Nuevo material de trabajo infantil para la estructuración del lenguaje

aprender, educar

Comprender a cerca de cómo se estructura el lenguaje nos permitirá poder hacer frente a diferentes problemáticas que pueden presentar los niños durante su desarrollo.

Tras el auge que tuvo la primera edición de enséñame a hablar, la autora, junto a la editorial GEU nos acercan ahora otra excelente herramienta para la enseñanza y el abordaje del lenguaje.

Pero vayamos, paso a paso, para comprender cómo puede servirnos este nuevo material de trabajo sobre educación infantil que tanto ha beneficiado a niños de todas partes del mundo.


La estructura del lenguaje

Antes de comenzar, si aún quieres saber cómo funciona la adquisición del lenguaje, es importante que hablemos sobre la estructuración del mismo. Por tanto, debemos recordar que el lenguaje se estructura a diferentes niveles: léxico, sintáctico y fónico.

Nivel fónico

Tal como su nombre nos orienta, este nivel se compone de fonemas. Por ejemplo: “a”, “s”, “p”, etc. Cada fonema representa un sonido y justamente es el nivel fónico en el que el niño logra reconocer el sonido asociado con la forma de cada fonema. Así, con el aprendizaje del nivel fónico, los niños saben que la letra “s” suena como “sss”, por ejemplo. En este nivel se estudia el sonido pero no se tiene en cuenta su función. Sólo se atiende al sonido con la forma de la letra (imagen mental).

El sistema fonológico se constituye por dos sistemas que lo integran: el vocálico (compuesto por las vocales) y el consonántico (conformado por las consonantes).

Nivel léxico – semántico

Estos dos niveles se encuentran entrelazados, puesto que ambos forman una unidad: la palabra.

Una vez incorporado este nivel, los niños van a poder combinar diferentes palabras a fin de formar oraciones coherentes, pero para que esto suceda es necesario recorrer un sendero  que es preciso acompañar de forma amorosa y pedagógicamente correcta. Para ello, es preciso que el docente, pedagogo, padres o adulto responsable, tengan una guía en la que poder basarse con juegos, actividades y recursos didácticos a los que poder acudir, puesto que las estrategias, muchas veces a la hora de enseñar, pueden resultar ineficaces dependiendo así de cada niño y de la estrategia que se utilice.

Por esta razón, contar con el aval de personas con experiencia y capacitadas en la temática educativa, nos brindará un soporte imprescindible para poder orientar y enseñar a hablar a los más pequeños.

Enséñame a Hablar 2 viene presentado en una práctica caja. Por otra parte, de manera complementaria existen 3 cuadernos de lectoescritura y un libro de lectura aparte, que completa la estimulación ideal en el aprendizaje del lenguaje para los niños.  Estos libros son:

  1. Cuaderno Primavera /Verano
  2. Cuaderno Otoño – Invierno
  3. Cuaderno COVID
  4. Libro de lectura

Lo llamativo de este material es que no solo cuenta con actividades orientadas a los niños con alguna dificultad en la adquisición del lenguaje, sino que también cuenta con prácticas de rehabilitación en caso de presentarse afasias o algún trastorno motor que obture el buen desarrollo del mismo en el niño.


Importancia del uso de material didáctico para la adquisición del lenguaje

Una de las características más importantes del aprendizaje en los primeros años de la infancia es el soporte audio visual con el que cuentan padres, docentes o pedagogos a la hora de enseñar.

El mismo resulta de una importancia indispensable. El soporte visual y auditivo como material didáctico en el aprendizaje de la estructuración del lenguaje, permite a los niños realizar series de actividades que, hasta ese momento, se desarrollan de manera intuitiva. Así, con un soporte adecuado, es posible que los niños aprendan a clasificar, realizar seriaciones, resolver problemas, establecer semejanzas o diferencias, entre otras.


10 Ventajas de enseñar a través de materiales didácticos apropiados

  1. Ayuda a los niños a desarrollar su capacidad cognitiva, promoviendo la imaginación y la creatividad.
  2. Ejercita la construcción y la manipulación del material, favoreciendo la construcción de variables primero interiormente y luego externamente (con la manipulación de diferentes objetos).
  3. Enriquece su vocabulario, gracias a la articulación de diferentes palabras.
  4. Permite la elaboración de relaciones operatorias en los pequeños aunque, desde ya, estas serás relaciones de modo intuitivo pero que sientan las bases para su desarrollo operatorio posterior.
  5. Favorece el desarrollo del aprendizaje global del niño. En este aspecto, debemos recordar que el mismo debe ser manipulado por los pequeños con frecuencia o periódicamente.
  6. Fomenta la memoria de trabajo, la percepción, atención y concentración.
  7. Promueve la actitud positiva en los niños hacia la incorporación de reglas y procedimientos estructurados.
  8. Estimula el desarrollo motor fino y la coordinación óculo-manual.
  9. Favorecen el desarrollo de actividades sociales en los niños, generando lazos de amistad y de compañerismo como por ejemplo, la habilidad de jugar en grupos.
  10. Desarrolla un aprendizaje sensorial-cognoscitivo, debido a que ayuda a la discriminación auditiva, visual y táctil.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *