Pequeñas sonrisas, grandes cuidados: la importancia del cuidado dental infantil

cuidado dental infantil

En la sociedad existe el error de creer que la higiene dental de los más pequeños, cuando tienen dientes de leche, no es importante, cuando en realidad, la revisión bucal de los niños es igual o incluso más importante que en los adultos, siendo clave para evitar problemas dentales en el futuro.

De hecho, según los expertos en odontopediatría, cuidar y mantener la buena salud de los primeros dientes es fundamental, puesto que los dientes de leche o temporales son los encargados de mantener el espacio que tendrán los dientes definitivos. Así mismo, una infección en los dientes de leche podría afectar negativamente tanto al color como a la forma de los dientes permanentes.

Por ello, una clínica dental especializada en niños es clave en el crecimiento de los más pequeños y su salud bucodental, siendo importante que los niños vayan al dentista para realizarles revisiones periódicas, cada 6 meses aproximadamente, a partir de los 2 o 3 años de edad. De esta forma, se podrá prevenir la aparición de caries y otros problemas que podrían tener consecuencias en el futuro.


Un cuidado dental infantil adecuado ayudará a prevenir los problemas dentales más comunes entre los más pequeños que, en la mayoría de casos, aparecen a causa de malos hábitos de higiene dental, aunque también pueden estar causados por factores genéticos, accidentes o enfermedades:

  • Caries dentales.
  • Maloclusión dental.
  • Gingivitis.
  • Bruxismo.
  • Mal aliento.
  • Traumatismos dentales.

En caso de que notes que tu hijo o hija padece alguno de estos problemas, es importante que acudas a una clínica de dentistas para niños rápidamente, para así detectar cuál es el origen del problema y aplicar el tratamiento más adecuado, lo que evitará que el problema pueda convertirse en uno mucho más grave con el paso del tiempo.


Un odontopediatra es un dentista especializado en niños, que brindará un enfoque especializado para garantizar sonrisas saludables y hábitos de higiene bucal desde temprana edad, que serán clave para disfrutar de una buena salud bucodental en el futuro.

Y, además de los problemas dentales que acabamos de comentar, las revisiones de salud dental en niños pequeños ayudarán a corregir otros problemas de habla, mordida e incluso de la respiración, que es fundamental tratar cuanto antes, ya que cuanto antes se traten, más sencillo será solucionarlos.

Es importante destacar que el principal objetivo de los dentistas para niños es la prevención, que tratarán de evitar que los peques lleguen a sufrir problemas, así como realizar un seguimiento del desarrollo dental, para comprobar que los dientes se están desarrollando correctamente.

En caso de que los dientes no se estén desarrollando de forma adecuada, es probable que recomiende un tratamiento de ortodoncia para recolocar los dientes y garantizar que ocupen la posición idónea a medida que van creciendo.


Aunque todo dependerá de cada caso, los tratamientos de odontopediatría más habituales son los preventivos, como los tratamientos selladores de fosas y fisuras que, probablemente, sea el tratamiento preventivo más habitual, que consiste en rellenar los surcos de los dientes sanos para evitar la aparición de caries en el futuro, de forma totalmente indolora.

Así mismo, estos son otros de los tratamientos dentales más habituales entre los más pequeños:

Pulpectomía: un tratamiento muy similar a la endodoncia en los adultos, con la principal diferencia de que en los más pequeños, la caries afecta a un diente de leche.

Obturación: un tratamiento destinado para tratar las caries ya existentes en los dientes de leche, cumple la función del empaste dental, y puede aplicarse tanto en niños como en adultos. El objetivo es tratar las caries de manera adecuada para que no lleguen a afectar al nervioso, lo que provocaría problemas de mayor gravedad y fuertes molestias.

Ortodoncia: es el tratamiento dental por excelencia entre los más pequeños, cuya función es corregir cualquier alteración o anomalía en el desarrollo dental u óseo, garantizando que tanto los huesos maxilares como los dientes se desarrollen correctamente.


Más allá de acudir al dentista, es fundamental que los padres estén encima de los peques para garantizar una buena higiene dental, es clave para evitar problemas, así como para crear hábitos de limpieza que seguirán cuando sean adultos.

La prevención pasa por mantener una buena higiene bucodental y, para conseguirla, lo más importante es acostumbrarles a cepillarse los dientes desde una edad temprana, utilizando un cepillo suave o incluso un cepillo eléctrico. Debes enseñarles a cepillarse correctamente durante dos minutos, que es el tiempo mínimo necesario para eliminar toda la suciedad y la placa que se pueda generar.

Y, en cuanto a la pasta, debes evitar el uso de dentífricos con flúor, ya que esta sustancia podría disolver el esmalte de los dietes, aumentando el riesgo de que pudieran aparecer caries.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *