El Diablillo travieso y la bolsa de oro mágica

El Diablillo travieso y la bolsa de oro mágica

Te presentamos El Diablillo travieso y la bolsa de oro mágica: En el corazón de un bosque encantado, un humilde leñador se enfrenta a pruebas mágicas para salvar a su familia. Un diablillo travieso le ofrece una bolsa de oro con una condición: sólo debe tomar la mitad de las monedas cada día. Sin embargo, la avaricia y la impaciencia ponen a prueba la honestidad y la valentía del leñador. A través de aventuras llenas de magia y desafíos, este cuento enseña a los niños la importancia de la honestidad, la paciencia y las consecuencias de nuestras acciones.

Este cuento transmite valores esenciales como la honestidad, la responsabilidad y el respeto hacia los demás. Los niños aprenderán que las decisiones apresuradas y los deseos egoístas pueden traer consecuencias inesperadas y que la verdadera riqueza reside en la integridad y el amor familiar.


Un leñador vivía con su mujer y sus dos hijas, y eran estas tan holgazanas y avariciosas, que el pobre hombre debía trabajar de sol a sol para ver complacidos los gustos y deseos de aquellas tres mujeres.

Una tarde en el bosque mientras el leñador talaba la madera, le salió al paso un diablillo de color amarillo. Y le habló así:

  • Alma noble, he visto cuánto trabajas y quiero ofrecerte una recompensa. Si me lo permites, claro.

El leñador aceptó y el diablillo le entregó una bolsa con monedas de oro, no sin antes advertirle que se trataba de una bolsa mágica, y que sólo debía sacar la mitad de las monedas cada día.

De esta manera, al día siguiente encontraría la bolsa llena otra vez. De regreso a casa, la mujer y las dos hijas brincaban de alegría con la noticia, y enseguida se pusieron a pensar qué harían con el dinero.

El leñador les advirtió que sólo podían sacar la mitad de las monedas de oro cada día, y así fue durante un tiempo. La mujer compró para sí finos vestidos de encaje, mientras las hijas se deleitaban con joyas y zapatos de gran calidad.

Al cabo de un tiempo, la hija mayor quiso comprarse un carruaje de cuatro caballos y dos sirvientes. Pero el leñador no estuvo de acuerdo y le respondió:

  • Hija mía, lo que me pides costaría una bolsa entera de monedas, y no podemos sacar más que la mitad de ellas.

Pero fue tanto el enojo de la doncella que el padre no tuvo otra que aceptar sus caprichos con tal de que no acabara tirándose de los pelos. Sacó todas las monedas de la bolsa de oro, y tras ello, entró el diablillo a toda velocidad en la casa.

  • ¡Has traicionado mi confianza! Pagarás muy caro tu traición.

Y dicho aquello, el demonio encerró a la mujer del leñador y a sus dos hijas en tres botellas diminutas de cristal. Antes de marchar, se oyó que decía:

  • Dentro de un año vendré nuevamente. Harás tres trabajos para mí. Si lo cumples, quitaré el hechizo.

El leñador sintió los sollozos de las tres mujeres dentro de las botellas, así que las acurrucó junto al fuego; y a la mañana siguiente, las alimentó con guisantes y granos de arroz.

Así pasaron los días hasta que se cumplió un año de la maldición. Entonces, el diablillo apareció como había prometido, y le dijo al leñador:

  • Muy bien. Veamos si eres digno de mi perdón. Para la primera tarea, deberás encontrar un árbol que da manzanas de oro. Pero escucha bien, pues solo me traerás una manzana. Ni una más.

Así que el leñador partió hacia el bosque llevándose consigo a su mujer y sus dos hijas en las botellas. Cuando llegaron al árbol, quiso coger una manzana de oro, pero la mayor de las hijas le gritó desde la botella:

  • Coge todas las que puedas, padre. El diablillo de seguro no lo notará.

El hombre así lo hizo. Guardó tantas manzanas como pudo en una bolsa y regresó a la casa donde le esperaba el diablillo. Le entregó una manzana, y la bestia le preguntó:

  • ¿Qué llevas en esa bolsa, leñador? ¿Acaso son manzanas de oro?

Viendo que no le podía engañar, el leñador le contó toda la verdad, por lo que el diablillo se enfureció de tal manera que hizo desaparecer a la hija mayor.

  • Ahora ve al bosque y busca una casita en un claro. En la casita encontrarás una viejita, pero no la hagas llorar porque de sus ojos saldrán lágrimas de plata. Dale los buenos días, y regresa.

El leñador se puso en camino con su mujer y su hija menor en las botellas, y no tardó mucho en encontrar la casita. Cuando entró vio a la viejita hilando en el salón. Le dio los buenos días y se dispuso a marchar, pero la hija menor gritó desde la botella:

  • Hazla llorar, padre. Con cinco lágrimas podríamos vivir cómodamente y el diablillo no lo notará.

