Un buen colchón garantiza el descanso óptimo que los niños necesitan para su desarrollo



Cifras aportadas por la Sociedad Española de Reumatología (SER), indican que al menos el 80% de la población del país, sufre de dolores de espalda. Una de las causas es no tener un descanso óptimo, al no contar con un colchón adecuado, una condición que seguramente viene arrastrando la mayoría de las personas, desde su etapa de crecimiento.

 

Una de las mayores ilusiones con la llegada de un bebé es arreglar su habitación. Escoger los colores de las paredes, decantarse por un mural con vivos colores, el armario y muy, importante, su cuna o cama-cuna. A medida que crecen, el espacio se va adecuando a sus requerimientos y gustos.

 

Quizás se le presta mucha más atención al aspecto decorativo de la cama o el espacio en general, sin pensar que uno de los elementos más importantes, relativos al óptimo descanso del pequeño, es un buen colchón.

 

Dormir es una función esencial que tiene mucho beneficio en estos años de desarrollo, por lo que es un punto importante tener un buen colchón, y cuidar que tenga los beneficios para que contribuya a un sano crecimiento.

 

En este sentido, resulta fundamental tomarse un tiempo para determinar cuál es el colchón más adecuado para los pequeños de la casa, de manera que puedan dormir cómodamente y sin correr riesgos de padecer problemas en el futuro.


Un asunto de salud

Los niños están en constante crecimiento y éste es un proceso que sigue durante la adolescencia, extendiéndose hasta cumplir los 18 años. En ese tiempo, es necesario que existan las condiciones para un buen desarrollo de la columna vertebral.

 

Es primordial que el niño duerma en un colchón adecuado que le permita tener comodidad y una postura correcta, ya que de esta forma, se evitan alteraciones o patologías relacionadas con la columna como escoliosis, por ejemplo, así como dolores crónicos de espalda.

 

Y es que, según la Sociedad Española de Reumatología (SER),  al menos el 80% de la población del país, padece de dolores de espalda recurrentes, siendo una de las causas, un pésimo descanso desde las etapas de crecimiento.

 

Lo relacionado con padecimientos de espalda, no son los únicos aspectos relativos a la salud que justifican elegir un colchón de buena calidad. Se debe procurar además, que sea transpirable y de esta forma evitar que los niños suden durante las horas de sueño. Con esto se busca prevenir enfermedades respiratorias que se generan al pasar largas horas con humedad en el cuerpo.

 

Para los niños que padecen de asma o alergias recurrentes, y para todos realmente, es vital la elección de un colchón elaborado con materiales antialérgicos. También deben contar con la suficiente protección bacteriana para prevenir algún tipo de irritación.

 

Estudios indican que una mala postura al dormir o no tener un descanso reparador, lo cual ocurre en gran medida por un colchón inadecuado, ocasiona dolores de cabeza o jaquecas. Aunque esto no sea muy frecuente en los niños, sí se dan casos en los que sufren de esta molestia. En este caso, es oportuno revisar, ya que pudiera estarse tratando de un descanso inadecuado por la mala calidad del colchón.

 

Igualmente, un buen descanso contribuye en la psicomotricidad, capacidad de aprendizaje, en el humor y la conducta de los niños, así como a recargarse con la energía necesaria para tener el máximo rendimiento.

 

Otros problemas atribuidos a la falta de un sueño reparador, es poca resistencia a los virus y padecer de diabetes.


¿Cuál es el mejor colchón?

Por tratarse de niños, éstos suelen no manifestar alguna incomodidad que puedan estar sintiendo, ni tampoco serán evidentes desde sus inicios, las malformaciones que se puedan estar produciendo por malas posturas al dormir.

 

El mejor colchon para niños no es aquel con bonitos estampados o en el que los niños pueden rebotar, lo será aquel que haya sido elaborado bajo estándares de calidad y que proporcionen la firmeza que requiere el nivel de crecimiento de los pequeños.

 

Para evitar riesgos, lo ideal es adquirir un colchón que tenga las características que permitan a los niños dormir cómodamente y que tenga durabilidad. Una marca que cumple con todas las cualidades para brindar el mayor confort y, en consecuencia, el mejor descanso, es Morfeo.

 

Los colchones Morfeo son elaborados con los mejores materiales y los últimos avances en cuanto al proceso de fabricación, lo que garantiza que se trata de un producto de alta calidad, adecuado para el normal crecimiento de niños y adolescentes.

 

Estos productos presentan firmeza en la zona media alta, lo cual contribuye a liberar la presión del cuerpo. Igualmente, producen un efecto regulador, es decir, disipan el calor que suele tener una persona mientras duerme, además brindan máxima adaptabilidad e independencia de lechos, ya que contiene un micromuelle que permite libertad de movimientos en ambos lados de la cama.

 

La marca tiene a disposición, además, un producto que junto al colchón, brindan lo que han denominado descanso inteligente. Se trata del sensor inteligente Sleep Ace, un monitor que registra los ciclos de sueño, respiración y pulsaciones.

 

Entre las características que debe tener un buen colchón para los niños, están que tenga un grosor de aproximadamente entre 12 y 18 centímetros, ser fabricados con tratamientos hipoalergénicos y antiácaros, tener una estructura firme, ser suficientemente flexible y haber sido elaborado con un correcto sistema de ventilación y con materiales transpirables.

 

Es importante además, tener en cuenta que se deben escoger colchones ajustados en cada etapa de los pequeños. No es lo mismo, uno para un bebé con un cuerpo frágil y delicado, que para un niño o adolescente con un peso y talla que requieren colchones con características diferentes.

 

Cuando los niños son más pequeños, los requieren más firmes, pero a la vez cómodos. A medida que crecen, deberán tener también firmeza pero con un rango de libertad de movimiento, para realizar constantes cambios de posturas. Los niños en pleno desarrollo, están sujetos a cambios hormonales, de estructura y forma, su estatura y peso aumentan, por lo que el colchón debe ser adecuado.

 

Angel Sanchez Fuentes

Porque los niños, cuando nacen, no vienen con un libro de intrucciones debajo del brazo, creé este rincón para ayudar a los niños, padres y docentes en el dificil pero maravilloso mundo de la educación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies