Leyendas cortas para niños de primaria: El Molino Mágico



Leyendas cortas para niños de primaria: El Molino Mágico
4.5 (90.43%) 23 votos

Leyendas cortas para niños de primaria

El Molino Mágico

Hace muchísimo tiempo en un lugar donde el agua era abundante y la vegetación también había un pequeño pueblo donde vivía un molinero llamado Juan. Juan era un viejito muy amigable que siempre estaba a la orden de sus vecinos del pueblo y trabajaba largos ratos en su molino de donde conseguía su alimento y el de la gente que habitaba en aquel lugar.

Un día, mientras Juan trabajaba arduamente exclamó: “¡Oh, molino, si tú pudieras hacer aparecer 20 kilos de trigo frente a mí, por favor!, ¡yo los quiero ver!”. Juan no esperaba que el molino fuera mágico que de sus muelas salieran 20 kilos de trigo inmediatamente. Juan sabía que tenía un tesoro y un poder enorme, así que decidió descansar y seguir pidiéndole al molino alimento para él y la gente de su pueblo. Un día, Juan pidió unas monedas de oro, y el molino se las otorgó, porque Juan conocía las palabras mágicas y siempre cuidaba el molino.

Un hombre un día se preguntó que de dónde provenía tanto alimento si el molinero apenas trabajaba. Y este hombre joven decidió ir a espiar al molinero, cuando llegó, lo escuchó decir las palabras mágicas. Sin embargo, el hombre pensó que era mejor que Juan trabajara con el molino y se fue a otras tierras.

Pero como todo gran poder, existe siempre alguien que lo desea. Unos piratas oyeron, en otras tierras, a alguien hablar de un viejo molinero que conseguía todo lo que quería sin tener que trabajar sólo con palabras mágicas.. Los malhechores decidieron ir en busca de esa fuente de riquezas y deseos y en su barco de velas negras zaparon. Tras varios días de navegación llegaron los piratas a este lugar lleno de vida, donde abundaba el agua y la vegetación.

Esperaron a que anocheciera y decidieron ir hasta el molino y uno exclamó: “¡Molino, quiero ver 10 kilos de mazorcas!” Y apareció el maíz. Los piratas, sin pensarlo, tomaron las muelas del molino y las subieron al barco. El capitán que se había quedado en el barco esperando a que le llevaran el tesoro dijo: “Molino, quiero sal”. Y de las muelas comenzó a salir sal, mucha sal y no dejaba de salir. Los piratas no sabían que hacer, el único que podía detener eso era Juan que dormía tranquilo en su morada. La sal siguió saliendo de las muelas hasta que el barco se hundió y por esto el agua del mar es tan salada.

FiN

 

¿Que nos enseña las leyendas cortas para niños de primaria?: La importancia de la generosidad y el problema del egoísmo.

En El Molino Mágico, Juan fue generoso siempre con su gente y la gente lo premió con no quitarle lo que era suyo, la gente lo premió dejándolo tranquilo y el hombre joven, respetando su trabajo en favor del pueblo. Sin embargo, los piratas fueron egoístas y querían el molino para ellos, querían tenerlo todo sólo para ellos y fue eso lo que acabó hundiéndolos en el mar. Los piratas pudieron sólo pedirle oro al molino y llevarse el oro, pero decidieron llevarse las muelas sin importar que fueran la fuente de alimento de ese pueblo.

 

© 2018 Leyendas cortas para niños de primaria: El Molino Mágico. Leyendas cortas infantiles. Educapeques

 

Leyendas para niños

Angel Sanchez Fuentes

Porque los niños, cuando nacen, no vienen con un libro de intrucciones debajo del brazo, creé este rincón para ayudar a los niños, padres y docentes en el dificil pero maravilloso mundo de la educación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies