Los signos matemáticos en la educación primaria

signos matemáticos

Es importante que los niños entiendan los signos matemáticos. Algunos de estos signos advierten la operación que se va a efectuar (+,-, x, ÷), mientras que otros indican relaciones entre cantidades que pueden ser de igualdad (=) o de desigualdad (>, <). En dado caso, a nivel de la educación primaria se necesita que los más pequeños comprendan estos signos, no solo que los identifiquen.

Los signos de suma (+), resta (-), multiplicación (x) y división (÷) son un tanto más fáciles de aprender para los niños. Son algo concreto, una operación aritmética específica. En cambio, para los niños pueden resultar más complicados aquellos signos que atañen relaciones entre cantidades: el “signo de igualdad”, el “signo de mayor que” y el “signo de menor que”. Y es que el pensamiento relacional es más abstracto, implica que quien piensa necesita entender que no está ante una expresión que sólo tiene un significado, sino que es una relación comparativa.


La educación primaria y las matemáticas

A los niños se les inculca que la matemática indica todo siempre con precisión. Muchas veces, los adultos repiten una expresión para demostrar que algo es de cierta manera y no de otra. Dicen que “dos más dos son cuatro, así de claro”. Precisamente, eso es lo primero que le enseñan a los niños: que las matemáticas son “exactitud”.

No obstante, los signos “mayor que” (>) y “menor que” (<) no representan algo exacto. En dado caso, advierten que dos cantidades son diferentes. Además, indican que una de esas cantidades es de “mayor valor” que la otra. Asimismo, sucede que si se voltea el orden en que se plasman las cantidades, entonces el signo de desigualdad debe cambiar. Por ejemplo, en el caso siguiente:

  • 5 > 4, en este caso si “intercambiamos el cinco y el cuatro, debemos cambiar el signo”. Ahora la expresión queda así: 4 < 5.
  • Otro signo que deben aprender los niños es el correspondiente a “diferente o desigual” (≠). Este signo es más fácil de entender, ya que solo señala que una cantidad es distinta a otra, pero no anuncia el tipo de diferencia entre ambas.
  • Lo anterior revela la manera en que se deben enseñar los signos matemáticos durante la primaria: no basta con que los niños los aprendan como si fueran letras del abecedario. En realidad, lo importante es que entiendan el tipo de relación entre cantidades que esos signos implican.

Lo antes dicho es la clave para que los niños usen correctamente los signos usados en la matemática. En este punto, un consejo es que se empiece por operaciones aritméticas sencillas. De ese modo, los niños pueden avanzar mejor en el entendimiento de las expresiones matemáticas.


De la exactitud a la diferencia: algo que los niños deben entender

Los signos matemáticos que indican un tipo de operación aritmética (+,-,x,÷) se acompañan del signo de igualdad (=). Es decir, indican una operación clara y determinada, a la vez que son “instrumentales”. Son signos que sirven para hacer una operación clara, con fines determinados y un resultado fácil de comprender cuando se aprende a efectuar la operación numérica que implican.

En cambio, la cuestión de las relaciones es más compleja. O mejor dicho, es diferente a lo primero que aprende un niño. No obstante, primero es lógico aprender que dos cosas son iguales (=), para luego comprender que dos cosas pueden ser diferentes (≠). Por otra parte, cuando dos cantidades son iguales entre sí no hay más nada que entender. En cambio, las desemejanzas pueden ser de distinta índole.


No hay que olvidar: estamos hablando de niños de primaria

La mejor manera es que aprendan jugando. Para la cuestión del uso de signos como el de mayor qué (>) o menor qué (<); se recomienda comparar cuestiones visuales. Por ejemplo, algo que sea grande es mayor que algo más pequeño. Además, que entiendan que la parte pequeña de estos símbolos representa lo de menor valor.

También, estos símbolos se pueden enseñar utilizando algo que a los niños les suele importar mucho. Es el caso de la edad, que un niño sea más grande que otro. Entonces, al niño que tiene más años le corresponde la parte de mayor. Al niño más pequeño, que tiene menos años, le corresponde la parte del símbolo referente a menor.

Estos recursos permiten que los más pequeños entiendan las desigualdades. De esa manera, luego pueden aplicar un pensamiento más abstracto sobre la comparación de cantidades. Empero, en primera instancia es necesario que entiendan el uso correcto de estos símbolos. A fin de cuentas, son de gran importancia en la matemática superior y en los programas de computación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.