Las manchas del Guepardo. Leyenda infantil



Leyenda para niños: Las manchas del Guepardo


La leyenda de Las manchas del Guepardo cuenta una historia triste sobre el origen de las manchas tan características que tienen estos felinos en el rostro.

Una vez en la sabana africana una madre guepardo salió a cazar la cena para sus cachorros. Cautelosa se acercó a una manada de antílopes. Daba pasos silenciosos y cuando estuvo lo suficientemente cerca, se lanzó al ataque, corrió tan rápido como pudo pero había un cazador que disparó y se distrajo con el sonido, no pudo cazar nada.

La madre de los cachorros siguió en su búsqueda de alimento. Encontró un grupo de cebras esta vez y volvió a hacer lo mismo. Se escondió en la vegetación y se acercó tanto como pudo sin ser vista. Cuando estuvo lista se lanzó sobre una cebra y cuando iba a llevarles la comida a sus cachorros, el cazador la llamó:

-¡Eh!-exclamó el hombre-. Me he llevado a tus cachorros, por si no te importa.

La madre desesperada corrió en busca de sus pequeños y no los encontró. Había dejado a su presa atrás, el cazador sólo quería aprovecharse de la madre guepardo para quitarle su presa; así que decidió llevarse a los cachorros lejos de su hogar. La madre lloraba y lloraba mientras buscaba a sus pequeños y no los encontraba. Lloró día y noche hasta que finalmente los encontró. Ellos estaban de vuelta, intentando encontrar el camino hasta su hogar. Cuando la madre vio a sus cachorros se dio cuenta de algo extraño.

-¿Qué son esas marcas que tienen en sus rostros?-preguntó la madre-.

-Tú también tienes unas marcas extrañas en el rostro.-dijo uno de los cachorros-.

La familia de guepardos fue a un charco cercano y al verse se dieron cuenta de que tenían machas de lágrimas, intentaron quitarlas pero no pudieron. Fue tanto el llanto que había dejado unas manchas de por vida en la madre y sus cachorros. Ellos volvieron a su vida ahora con una nueva apariencia. Mientras que el cazador, por actuar mal y engañar a los animales y a las demás personas fue castigado y tuvo que irse para siempre de ese lugar.

 

La bella historia de una tragedia familiar.

Las manchas del guepardo” cuenta una bella historia sobre el amor de una madre y el amor de sus hijos. El separarlos fue lo peor que pudo haberles pasado. Pasaron unos días muy malos y llenos de tristeza inmensa pero lograron encontrarse finalmente. El cazador, por su parte, recibió su merecido.

Hacer daño a los demás, engañar a los demás está mal. No debemos actuar como el cazador nunca porque acabaremos siendo castigados por nuestros actos. Siempre hay alguien que trabaja para que las reglas se cumplan, alguien que trabaja para que vivamos en un mundo justo. Y si nosotros somos quienes llevan la injusticia a todos lados, las cosas no acabarán bien para nosotros. El cazador se metió con un pueblo y también algo intocable, la familia. La familia siempre debe ser lo primero, siempre debemos respetar la nuestra y la de los demás.

 

Me gustaría que me dejaras un comentario diciéndome si te ha gustado la leyenda infantil y si tienes alguna sugerencia.
¡Compártelo y dame tu puntuación! 
Las manchas del Guepardo. Leyenda infantil
4.2 (84.8%) 25 votos

© 2018 Educapeques. Las manchas del Guepardo. Leyendas infantiles

Angel Sanchez Fuentes

Porque los niños, cuando nacen, no vienen con un libro de intrucciones debajo del brazo, creé este rincón para ayudar a los niños, padres y docentes en el dificil pero maravilloso mundo de la educación.

2 comentarios sobre “Las manchas del Guepardo. Leyenda infantil

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies