Obras de teatro para niños: divertidas herramientas de aprendizaje

obras de teatro para niños

En algunas formas de expresión artística, como la actuación, se pueden combinar gestos, discursos y emociones con diferentes escenarios que ayudan a contar historias destinadas a educar o entretener, por eso, las obras de teatro para niños suelen convertirse en divertidas herramientas de aprendizaje capaces de reforzar valores.

Además, a través del teatro los pequeños descubren una forma distinta de aprender a expresarse, conocerse a sí mismos, e incluso sentirse libres y especiales.

Sin embargo, antes de inscribir a los niños en cualquier academia de actuación, es importante que los padres presten mayor atención a la capacidad de los profesores para enseñar a sus hijos, en lugar de fijarse en su experiencia artística.

De hecho, hoy en día existen muchos sitios online especializados en obras de teatro, que pueden ser de ayuda antes de tomar una decisión.


Beneficios más importantes de las obras de teatro para niños

Para los infantes, participar en presentaciones teatrales es una manera eficaz de elevar su autoestima, alimentar el hábito de la lectura y mejorar su seguridad a la hora de comunicarse.

Y es que, al actuar, los menores necesitan trabajar en equipo mientras aprenden a empatizar con sus compañeros, porque así logran representar sus papeles naturalmente.

Por ello, es normal observar que los “pequeños actores” potencien sus habilidades sociales después de iniciar en el mundo del teatro a temprana edad.

De igual manera, la dramaturgia contribuye con la concentración de los niños, desarrolla mucho más su imaginación y, sobre todo, les deja enseñanzas a través de presentaciones que fomentan su autonomía.

Excelentes métodos para reforzar la autonomía de los pequeños

Como padres, es imprescindible hacer que los infantes se desenvuelvan por cuenta propia en distintas tareas, por supuesto, aquellas acordes a su edad.

Ahora bien, muchas obras teatrales para niños están enfocadas precisamente en convertir acciones rutinarias como cepillarse los dientes, bañarse o comer, en actividades más divertidas.

Tal como mencionamos anteriormente, las presentaciones de teatro infantiles suelen culminar con una moraleja, la cual, muchas veces, tiene la intención de enseñar a los niños a tomar sus propias decisiones sin recurrir a sus padres frente a situaciones sencillas en las que deban, por ejemplo, saludar a quienes conocen, decir “por favor” antes de pedir algo o esperar su turno.

Este tipo de dramatizaciones son mucho más frecuentes de lo que parece, y cada día ganan terreno en internet con la intención de continuar enseñándole a los menores a través de la actuación.

De hecho, en la web hay diversos portales en los que encontrarás obras de teatro para niños, bastante cortas y entretenidas.

Actividades que despiertan emociones

Si realmente hay algo que abunda en el teatro, son las emociones, y cuando los niños las comienzan a despertar, posiblemente se sientan más “reconocidos”.

Por este motivo, muchas veces los más jóvenes y tímidos encuentran una atmósfera tanto de respeto, como empatía, donde pueden perder ese “miedo” a expresarse libremente.

Pues, en el teatro ellos pueden demostrar alegría, vergüenza, ira, tristeza y muchos otros sentimientos que, más adelante, les permitirán reaccionar de forma espontánea cuando deban interactuar con otras personas fuera del escenario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *