Murales en centros escolares: una solución personalizada y colorida

murales escolares

Hay una disciplina artística que, desde hace tiempo,  ha cobrado mucha importancia y es la pintura mural. Tanto es así colegios, centros educativos y demás instituciones han decidido integrarla dentro de sus actividades y usarla a su favor para embellecer el espacio. Estos murales permiten cubrir las fachadas con dibujos atractivos aportándole un valor extra, pero también contribuyen a añadir notas de color a los muros de los colegios, ayudando así a crear una atmósfera dinámica, divertida y agradable para alumnos, profesores y padres.

En el caso de los centros escolares, es importante que las pinturas con las que se decora la fachada exterior o las paredes interiores sean murales educativos. Y para ello, es imprescindible contar con profesionales de la pintura mural capaces de representar temáticas personalizadas como puedan ser personajes infantiles, escenas cotidianas para lo niños o paisajes que generen profundidad. Contribuyendo a hacer de los patios escolares zonas más dinámicas y adaptadas a las nuevas tendencias y propuestas educativas.

Los murales en centros escolares son muy solicitados para todos los ciclos, pero adquieren un papel especialmente relevante entre los más pequeños. En preescolar, la mayoría de los niños aún no sabe leer ni escribir. En estas edades, hasta los seis años aproximadamente, la imagen adquiere un papel más importante que el texto, que se va introduciendo paulatinamente como un complemento de la imagen. A partir de segundo y tercero de Primaria, los alumnos ya saben leer y escribir bastante bien. En este caso, el papel que juega la pintura mural es ilustrativo: representa de una manera visual aquellas ideas que los estudiantes ya son capaces de captar en un texto. La imagen sigue siendo un gran apoyo, puesto que ayuda a afianzar el interés del alumno por cuanto aprende en el colegio.

Sin embargo, ¿dónde es posible encontrar el artista adecuado para esa pintura mural que queremos ver en alguna pared del colegio? Aunque hay pintores, ilustradores, diseñadores… que ofrecen sus servicios individualmente, también hay empresas especializadas en los murales para colegios y centros escolares. En primer lugar, estas compañías suelen estudiar, antes que nada, el lugar exacto donde se haría el mural. En segundo lugar, realizan el diseño digital del mural final ajustándose a los requisitos establecidos por el centro académico. Y, finalmente, hacen realidad el diseño digital, reproduciéndolo sobre la pared y aplicando las pinturas adecuadas.

Las ventajas de contratar profesionales con experiencia en la pintura mural es la garantía de saber que los materiales que utilizan para sus proyectos son los adecuados. Es importante, en este punto, incidir en que la pintura se va a ver expuesta a lluvia, viento, posibles balonazos… Así pues, conviene recurrir a artistas que, aparte de ocuparse del proceso íntegro del mural, empleen productos que resistan las inclemencias del clima.


Los murales proporcionan muchas ventajas a los centros educativos:

  • Causan sensación en quien los mira. Hay centros escolares que los colocan en paredes internas verticales, muy altas, que desde la misma calle pueden contemplarse. Esto hace que la atención del transeúnte, aunque no tenga nada que ver con el centro escolar, recaiga sobre el mural. Es, pues, un reclamo tanto para quien ya forma parte del centro educativo como para quien no.  Por lo tanto, es una buena forma de publicitar el colegio y conseguir que se hable del centro educativo por su originalidad.
  • En relación con el punto anterior, podemos afirmar que los murales pueden mejorar la imagen del centro escolar, algo que se valora mucho en la jornada de puertas abiertas. Los padres suelen sentirse atraídos por colegios que prestan atención a los detalles y que se esfuerzan por crear una buena atmósfera para sus alumnos.
  • Sobre todo, en los colegios más antiguos, abogar por un mural supone dar un lavado de cara al centro educativo. Espacios que antes se veían tristones, con grietas o desconchones, ahora cobran vitalidad.
  • Es una forma innovadora de concienciar y educar en valores. Crear una escena de una niña y un niño leyendo juntos puede, por ejemplo, fomentar el hábito de la lectura si se consigue transmitir, a través del mural, ese mundo de fantasía e imaginación que reside en las páginas de cada cuento.
  • Un centro escolar con una o varias pinturas murales, de grandes dimensiones, empodera el arte. Hace pensar a los padres, a los profesores, a los alumnos, y a cualquier persona que se precie, en la importancia del arte para la humanidad. Es una manera de dar visibilidad, también, a los artistas que tiene esta sociedad. Además, los murales son un ejemplo muy evidente de la utilidad del arte, y esto puede servir de motivación a aquellos alumnos que se sienten atraídos por una carrera artística.

Mural Graffiti es una empresa que pinta murales en colegios de toda España. Una de las técnicas que aplica es el trampantojo, la cual es conveniente especialmente en aquellas escuelas cuyas dimensiones son reducidas. El trampantojo permite crear la ilusión de haber más espacio, otorgando profundidad a aulas que pueden resultar demasiado pequeñas para tantos alumnos. En su página web es posible encontrar ejemplos de algunos de sus trabajos. Los resultados que consiguen y la experiencia superior a 15 años que caracteriza a muchos de sus artistas son dos buenas razones para confiar en la calidad de los murales que diseñan para los centros educativos.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)