5 trucos de ortodoncia infantil están cambiando la vida de miles de niños en todo el mundo

ortodoncia

Tal como indican los dentistas en Donostia, la mala alineación de las piezas dentales es uno de los motivos que pueden llevar a los peques a tener graves problemas de autoestima, así como una excesiva timidez. Este tipo de aspectos negativos tarde o temprano pueden traducirse en dificultades para sacar adelante los estudios, ya que les será difícil concentrarse en las clases o incluso tratarán de evitar asistir presencialmente para evitar las temidas burlas de sus compañeros.

Así pues, en caso de observar una incorrecta alineación de los dientes, conviene actuar cuanto antes. De esta manera, corregir la situación será mucho más sencillo, aunque en cualquier caso siempre se requiere una ortodoncia.

Con tal de obtener resultados óptimos en este sentido, es fundamental aplicar los trucos que leerás a continuación. Los consejos de ortodoncia infantil que daremos llevan años siendo interiorizados por mamás y papás que no dudan en trasladar a sus hijos dicha información para que la apliquen a rajatabla.

Aunque algunas recomendaciones y sugerencias de las que verás seguidamente están destinadas a los más pequeños de la casa, otras afectan de lleno a los progenitores, empezando por la primera de todas que se resume en tomar una buena decisión al elegir el tipo de ortodoncia.


Como hemos dicho antes, una sonrisa imperfecta deriva en problemas de autoestima, pero exactamente lo mismo sucede si el peque ha de llevar al cole un aparato que se observa a simple vista. Por suerte, en el ámbito ortodoncista se han producido grandes avances en los últimos años, tal como demuestra la aparición de los alineadores invisibles.

Este tipo de ortodoncia ha acabado convirtiéndose en una de las más exitosas entre el público infantil. Así pues, si no sabes por cuál decantarte y el principal temor de tu hijo es el de que los aparatos se verán demasiado, no dudes en optar por la ortodoncia invisible. Como su propio nombre indica, es imperceptible, por lo que sus compañeros no notarán que lleva alineadores.


Dar en el clavo con el tipo de ortodoncia no es lo único que adquiere importancia. Y es que de poco sirve acertar en este sentido si se comete un error llevando al peque al ortodoncista demasiado pronto o excesivamente tarde.

¿No sabes qué edad es la adecuada? Aplica el siguiente truco para saberlo: si se trata de una ortodoncia interceptiva, la edad idónea es la comprendida entre los 6-9 años. Por el contrario, si es la conocida como correctiva, conviene esperar hasta los 10, sin superar los 14 años de edad.


¿Tu hijo ya tiene la edad que hemos dicho antes? Entonces llega el momento de colocarle la ortodoncia invisible o cualquier otro tipo que elijas. Independientemente de tu decisión, hay algunos alimentos que conviene evitar en la medida de lo posible.

Un claro ejemplo es el de los que tienen un alto nivel de acidez, amén de los duros como los frutos secos. También es aconsejable reducir la ingesta de aquellos que se pegan demasiado tanto a los dientes como a la propia ortodoncia, dificultando así su higiene.


Ahora que hemos mencionado el proceso de higienización, llega el momento de profundizar en él. Para los infantes puede convertirse en un calvario. De hecho, a veces es el detonante que da pie a que quieran abandonar prematuramente el tratamiento.

Una buena idea para que la higiene no sea una odisea consiste simplemente en llevarla a cabo junto a él. Al mismo tiempo en que te lavas los dientes, puedes enseñarle a limpiar la ortodoncia o incluso hacerlo tú. Si optáis por realizar el proceso simultáneamente, los lazos que os unen se estrecharán más si cabe y, quién sabe… tal vez esto derive en que te acabe contando cosas que le pasan en el colegio y que, sin esa mejoría en vuestra relación, preferiría guardarse para sus adentros.


Al hablar de la higiene hemos dicho que el pequeñín puede querer acabar antes de tiempo con la ortodoncia, por ejemplo para poner fin a las llagas y a otras posibles molestias. No dejes que esto suceda, aunque sabemos que puede ser complicado convencer a un niño.

Con el siguiente truco te resultará menos difícil: explícale que a medio y largo plazo tendrá una sonrisa perfecta y que esto le beneficiará no solo en el colegio, sino también cuando sea adulto. Eso sí, solo podrá conseguirlo si mantiene a rajatabla el plan elaborado por el dentista u ortodoncista.

Aplicando los trucos de ortodoncia infantil, las piezas dentales poco a poco irán colocándose de manera óptima hasta que el pequeñín pase a lucir una sonrisa perfecta. Gracias a ello, su autoestima alcanzará el máximo nivel posible.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)