El desarrollo integral del niño en la escuela: más allá de la excelencia académica

desarrollo integral del niño

La educación de nuestros hijos es una de las decisiones más importantes que tomamos como padres. Queremos lo mejor para ellos y buscamos una institución que no solo les proporcione una excelente formación académica, sino que también contribuya a su desarrollo integral. Pero, ¿qué debemos tener en cuenta a la hora de elegir una escuela?

En la actualidad, la oferta educativa es amplia y variada, especialmente en el ámbito de la educación privada. Al evaluar las opciones existentes en estos centros, como puede ser la de un colegio internacional en Madrid, es fundamental considerar varios factores clave: la acreditación y reputación de la institución, los estándares académicos, la calidad de los profesores, las instalaciones y, por supuesto, los resultados académicos de los estudiantes.

La educación privada ofrece a los estudiantes una experiencia educativa única, con clases más pequeñas, atención personalizada y una amplia gama de recursos y oportunidades. Pero, ¿podemos estar seguros de que estamos eligiendo la escuela adecuada para el desarrollo integral de nuestros hijos? Para responder a esta pregunta, vamos a analizar algunos de los puntos clave que debemos tener en cuenta a la hora de matricular a nuestros hijos en una institución privada para que, además de la excelencia académica, nuestros hijos también se desarrollen como personas del mundo.


Una de las principales ventajas de la educación privada es la posibilidad de ofrecer un enfoque personalizado a cada estudiante. En las escuelas privadas, las clases suelen ser más pequeñas, lo que permite a los profesores conocer mejor a cada alumno y adaptar su enseñanza a sus necesidades individuales.

Este enfoque personalizado beneficia el desarrollo de los estudiantes. Permite identificar sus fortalezas y áreas de mejora, y ofrecerles el apoyo y los desafíos necesarios para alcanzar su máximo potencial.

Además, los profesores tienen más facilidades a la hora de adaptar sus métodos de enseñanza y proporcionar recursos adicionales cuando sea necesario, asegurando así que cada estudiante reciba la educación más adecuada para sus necesidades.


La educación bilingüe es hoy en día una herramienta esencial para el desarrollo cognitivo y cultural de los niños. Aprender un segundo idioma desde una edad temprana tiene numerosos beneficios, que van desde mejorar la capacidad de concentración y memoria hasta fomentar la comprensión intercultural.

Aunque es un objetivo que la escuela pública se ha puesto, son pocos los centros educativos dependientes del Estado que ofrecen una formación bilingüe. Mientras tanto, las instituciones privadas, como el Colegio Europeo de Madrid (CEM), ofrecen una formación en torno bilingüe gracias al que los estudiantes viven expuestos a diferentes lenguas en su vida diaria, algo que favorece desarrollarse con fluidez en varios idiomas, ampliando así sus oportunidades académicas y profesionales en el futuro.

Pero el lenguaje y el conocimiento del idioma, más allá de para un uso profesional en el futuro, es el sostén de las habilidades sociales y culturales. De ahí que en los centros bilingües donde, además se está en contacto con otras culturas, los estudiantes comprenden mejor el mundo en el que viven, convirtiéndose en personas más empáticas y con mentalidad abierta.


Otro aspecto en el que hay que fijarse a la hora de matricular a un niño en la escuela es en el entorno del centro. El proceso educativo va más allá de la simple transmisión de conocimientos. Para que los estudiantes prosperen, es esencial crear un entorno seguro y acogedor que fomente su bienestar social y emocional.

En este punto, son las escuelas privadas las que más énfasis suelen poner a la hora de crear una comunidad escolar solidaria y respetuosa. Por poner un ejemplo, los profesores y el personal del Colegio Europeo de Madrid en Las Rozas están capacitados para apoyar el desarrollo social y emocional de sus estudiantes, ayudándoles a “surfear” por los desafíos de la adolescencia y fomentar su autoestima.


En la actualidad, más que nunca antes en la Historia de la Humanidad, es fundamental que las escuelas inculquen en los estudiantes una conciencia ambiental que refuerce el compromiso con la sostenibilidad.

De ahí que sea interesante averiguar si el centro ha adoptado iniciativas o programas en favor de la sostenibilidad ambiental. Desde la implementación de prácticas ecológicas en las propias instalaciones hasta la integración de la educación ambiental en el plan de estudios, todo estos recursos formativos ayudarán al desarrollo integral de nuestros hijos.

Reducción de residuos, reciclaje, conservación de la energía y el agua, así como proyectos de jardinería y agricultura sostenible son solo algunos de las iniciativas que se realizan ya en centros escolares privados.


Tan importante es todo lo anterior como las instalaciones del centro. No en vano, espacios bien diseñados, con tecnología de vanguardia y recursos educativos variados mejoran la experiencia educativa y fomentan un ambiente de aprendizaje estimulante.

Laboratorios, bibliotecas bien equipadas, instalaciones deportivas y artísticas, o espacios verdes son solo algunos de las instalaciones que enriquecen el día a día de los estudiantes y les anima a explorar sus intereses y desarrollar sus habilidades más allá del aula. Todo lo anterior y con unos estándares académicos rigurosos ayudarán a conseguir la tan ansiada excelencia académica, una prioridad para cualquier escuela y padre.

Elegir la escuela adecuada para nuestros hijos es una decisión crucial. La educación privada ofrece una experiencia de alto valor, de éxito contrastado y con un enfoque basado en el desarrollo integral del niño que, si bien es cierto que busca la excelencia académica, va más allá de las calificaciones.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *