Cómo elegir el mejor juguete educativo



Una de las fórmulas más infalibles que existen para que los niños aprendan, es a través del juego, y este aprendizaje se inicia desde los primeros años de vida con los juegos educativos. Son muchos los factores a tener en cuenta, a la hora de comprar estos artículos, por lo que en este artículo se darán algunas herramientas que serán de mucha ayuda para elegir los más adecuados dependiendo de la edad de cada niño.

 

Aprender no tiene porqué ser algo aburrido, fastidioso o molesto, más aún cuando se trata de los más pequeños de la casa, quienes se distraen fácilmente con cualquier cosa, ya que para ellos, jugar es su actividad preferida. Es importante saber elegir los juguetes para que el niño aprenda mientras se divierte.

En el mercado existen una gran cantidad de juguetes didácticos con los cuales será fácil estimular sus habilidades y destrezas. Escoger un juguete educativo o didáctico no es una tarea fácil, antes se deben tener en cuenta varios factores como la edad del niño, así como sus gustos, preferencias e intereses.

También hay que considerar que cada etapa de desarrollo del niño es distinta, además hay niños que aprenden más rápido y hay juguetes que podrán ser más adecuados para unos que para otros. Por eso es muy importante observar a los niños, conocerlos, e incluso, jugar con ellos para saber cuáles son las actividades que despiertan su interés. Y es que estimularlos desde una edad temprana es primordial para su desarrollo cognitivo

Cada tipo de juguete está estrechamente relacionado con las habilidades y destrezas que los niños adquieren durante sus diferentes etapas de desarrollo y para poderlas identificar hará falta información. Un sitio web que ofrece datos valiosos es jugueteeducativo.org, donde se podrán encontrar las principales claves para elegir el juguete adecuado para cada niño, sin olvidar el objetivo principal, que es que aprenda, así como de la diversión y el encanto que representa la niñez.


Para todas las edades y todas las etapas

Los niños, de acuerdo a su edad, tienen intereses distintos, y aunque cada vida es un mundo diferente, hay ciertos patrones. Por ejemplo, a los bebés les encanta explorar su entorno, por lo que para los pequeños de 0 meses a 1 año se recomiendan juguetes mordedores, apilables o colgantes, de diferentes colores y texturas, para que le ayuden a trabajar la vista y fomenten la coordinación motora.

En caso de los bebés de 1 a 3 años, un juguete ideal sería un tren, un cochecito, puzzles o juegos sencillos de encaje, que les enseñen a trabajar la creatividad, ya que a esta edad hacen movimientos como golpear y tocar, y comienzan a  desarrollar su capacidad de representación e imitación.

Para los niños de 3 a 6 años, cuando están más familiarizados con los objetos, e incluso, se inclinan por compartir y jugar con otros niños, serán recomendables  juguetes educativos en los que los niños asuman diferentes roles, como muñecas, juegos de pinturas y plastilina.

De 6 a 10 años son idóneos los juguetes que activan la imaginación y mejoran sus habilidades y destrezas, como aquellos en los que puedan participar varias personas que deberán seguir algunas reglas, como los rompecabezas y los juegos de laboratorio.

Y para los más grandecitos, de 10 años en adelante, algunas opciones pueden ser los microscopios, los juegos de lógica o anatomía y pequeños experimentos. También se les pueden comprar juegos de estrategia y electrónicos, porque ésta es la etapa en que los niños van definiendo sus aficiones.

Incluso hay juguetes educativos para niños con discapacidad, que pueden llegar a ser una fantástica y eficaz herramienta para estimular sus diferentes áreas de desarrollo, así como hay juguetes para activar la inteligencia múltiple y juguetes ecológicos. 


Juegos interactivos para niños

Además de los juegos educativos, están los interactivos, que son fundamentales para la adquisición de nuevos conocimientos y comportamientos, ya que a través de éstos, los niños aprenden a conocer el mundo que les rodea y a descubrir elementos que despertarán su interés, como pulsar, tocar o girar, lo que les ayudará de forma indirecta a desarrollar la psicomotricidad a través del juego.

De igual manera, los juegos interactivos ayudan para adquirir y mejorar habilidades como la memoria o la atención, ya que en muchos, tendrán que recordar secuencias, repetir palabras o construir puzzles. En este género entran los juegos electrónicos, que abren una puerta al ámbito de la informática y las nuevas tecnologías, tan importantes para la edad adulta y futuros empleos que puedan llegar a desempeñar.

Angel Sanchez Fuentes

Porque los niños, cuando nacen, no vienen con un libro de intrucciones debajo del brazo, creé este rincón para ayudar a los niños, padres y docentes en el dificil pero maravilloso mundo de la educación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *