Niños caprichosos. ¿Cómo evitar criar niños caprichosos?



Niños caprichosos. ¿Cómo evitar criar niños caprichosos?
5 (100%) 1 voto

Se considera a un niño caprichoso cuando, tras una rabieta o pataleta, él consigue que los padres “cedan” ante sus rabietas para obtener aquello que desea. Ante este acto, muchos padres sienten que “deben acceder a las peticiones del niño”, de lo contrario puede invadirlos un sentimiento de culpa. En otros casos los mismos padres no llegan a “verque aquella petición no es una necesidad. Es por esto por lo que, el primer paso para no criar niños caprichosos será pues, distinguir entre una necesidad y un capricho.

La importancia de valorar lo que se les da

Los niños caprichosos no logran ver el esfuerzo (sea económico, anímico o físico) que hacen los padres para acceder a sus caprichos. Esto trae como consecuencias que el niño, insatisfecho, cada vez pida más y más, lo que desembocará en una carente o nula capacidad frente a la frustración.

 

“Si el niño consigue lo que desea tras una rabieta, es indispensable revisar nuestro comportamiento como padres pues estamos en el camino para convertir a nuestros hijos en niños caprichosos

 

Si tras cada petición logramos que él/ella valore el esfuerzo, entonces evitaremos grandes problemas.

 

¿Cómo evitar criar niños caprichosos?

 

  1. Establecer límites desde que son pequeños

Esto puede resultar complicado para muchos padres puesto que, cuanto más pequeño es el niño que pide, mayor será el deseo de querer complacerlo. Sin embargo, es el momento adecuado para no acceder a todos sus pedidos. Así entre los 3 y los 4 años es indispensable comenzar a establecer límites puesto que es a esta edad cuando los niños más pedirán. Pon límites a tiempo y evítate dolores de cabeza futuros.

Te puede interesar leer

¿Cómo poner límites y normas a los niños y no morir en el intento?

  1. No permitas que el mundo gire alrededor de él/ella

Los niños caprichosos suelen ser muy egocéntricos; creen que “el mundo gira alrededor suyo”. Hazle notar que él/ella no es el centro del universo; que es parte de una familia (sea grande o pequeña) con necesidades igual que él y que es indispensable que él reconozca estas, así como el resto reconoce las suyas.

 

  1. No cedas ante un capricho, busca alternativas

Para evitar que nuestro hijo se convierta en un niño caprichoso es indispensable que aprendamos a ver las diferentes opciones ante el capricho, pero nunca cedas. En tal caso, en la psiquis del niño “él habrá ganado la batalla” (puesto que ha conseguido lo que desea) y tarde o temprano repetirá la actitud con otro pedido más grande, más costoso, más complejo de cumplir para los padres. Esto podría desembocar en un control absoluto (o dominación psíquica) de los niños hacia los padres.

 

  1. Si tiene un mal comportamiento, pon límites y castigos

Los niños caprichosos sin duda exigen límites. En caso de que el niño se comporte mal, pon límites. No es necesario que le castigues físicamente (de hecho, no compartimos esta postura) pero sí puedes establecer límites: tú sabes mejor que nadie lo que el niño desea, quiere, anhela o le gusta hacer. En tal caso si tu hijo ama jugar en la piscina y él se ha comportado mal, puedes castigarle para que durante 2 días no tenga acceso a la piscina. Asegúrate de que el niño cumpla con el castigo, así él respetará tu rol de padre/madre y los límites los tendrá el adulto sobre el niño y no a la inversa.

 

© 2018 Niños caprichosos. María Eugenia Daney. Escuela de padres. Educapeques

 

Angel Sanchez Fuentes

Porque los niños, cuando nacen, no vienen con un libro de intrucciones debajo del brazo, creé este rincón para ayudar a los niños, padres y docentes en el dificil pero maravilloso mundo de la educación.

Un comentario sobre “Niños caprichosos. ¿Cómo evitar criar niños caprichosos?

  • el 19 enero, 2018 a las 1:48
    Permalink

    La propuesta del artícula es asertiva sin embargo usar el verbo “castigar” demerita el enfoque. Lo más propositivo es explicarle al (a) niñ@ que su rabieta o berinche derivará en una consecuencia -citando el ejemplo de la piscina, 2 días sin tener acceso a la piscina por el capricho, rabieta o berrinche.

    Asimismo, ofrece la alternativa de que si para su rabieta, no tendrá limitado el acceso a la piscina, así se empodera al (a) infante a tomar la decisión más pertinente para él o ella.

    Saludos

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies