La hiena y la liebre



La hiena y la liebre
4.8 (95%) 4 votos

Leyenda Infantil: La hiena y la liebre


Las hienas siempre se han caracterizado por ser animales astutos y se les asocia con la trampa. La leyenda de La hiena y la liebre nos cuenta el origen de esto, además de las rayas que tienen en su cuerpo.

En la sabana había una hiena y una liebre que eran muy amigas. Compartían todo el día juntas pescando o jugando por ahí. La liebre siempre era la que conseguía los mejores pescados pero la hiena se los lograba quitar siempre con alguna clase de juego. La hiena era muy astuta, siempre que proponía un juego lo hacía ver sencillo pero era complicado y la liebre siempre perdía el juego y su comida.

Un día la liebre sacó del agua un pescado muy grande, tan grande que la hiena le pregunto:

-¿Podrás comerte todo eso tú sola?

-Claro que sí-respondió la liebre-.

-Pero es muy grande-dijo la hiena-. Podría hacerte daño y lo sabes.

-Mmm…-dudó la liebre-. Tienes razón, mejor lo corto en pedazos y lo cocino en la noche para poder conservarlo por varios días. Muchas gracias, amiga hiena.

 

La liebre se fue con su enorme pescado a su madriguera al otro lado del río. La hiena deseaba ese pescado para ella sola, pero no sabía cómo conseguirla, ya no había oportunidad para hacer uno de sus juegos sucios. Decidió esperar hasta la noche que la liebre se durmiera para robarle el pescado ya cocinado.

Cayó la noche, se alzaron la luna y las estrellas en el cielo negro. La hiena cruzó el río sin hacer ruido mientras pensaba en ese pescado tan delicioso que había conseguido la liebre. Se acercó a la madriguera y vio a la liebre dormida a un lado y al otro lado el pescado y la parrilla. Las brasas aún ardían. La hiena se saboreaba pensando en lo deliciosa que sería esa cena. La liebre estaba despierta pero fingía estar dormida porque sabía que la hiena iría a robarle su comida.

Cuando la hiena tomó el primer pedazo de pescado y comenzó a comérselo, la liebre se levantó y tomó la parrilla. Persiguió a la hiena hasta que finalmente la alcanzó y golpeó con la parrilla hirviente. Después de eso, la hiena nunca volvió a engañar a la liebre, pero tampoco volvieron a hablarse.

 

Resumen de la Hiena y la Liebre

La leyenda de La hiena y la liebre no sólo cuenta el origen de las rayas de la hiena sino el origen de la enemistad que existe entre liebres y hienas. Además deja una lección muy importante sobre el egoísmo y la amistad. Si realmente somos amigos de alguien no tenemos porqué engañar a esa persona y esa persona tampoco tiene porqué engañarnos a nosotros. Debemos siempre ser respetuosos y bondadosos con las personas que nos rodean.

La hiena siempre trató muy mal a la liebre y no fue capaz de perdonar lo que la liebre le hizo, pero la hiena se merecía lo que le pasó; ambas lo sabían muy bien.

© 2018 | Educapeques ▷ La hiena y la liebre. Leyendas para niños

Angel Sanchez Fuentes

Porque los niños, cuando nacen, no vienen con un libro de intrucciones debajo del brazo, creé este rincón para ayudar a los niños, padres y docentes en el dificil pero maravilloso mundo de la educación.

2 comentarios sobre “La hiena y la liebre

  • el 18 octubre, 2018 a las 23:43
    Permalink

    Gracias por todo este material pedagógico que nos comparten y que a su vez nosotros compartimos con 35 maestros de escuelas públicas del Cauca y del Valle.

    Fundación Nuevo Hemisferio.

    Gonzalo Concha.
    Director.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies