Viajar en barco: el mejor plan para las vacaciones

viajar en barco

A medida que se acercan las vacaciones de verano, como padres, comenzamos a planificar la próxima aventura familiar. En este sentido, viajar en barco puede ser una opción divertida e ideal para unir a la familia y hacer que los niños vivan experiencias inolvidables al aire libre y en el mar.

En el día a día, padres e hijos estamos ocupados atendiendo multitud de responsabilidades. El trabajo, el colegio, la tarea, las actividades extraescolares, el mantenimiento del hogar y un sinfín más de compromisos que, en ocasiones, no nos permiten disfrutar al máximo de tiempo libre (de calidad) con nuestros hijos y compartir momentos en familia todos juntos. Es por ello que, el turismo náutico se ha convertido en una alternativa cada vez más popular para los viajes familiares, y es que, cada vez son más las familias con niños que optan por el alquiler barco para disfrutar de unas vacaciones seguras, responsables y divertidas que, no solo nos aporten recuerdos para toda la vida, sino que sirvan para que los más pequeños disfruten de una inmersión total en el mundo marítimo y podamos (mayores y pequeños) reconectar con la naturaleza y la tranquilidad, alejados de la estresante rutina y el día a día.


Cómo viajar en barco en tus próximas vacaciones

Alquilar un barco durante el verano es cada vez más fácil y seguro gracias a empresas como Nautal. Bajo el lema “ahora navegar está al alcance de todos”, Nautal se ha convertido en los últimos años en la empresa líder de alquiler de barcos en España. Con un catálogo con más de 30 000 barcos en 64 países, esta plataforma de alquiler de embarcaciones cuenta con un servicio seguro, flexible y de calidad, además de las mejores ofertas de alquiler catamarán del mercado, que se adaptan a las necesidades de cada cliente.

Qué tipo de barco elegir para unas vacaciones en familia

La opción más recomendada para viajes con niños suele ser el catamarán. Es un tipo de embarcación muy amplia y estable y dispone de todas las comodidades y lujos para que la vida a bordo sea tan satisfactoria como reservar una habitación de hotel en tierra firme.

Otras opciones también válidas para viajes familiares son el yate o el velero.

Y, si simplemente queremos una primera toma de contacto con el turismo náutico, podemos alquilar un barco por un día o varias horas, siendo el alquiler de lanchas y de barcos sin licencia (si los padres quieren ser capitanes por un día) las opciones más recomendadas en este caso.

Destinos en los que alquilar un barco

Una de las principales ventajas de viajar en barco con niños es que existe una gran variedad de lugares de destino en nuestro país.

Algunos de los destinos más populares para viajar con la familia en barco se encuentran en el litoral mediterráneo. Las Islas Baleares (Ibiza, Formentera, Mallorca y Menorca), la Costa Brava o la Costa Blanca son destinos muy demandados para un viaje con niños gracias a las aguas tranquilas y templadas del Mediterráneo y la transparencia y poca profundidad de estas, que permiten que el baño y la práctica de deportes acuáticos sean muy seguros.

Fuera de España, también existen excepcionales destinos para alquilar un barco con la familia. La costa de Francia, Italia, Grecia y Croacia se posicionan como algunos de los mejores lugares europeos para llevar a los más pequeños y, si queremos navegar un poco más lejos, el Caribe es la opción perfecta para vivir una auténtica aventura pirata.


Principales beneficios de viajar en barco

Alquilar un barco para toda la familia para nuestras próximas vacaciones es la oportunidad ideal para aprender más sobre la vida en el mar y la biodiversidad marina, ya que, para muchos niños (y algunos adultos también) es la primera vez que se suben a bordo de un barco.

Además, el alquiler de un barco es la oportunidad perfecta para planear unas vacaciones que se acabarán convirtiendo en una increíble aventura.

Juntos, podréis explorar playas y calas secretas, redescubrir paisajes de tierra firme desde el mar y fondear en playas increíbles donde podréis disfrutar de un buen chapuzón.

Alquilar un barco para periodos de una semana, por ejemplo, también nos permite aprovechar cada momento en familia, dándole aún más valor a cada comida o cada rato que pasamos juntos.

A bordo de un barco, los niños disfrutan como nunca, descargan toda su energía y adrenalina y no disponen de un solo segundo para aburrirse. Al fondear en cualquier playa o cala, siempre podemos aprovechar para practicar actividades acuáticas como snorkel o buceo, y que los más pequeños, además de maravillarse con el fondo marino, puedan aprender de la fauna y flora, al mismo tiempo que se conciencian y valoran la importancia de esta para nuestro planeta.

Además, son muchos los barcos, como los catamaranes, que ofrecen actividades a bordo como kayak, paddle surf, wakeboard o esquí acuático, por lo que es la oportunidad perfecta para que padres e hijos aprendamos deportes nuevos, que de otra forma nunca hubiéramos practicado y que así, podamos abrirnos a nuevas experiencias muy enriquecedoras que, sin duda, nos unirán aún más como familia.

Este verano, toda la familia pone rumbo al paraíso a bordo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *