Ejercicios de Kegel para niños: ¡se acabó el mojar la cama por las noches!

Ejercicios de Kegel

La enuresis nocturna (o, en el lenguaje popular, hacerse pis en la cama) es bastante frecuente, sobre todo en los niños más pequeños. De hecho, los estudios demuestran que en torno al 20% de los niños de 5 años se orinan en la cama por la noche. Aunque la mayoría de los niños superan la enuresis nocturna al llegar a la edad escolar, muchos siguen experimentando episodios ocasionales mucho después de empezar el colegio: hasta un 3% de los niños siguen mojando la cama a los 9 años, lo cual puede llegar a ser muy frustrante tanto para los niños como para los padres. 


Los niños pequeños pueden mojar la cama por diversas razones, siendo la principal el hecho de que aún no han desarrollado completamente el control sobre su vejiga durante la noche. Esto se debe a que los músculos del suelo pélvico, responsables de retener la orina, aún están en proceso de maduración. Otros motivos incluyen problemas de desarrollo del sistema nervioso, infecciones urinarias, trastornos del sueño o estrés emocional. 

Es importante tener en cuenta que mojar la cama no es culpa del niño y que, en la mayoría de los casos, es una fase temporal que se supera con el tiempo. Sin embargo, si tu hijo sigue mojando la cama con frecuencia a los 7 u 8 años, puede que haya llegado el momento de intervenir. 


Lo primero y más importante es hablar del tema con el pediatra de tu hijo, ya que conviene descartar cualquier causa médica de la enuresis nocturna antes de recurrir a otros tratamientos. En caso de que el problema no sea médico, se puede comenzar la intervención conductual en casa para ver si se soluciona el problema.

La adquisición del control de los esfínteres no depende solo del desarrollo físico y psicológico del niño, sino también en gran medida de la educación. Por ello, el primer paso es intentar enseñar a los niños a entender su vejiga y cómo pueden controlarla. En la Clínica Pelvia, especializada en fisioterapia del suelo pélvico en el ámbito pediátrico, han creado un libro infantil llamado «A hacer pipí también se aprende« en el que se explica de forma lúdica cómo funciona una vejiga normal y cuáles son los buenos y los malos hábitos miccionales, así como los posibles problemas que pueden aparecer en la vejiga si durante el día no la cuidan bien. Puedes adquirirlo online y utilizarlo como recurso para empezar a ayudar a tu pequeño a controlar el pipí.

Ejercicios de Kegel para aprender a controlar la vejiga

El siguiente paso es enseñar a los niños a controlar el flujo de orina y a ampliar la capacidad de la vejiga, y la mejor forma de conseguirlo son los ejercicios de Kegel. Estos ejercicios son utilizados habitualmente en adultos (especialmente mujeres) para tratar disfunciones sexuales, problemas de incontinencia, prolapso vaginal o estreñimiento, pero también pueden beneficiar a los niños que sufren de enuresis nocturna y contribuir al desarrollo de un mejor control vesical en general

Aunque lo ideal es consultar con un profesional en fisioterapia pediátrica del suelo pélvico antes de empezar a realizar estos ejercicios, ya que  ellos pueden proporcionar orientación personalizada y asegurarse de que se realicen de forma segura y efectiva, se puede empezar con un sencillo entrenamiento en casa cuando los peques van al baño. 

En primer lugar, hay que pedirle al niño que, cuando tenga ganas de hacer pis, intente aguantar la orina lo máximo posible antes de expulsarla. Para hacerlo, tendrá que mantener apretados los esfínteres, por lo que cada vez irá ganando un mayor control sobre los mismos. Cuando ya tenga esto dominado, lo siguiente que tenemos que pedirle es intentar parar el chorro mientras está haciendo pis, y luego volver a soltar, y después parar de nuevo. Esto le obligará a contraer y soltar los músculos del suelo pélvico, fortaleciéndolos de forma inmediata.

Haciendo estos movimientos, el niño tendrá identificados los músculos del suelo pélvico, y ya podremos pedirle que practique los ejercicios de Kegel cuando no está en el baño, ya que consisten básicamente contraer los músculos del suelo pélvico durante unos segundos y luego relajarlos. Esto se puede repetir varias veces al día, aumentando gradualmente la duración de las contracciones a medida que los músculos se fortalecen.

Otros tratamientos para la enuresis nocturna

Los ejercicios de Kegel pueden complementar otros tratamientos para la enuresis nocturna, como el control de líquidos antes de dormir, despertar al niño durante la noche para ir al baño, y el uso de alarmas de enuresis en el pijama para despertarlo cuando empieza a mojar la cama y que se acostumbre a parar la micción.

La motivación es la clave para abordar con éxito el problema del pis en la cama, así que cuando el niño consiga pasar seco toda la noche, hay que elogiarlo mucho y darle alguna pequeña recompensa, como puede ser hacer una actividad especial o comprarle algún detallito que le anime a seguir intentándolo.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *