¿Cuáles son las mejores metodologías docentes aplicables desde las enseñanzas básicas?

metodologías docentes

En el ámbito educativo, nuestro rol de docentes es fundamental en el aprendizaje y la modelación del carácter de los estudiantes. Una buena metodología docente puede marcar la diferencia en el proceso de enseñanza-aprendizaje, motivando a los alumnos, fomentando su participación y logrando unos mejores resultados académicos. En este artículo examinaremos las mejores metodologías docentes aplicables desde la educación primaria, con el objetivo de proporcionar herramientas útiles para maestros, docentes y profesores que deseen mejorar su práctica pedagógica.


Según el preparador de oposiciones docentes preparadorlengua.com las metodologías docentes son el conjunto de estrategias, técnicas y recursos que los profesores utilizamos para llevar a cabo la enseñanza de los saberes básicos. Son fundamentales para lograr un aprendizaje significativo en los estudiantes, ya que permiten adaptar la enseñanza a las necesidades y características individuales de cada uno, favoreciendo el acceso al currículo y la ejecución del  Diseño Universal para el Aprendizaje (DUA).

En las enseñanzas básicas, donde los estudiantes están en una etapa crucial de su desarrollo cognitivo y emocional, es fundamental que los docentes utilicemos metodologías innovadoras y efectivas que estimulen el interés, la participación y el aprendizaje activo de los alumnos.


Las metodologías activas en el aula se caracterizan por promover la participación de los estudiantes en su proceso de aprendizaje. Estas metodologías buscan que los alumnos y alumnas sean protagonistas de su propio proceso de enseñanza-aprendizaje, fomentando la reflexión, la investigación y la resolución de problemas de forma autónoma.

Según Martínez (2018): «las metodologías activas en el aula permiten que los estudiantes desarrollen habilidades como el pensamiento crítico, la creatividad y la comunicación, lo que contribuye a un aprendizaje más significativo y duradero».

Algunas de las metodologías activas más utilizadas en enseñanzas básicas son el aprendizaje basado en proyectos, el aprendizaje cooperativo, el método de casos y el flipped classroom. Estas metodologías permiten a los alumnos trabajar de forma colaborativa, investigar y aplicar los conocimientos adquiridos a situaciones reales, favoreciendo un aprendizaje más profundo y significativo.


El aprendizaje basado en proyectos es una metodología orientada a la realización de proyectos interdisciplinares que permitan a los alumnos el reto de abordar problemas reales, investigar, experimentar y tomar decisiones de forma autónoma, iniciando un camino de aprendizaje duradero y consistente.

Johnson (2017) opina que «el aprendizaje basado en proyectos es una metodología que favorece el desarrollo de habilidades como el trabajo en equipo, la resolución de problemas y la creatividad, además de promover la motivación y el interés de los estudiantes por el aprendizaje».

En las enseñanzas básicas, el aprendizaje basado en proyectos puede ser una herramienta eficaz para promover la participación de los alumnos, potenciar su creatividad y fomentar la autonomía en el aprendizaje. Los proyectos pueden ser diseñados de acuerdo con los intereses y necesidades de los estudiantes, lo que permite una mayor personalización del aprendizaje y una mayor motivación por parte de los alumnos.


El aprendizaje cooperativo, según preparadorlengua.com, es una metodología que fomenta la colaboración entre los estudiantes, orientada a lograr un objetivo común. Con esta metodología, los alumnos trabajan en grupos heterogéneos, en los que cada miembro tiene un rol específico y contribuye al éxito del grupo, reforzándose, así, los lazos de camaradería.

Siguiendo a Kagan (2016) «el aprendizaje cooperativo es una metodología que promueve el aprendizaje entre iguales, favoreciendo la socialización, el trabajo en equipo y el desarrollo de habilidades socioemocionales en los estudiantes».

En las enseñanzas básicas, el aprendizaje cooperativo puede ser una herramienta eficaz para promover la participación de todos los alumnos, fomentar la colaboración y el respeto mutuo, y mejorar el clima de convivencia en el aula. Los docentes pueden diseñar actividades cooperativas que permitan a los estudiantes aprender unos de otros, resolver problemas de forma colaborativa y desarrollar habilidades de comunicación y trabajo en equipo.


El estudio de casos es una metodología que consiste en presentar a los estudiantes situaciones reales o ficticias que plantean un problema o conflicto a resolver. Los alumnos deben analizar el caso, identificar las posibles soluciones y argumentar su decisión de forma razonada

González (2019) defiende que «el método de casos es una metodología que favorece el desarrollo del pensamiento crítico, la toma de decisiones y la argumentación, además de promover la reflexión y la aplicación de los conocimientos teóricos a situaciones reales».

En las enseñanzas básicas, el método de casos puede ser una herramienta eficaz para promover la participación de los estudiantes, fomentar el debate y la reflexión, y desarrollar habilidades de análisis y argumentación. Los docentes pueden utilizar casos adaptados a la edad y nivel de los alumnos, que les permitan aplicar los conocimientos adquiridos en situaciones concretas y estimulantes.


El flipped classroom es una metodología que plantea invertir el proceso de enseñanza-aprendizaje, de manera que los alumnos adquieren los conceptos teóricos en casa a través de materiales multimedia (videos, lecturas, etc.) y realizan actividades prácticas y de aplicación en el aula.

Sams y Bergmann (2017) apuntan que «el flipped classroom es una metodología que promueve un aprendizaje más personalizado, activo y significativo, ya que permite a los estudiantes avanzar a su propio ritmo, reforzar los conceptos adquiridos y aplicarlos en situaciones concretas».

En las enseñanzas básicas, el flipped classroom puede ser una herramienta eficaz para promover la autonomía de los alumnos, fomentar la motivación por el aprendizaje y adaptar la enseñanza a las necesidades individuales de cada estudiante. Los docentes pueden diseñar materiales multimedia adaptados a los contenidos curriculares, que permitan a los alumnos adquirir los conocimientos previos necesarios para realizar actividades prácticas en el aula.


Democratizar la enseñanza pasa por otorgar un papel protagonista a sus actores principales, los estudiantes. En este sentido, las metodologías docentes en enseñanzas básicas juegan un papel fundamental en el proceso de enseñanza-aprendizaje, ya que permiten adaptar la enseñanza a las necesidades y características individuales de los estudiantes, favoreciendo un aprendizaje significativo y duradero.

Las metodologías activas en el aula, como el aprendizaje basado en proyectos, el aprendizaje cooperativo, el método de casos y el flipped classroom, pueden ser herramientas eficaces para promover la participación de los alumnos, fomentar la colaboración y el trabajo en equipo, desarrollar habilidades como el pensamiento crítico, la creatividad y la comunicación, y mejorar el clima de convivencia en el aula.

Por tanto, es fundamental que los docentes incorporen estas metodologías en su práctica pedagógica, adaptándolas a las necesidades y características de sus alumnos, para lograr un aprendizaje significativo y duradero en las enseñanzas básicas.

Bibliografía consultada

– Martínez, A. (2018).: Metodologías activas en la educación, Barcelona, Editorial Graó.

– Johnson, D. (2017).: Aprendizaje basado en proyectos: teoría y práctica, México, Editorial Pearson-Educación.

– Kagan, S. (2016).: El aprendizaje cooperativo en el aula, Madrid, Ediciones Morata.

– González, P. (2019). : El método de casos en la enseñanza básica, Madrid, Editorial Síntesis.

– Sams, A. y Bergmann, J. (2017). Flipped classroom: revoluciona tu clase con la tecnología, Madrid, Ediciones SM.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *