir una gran ausencia de cariño que es necesario para su correcto desarrollo afectivo.

 

De la carencia de amor de los padres hacia sus hijos pueden nacer múltiples trastornos psicológicos que si no son tratados pueden agravar la salud mental de los niños, por ello antes de buscar ayuda psicológica para tratar la carencia afectiva, los padres deben detenerse a reflexionar acerca de si están prestando a sus hijos la atención que merecen y cuánto tiempo les dedican a diario, en caso de que no estén dándoles suficiente amor y afecto, llega el momento de aplicar el mejor tratamiento a esta carencia que es darle un giro a la relación afectiva parental.

 

En caso de que los padres noten síntomas graves de carencia afectiva en sus hijos, no sólo bastará con cambiar la relación familiar, también es recomendable que acudan a un especialista para que les guíe en el proceso y puedan evitar la aparición de trastornos que en algunos casos pueden ser irreversibles.

 

© 2019 ▷ Educapeques ➡➤ [ Carencias afectivas en los niños ➤ Síntomas y consecuencias  ] Escuela de padres @educapeques

Angel Sanchez Fuentes

Porque los niños, cuando nacen, no vienen con un libro de intrucciones debajo del brazo, creé este rincón para ayudar a los niños, padres y docentes en el dificil pero maravilloso mundo de la educación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies