Crea rutinas de sueño para tu bebé con estos cuentos para ir a dormir

Crea rutinas de sueño para tu bebé con estos cuentos para ir a dormir

Como padres, sabemos que las rutinas son importantísimas para los niños. La rutina antes de dormir es una de las más importantes. En esta hora del día es cuando nos encontramos, por ejemplo, con los cuentos; y es que seguro que muchos en casa somos partidarios de este momento. Un acierto por nuestra parte, pues está demostrado que contar un cuento por la noche (o dos) es una actividad que reporta muchísimos beneficios a los peques. Un momento en el que mamá y papá dejan de hacer cosas y dedican un tiempo al peque. Un momento para la familia. Los cuentos para ir a dormir son buenos y necesarios y os vamos a dar algunos motivos.


Lo cierto es que nuevo, lo que se dice nuevo, no es. Nuestros padres ya nos contaban cuentos para ir a dormir y a ellos, nuestros abuelos. Sin saberlo, estaban reportando muchísimos beneficios; y es que contar cuentos antes de ir a dormir tiene algunas ventajas para los pequeños cerebros de los niños.

Incrementa el lenguaje

No nos resultará raro saber que los cuentos pueden ayudar a incrementar el lenguaje. Tiene sentido que un cuento, lleno de expresiones y palabras, pueda enseñar precisamente eso: palabras. El lenguaje es la herramienta es, además, la herramienta más importante para relacionarse con los demás, por lo que tener una riqueza de vocabulario es muy bueno a la hora de entablar nuevas relaciones con el resto del mundo.

Aumento de la atención

Los niños no suelen centrarse demasiado y eso es así. Les cuesta. Hay demasiados estímulos. Los cuentos nos ayudan mucho a captar esa atención desde pequeños, entrenando a los niños y convirtiéndolos en futuros adultos un poco más centrados.

Un cerebro más activo

Leer un simple cuento por las noches conseguirá un impacto positivo en la memoria del pequeño, favorecerá su razonamiento y se producirá un desarrollo en su inteligencia. Los relatos le ayudarán a discernir entre lo bueno y lo malo y, además, conocerá conceptos básicos para poder manejarse en sociedad.

Desarrollo de la imaginación

Sin duda alguna, uno de los factores más positivos de esta lectura nocturna es el desarrollo de la imaginación. Los cuentos hacen que los pequeños puedan crear todo un mundo de fantasía en su cabeza. Cerrar los ojos e imaginar poco a poco las escenas que mamá o papá leen despertará su creatividad, algo que, al mismo tiempo, conseguirá mayor rapidez y eficacia en sus pensamientos.


Esta pregunta es muy sencilla de contestar, desde el primer momento. Desde que el niño está en la tripa de mamá.

Está comprobado que la voz de la madre y de las personas cercanas calman al feto. Por lo tanto, es buen momento para empezar a leer. Nunca es demasiado pronto para empezar con los cuentos, aunque los niños no entiendan, la voz ya es una herramienta de tranquilidad para ellos. No la desaprovechemos. Además, en la medida en la que comiencen a crecer, no sólo será más receptivo a esos cuentos, es que, además, los recibirán con muchísima ilusión y con ganas de formar parte de ese momento.


Por último, no podemos olvidarnos de que estos cuentos también ayudan a conciliar el cuento. Hemos comentado que la voz de mamá y papá pueden ser tranquilizadoras para el peque. En un momento en el que están cansados, como la noche, esta voz, narrando una historia, puede suponer el mejor de los remedios para favorecer un sueño de calidad completamente reparador.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *