Estructuras imaginativas: Creatividad inspiradora a través del juego de construcción

estructuras imaginativas

La imaginación es una riqueza asombrosa del ser humano. Es la capacidad de crear, diseñar y combinar elementos del mundo que nos rodea en formas nuevas, unidas por un mismo diseño. Es un rasgo humano muy valioso que cada uno de nosotros posee. Pero es la mente inquisitiva y curiosa de un niño, abierta a nuevas experiencias y conocimientos y aún no limitada por la realidad, la que posee mayor imaginación. Esto último es a la vez una ventaja y una desventaja.

Por un lado, los niños son mucho más receptivos y pueden profundizar en cosas que a un adulto le parecerán imposibles, o incluso ridículas. Pero para los niños, puede ser una fuente de inspiración, y luego, ¿quién sabe a dónde va en el futuro? Tal vez las fantasías más atrevidas pueden encarnarse en un proyecto en particular e inspirar a un niño a la creatividad? Esto es algo que es difícil de sobreestimar. Al mismo tiempo, no debemos olvidar que el niño no es capaz de evaluar adecuadamente la realidad circundante, es decir, basarse en las llamadas «condiciones objetivas». Simplemente le falta experiencia e información.

Ambos puntos están directamente relacionados y confluyen entre sí. Por lo tanto, estoy convencido de que los padres deben buscar oportunidades para desarrollar el pensamiento abstracto y la imaginación en su hijo, al tiempo que le ayudan a conocer los límites de la realidad. De modo que una cosa no vaya en detrimento de la otra. Para ello los padres deben elegir los juguetes de forma que propongan al niño herramientas, materiales y espacio para la autorrealización.


Los juguetes de diseño como medio de expresión

Por ejemplo, un tipo de juguete como un juego de construcción es muy útil para desarrollar la imaginación de forma productiva. Una gran variedad de constructores, tanto virtuales como materiales, pueden brindar al niño la oportunidad de construir cualquier cosa a partir de un conjunto de herramientas.

Un buen ejemplo es Minecraft. Este juego, aunque sencillo e incluso primitivo, ofrece a un niño un conjunto de herramientas bastante amplio para construir un propio mundo, un mundo infinito y muchas otras posibilidades, para hacer realidad las fantasías. Además es un juego extremadamente popular, en gran parte precisamente porque a los niños a los que va dirigido les gusta mucho construir. Les gusta diseñar, les gusta hacer actividades creativas, y no la destrucción vacía que se usa  mucho en algunos  juegos.

Pero incluso estos juegos positivos y útiles requieren una  preparación. Aparte de que es simplemente perjudicial que los niños pasen todo el tiempo en el ordenador, es posible que los muy pequeños no estén preparados para los peligros que puede entrañar el espacio virtual. Sin embargo, hay muchas alternativas: lego y mega blocks, cubos y pirámides. Estos juguetes de construcción pueden ser igual de útiles para potenciar la creatividad del niño.  Y quizá incluso más, por el hecho de que hay contacto físico con el material y el niño puede animar al niño a trabajar con las manos. En cambio, para los niños muy pequeños, los constructores tipo lego pueden ser peligrosos, debido a que están hechos de plástico y son de tamaño muy pequeño (un niño puede tragarse un detalle del diseñador sin querer). Por lo tanto, merece la pena considerar una alternativa más grande fabricada con materiales respetuosos con el medio ambiente.

La capacidad de expresarse es extremadamente importante. El hecho es que un niño privado de la oportunidad de sublimar sus experiencias en creatividad puede crecer deprimido y tener problemas tanto en la educación como en las relaciones con otras personas. Por el contrario, es probable que un niño con una imaginación desarrollada sea muy autosuficiente y capaz en diversos ámbitos. También es importante subrayar que la imaginación no es sólo creatividad.


Imaginación y pensamiento abstracto

Sería muy fácil interpretar el poder de la imaginación únicamente como una forma de expresión creativa, vinculada a la capacidad de crear obras de arte y expresar los sentimientos en general. Sin embargo, no debemos olvidar que, al mismo tiempo, la imaginación es esencial para el pensamiento abstracto. Un área extremadamente técnica que analiza y crea diferentes construcciones en nuestro cerebro. Esta capacidad le servirá a su hijo durante toda la vida: en su vida cotidiana, en el trabajo o en la ciencia.

Utilizando su imaginación, los niños pueden convertirse en ingenieros o arquitectos, o pueden dar rienda suelta a su creatividad y convertirse en artistas famosos. Tal vez incluso una combinación de todos ellos. De un modo u otro, todos estos trabajos implican trabajo imaginativo.

A nivel habitual, una persona imaginativa será mucho más receptiva a las señales verbales y no verbales de los demás y, en consecuencia, establecerá relaciones mucho más sólidas y de mayor confianza con sus amigos y compañeros de trabajo.

Todas estas son buenas razones para desarrollar la imaginación desde una edad muy temprana. Para ello  podéis elegir para tu hijo juguetes de construcción que le permitan descubrir las increíbles posibilidades de la imaginación  y cómo puede mejorar nuestro mundo.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)