Entonces, el leñador se dejó convencer y rasgó el vestido de la viejita, que inmediatamente se puso a llorar con gran amargura. Las lágrimas de plata cayeron al suelo, y cuando el leñador tuvo cinco de ellas, las escondió en su bolsillo y regreso donde el diablillo.

  • Algo me dice que traes lágrimas de plata en los bolsillos. ¿A que si?

Pero el leñador, por mucho que hubiese querido, no pudo engañar al demonio, y este le castigó haciendo desaparecer a la hija menor. Después, le dijo:

  • Presta atención porque esta es la última tarea y ya no podré hacer nada más por ti. Hay un agujero en el medio del bosque que conduce a una madriguera. Allí hay una liebre con ojos de esmeralda, dientes de rubí y pezuñas de zafiro. Deberás darle de comer y regresar a mí. Nada más.

Se puso en camino el leñador con su mujer en la botella, y después de mucho andar, encontró el agujero y se metió en él. Halló la liebre acostada en una madriguera y la alimentó con hojas de lechuga. Pero la mujer, al ver tantas piedras preciosas le gritó al marido:

  • Quítale una, solo una. El diablillo jamás podrá saberlo.

El leñador no quiso aceptar, pero su mujer insistió tanto que terminó cediendo. Tomó a la liebre y le arrancó una pezuña, que era de zafiro.

En ese momento, la mujer desapareció, y cuando el leñador se dispuso a salir del agujero, este se cerró de pronto, y el leñador quedó atrapado allí para siempre.

En cuanto a la mujer y las dos hijas, cuentan que aparecieron en el bosque dentro de las botellas; y una vez que llovió muy fuerte, las botellas se llenaron de agua, por lo que las tres mujeres lograron salir. Sin embargo, eran tan pequeñas que no les quedó otra que quedarse a vivir en el bosque el resto de sus días durmiendo en un cascarón de nuez.

FIN: El Diablillo travieso y la bolsa de oro mágica

diablillo travieso

Moraleja: La avaricia y la desobediencia pueden llevar a la pérdida de todo lo que valoramos. El respeto por las reglas y la paciencia son claves para mantener el equilibrio y la armonía en nuestras vidas.

Valores :

  1. Honestidad: El leñador aprende que engañar al diablillo trae severas consecuencias, enseñando que la honestidad es siempre la mejor política.
  2. Responsabilidad: La importancia de seguir instrucciones y respetar las reglas se destaca a través de las acciones del leñador y su familia.
  3. Paciencia: La historia muestra cómo la impaciencia y la codicia pueden llevar a situaciones desafortunadas.
  4. Amor Familiar: A pesar de los errores, el leñador cuida de su familia hasta el final, demostrando que el amor y la unión familiar son fundamentales.

Actividad: Crear un Árbol de Valores

Objetivo: Fomentar la reflexión sobre los valores presentes en el cuento y su importancia en la vida diaria.

Materiales:

  • Cartulina grande
  • Rotuladores de colores
  • Tijeras
  • Pegamento
  • Hojas de papel de colores

Instrucciones:

  1. Introducción: Explica a los niños que van a crear un árbol que representa los valores aprendidos en el cuento.
  2. Paso 1: Dibujar y recortar un gran tronco de árbol en la cartulina.
  3. Paso 2: Cada niño dibujará y recortará varias hojas de papel de colores.
  4. Paso 3: En cada hoja, los niños escribirán o dibujarán un valor que recuerden del cuento (honestidad, responsabilidad, paciencia, amor familiar).
  5. Paso 4: Los niños pegarán sus hojas en el árbol, formando un frondoso árbol de valores.
  6. Paso 5: Una vez completado, el maestro revisará cada valor con los niños, preguntándoles ejemplos de cómo pueden aplicar estos valores en su vida diaria.

Conclusión: Al finalizar, se discutirá cómo cada valor contribuye a ser mejores personas y a mantener la armonía en nuestras relaciones.

Preguntas de Comprensión Lectora

Trabajar la comprensión lectora es esencial para que los niños desarrollen habilidades de análisis crítico y reflexión. Estas preguntas ayudarán a los niños a recordar detalles importantes, comprender los valores del cuento y relacionarlos con sus propias experiencias.

Preguntas:

  1. ¿Por qué el diablillo decidió recompensar al leñador?
  2. ¿Qué advertencia le dio el diablillo al leñador sobre la bolsa de monedas?
  3. ¿Qué hicieron la mujer y las hijas del leñador con el dinero?
  4. ¿Qué pasó cuando el leñador sacó todas las monedas de la bolsa?
  5. ¿Cuáles fueron las tres tareas que el diablillo le asignó al leñador?
  6. ¿Por qué desapareció la hija mayor?
  7. ¿Cómo terminó la historia para la mujer y las dos hijas del leñador?

© 2024 ▷ Educapeques ➡➤ [ El Diablillo travieso y la bolsa de oro mágica ] Cuentos infantiles ✏️ César Manuel Cuervo | 👨‍🎓Cuentacuentos @educapeques

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *