El bautizo



Muchos padres cristianos deciden bautizar a sus hijos. Acuden, con el niño vestido de blanco, y acompañador por los padrinos a recibir este sacramento a su iglesia. Bautismo proviene del griego y significar sumergir. El niño empieza su vida espiritual mediante la inmersión en el agua. Estamos invocando con este gesto a la Santísima Trinidad: Padre, Hijo y Espíritu Santo.

Con el bautismo, los creyentes se identifican con Jesús, que fue bautizado por Juan el Bautista. Con este rito, el nuevo creyente 1) obedece un mandato y consigue la aprobación de Jesús; 2) se identifica con Jesús y la Iglesia y 3) es reconocido como miembro de la iglesia local.

Símbolos del bautismo

En el bautismo encontramos una simbología que se repite a lo largo de los siglos. El agua es el símbolo principal de este sacramento. El amor de Dios cae sobre el bautizado en forma de agua. El agua es sinónimo de purificación y de renacimiento.

Otro símbolo lo encontramos en la unción del bautizado con el óleo y con el crisma. También tiene una gran carga simbólica la vela bautismal. El padrino enciende la vela con la ayuda del cirio Pascual. Su luz representa la esperanza que supone para el mundo la llegada de un nuevo cristiano.

El vestido blanco evoca los primeros momentos del cristianismo. Al principio, iban desnudos a recibir el sacramento al agua bautismal. Pronto empezarían a hacerlo vestidos de blanco, color de pureza y esperanza.

Ceremonia del bautismo

El bautismo comienza con un diálogo entre los padres del niño y el sacerdote, al que le piden al sacerdote que proceda al sacramento para que su hijo entre en la Iglesia. Los padrinos se comprometen a ayudar al niño en su vida como nuevo miembro de la Iglesia.

A continuación, el sacerdote hace las lecturas que explican el bautismo de Jesús. Le sigue una homilía en la que les ilumina con el sentido del rito que están celebrando y sobre las palabras que acaba de leer.

Sigue la oración de los fieles presentes en la que piden que sean lavados los pecados del niño y se pide al Espíritu Santo que entre en él.  A continuación, se procede a la unción del niño con el óleo.

Tras ello, se realiza el bautizo propiamente dicho. El sacerdote vierte agua sobre la cabeza del nuevo cristiano o bien es sumergido en la pila bautismal.

Finalmente, llega la unción con el Crisma y se coloca la vestidura blanca al niño.

Invitaciones y recuerdos del bautismo

Para que nos acompañen en este bonito día nuestros familiares y amigos, podremos pedir las invitaciones en cottonbird.es. En ella encontrarás hermosos anuncios bautismales, así como recuerdos de este inolvidable día y regalos para tus invitados. También encontrarás una surtida selección de decoración para la celebración del bautismo: etiquetas, menús, libros de misa…

Cotton Bird es un especialista en papelería para bautizos y bodas. Sus trabajos destacan por la calidad del papel y una impresión muy cuidada con unos precios muy asequibles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies