Hábitos y técnicas de estudio imprescindibles para el éxito académico



Comparte!!Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest2Share on LinkedIn6Share on Tumblr1

Adquirir y mantener unos buenos hábitos y técnicas de estudio son la clave para que nuestros hijos avancen seguros a lo largo de toda su formación académica, desde los primeros cursos de la educación primaria hasta los últimos de su carrera universitaria, Máster o Postgrado.

Como padres implicados, conscientes e involucrados en su desarrollo integral, debemos facilitar a nuestros hijos la adquisición y el mantenimiento de estos hábitos de estudio junto a la aplicación de las técnicas que mejor se adapten a cada momento.

En este artículo te explico cómo instaurar y mantener un buen hábito de estudio así como algunas de las técnicas de estudio que permitirán a nuestros hijos memorizar y relacionar los contenidos aprendidos.

Cómo instaurar y mantener los hábitos de estudio

A medida que los niños crecen aumentan también sus responsabilidades siendo  una de ellas responsabilizarse de su aprendizaje: anotar en la agenda, hacer los deberes, preparar exámenes y trabajos,…

Para que no tengamos que estar siempre encima de ellos procurando que lleven al día sus estudios es imprescindible que les enseñemos a seguir esas rutinas diarias que acabarán por convertirse en unos buenos hábitos de estudio.

Sigue estas pequeñas recomendaciones sin esperar a que las exigencias escolares aumenten para ponerlas en práctica.

Cuanto antes empecemos a enseñarles antes adquirirán estos hábitos tan importantes.

Mantener una rutina diaria: los niños precisan de unas rutinas que otorguen les orden, equilibrio y límites en su día a día.

Rutinas en el estudio

  • tiempo para el repaso de lo aprendido en el aula,
  • preparar la mochila para el día siguiente,
  • jugar o desarrollar otras actividades lúdicas y, además,
  • una hora fija para irse a la cama. Recordad que este es un punto fundamental para que adquieran el hábito de estudiar sin que llegue el día en el que ya sea demasiado tarde.

Designar un espacio para el estudio. Disponer de un espacio pensado y diseñado específicamente para que realicen sus tareas facilita mucho el estudio.

Es importante que nuestros hijos tengan su propio espacio para realizar sus tareas, tengan la edad que tengan, aunque no sea dentro de su misma habitación.

Cuanto ante les enseñemos que ese es el lugar apropiado para pintar, dibujar, realizar sus deberes tanto mejor.  Ese lugar debe:

  • tener suficiente luz,
  • suficiente espacio y
  • todo el material que necesitará: lápices, colores, rotuladores,…

No es necesario que tengan una habitación para ellos solos, podemos colocar una mesa al lado de la nuestra en el despacho de casa, o un lugar en la cocina, con buena luz y un buen suministro de material escolar también nos servirá.

Organización correcta del estudio: antes del comenzar con el estudio, es necesario tomarse cinco minutos para la organización de las asignaturas impartidas ese día; además, para mantener el rendimiento, es recomendable realizar una pausa de 10 minutos por cada hora de estudio.

Subrayar o realizar esquemas, resúmenes, mapas mentales o utilizar reglas nemotécnicas, son técnicas que ayudan a asimilar mejor conceptos.

Como cualquier entrenamiento la práctica y la constancia harán que cada día les cueste menos sentarse a leer, hacer los deberes o estudiar.

Ayuda a tus hijos a mantener estas rutinas diarias, valora sus pequeños esfuerzos y elogia su cumplimiento.

técnicas de estudio, deberes, hábitos de estudio, escuela para padres, educación, fracaso escolar

Técnicas de estudio. Qué son y cuáles utilizar.

Las técnicas de estudio son un conjunto de herramientas que debemos poner a disposición de nuestros hijos para que aprendan a estudiar y mejoren su aprendizaje.

Si no sabemos cuáles son podemos pedir ayuda externa, ya que existen  muchas y muy variadas técnicas de estudio.

No obstante es importante recordar que lo importante es encontrar la que mejor se adapte al niño y a su forma de aprender, sin olvidar el tipo de  asignatura o  materia a estudiar.

No es lo mismo aprenderse los nombres de unos ríos que la partitura de una pieza musical, si bien en todas ellas interviene la memoria y repetición.

Ante todo y previo a aplicar cualquier tipo de técnica de estudio es fundamental que enseñemos a nuestros hijos entender lo que leen y a encontrar la parte más importante del texto.

Dediquemos tiempo a la comprensión lectora ya que ésta es la base del aprendizaje y a partir de la cual podrán empezar a emplear técnicas de estudio como el subrayado, el resumen, los mapas mentales o técnicas nemotécnicas más complejas.

Sara Tarrés

www.mamapsicologainfantil.com

Comparte!!Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest2Share on LinkedIn6Share on Tumblr1



Angel Sanchez Fuentes

Porque los niños, cuando nacen, no vienen con un libro de intrucciones debajo del brazo, creé este rincón para ayudar a los niños, padres y docentes en el dificil pero maravilloso mundo de la educación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies