Distimia o trastorno distímico en los niños y niñas



La distimia en los niños

La distimia o trastorno distímico se conoce como un estado de ánimo depresivo o alterado que se presenta tanto en niños como en adolescentes.

Es preciso indicar que dicho trastorno debe haberse manifestado de forma ininterrumpida durante al menos 1 año.

Sin embargo éste no es el único síntoma que un niño o adolescente debe presentar para ser diagnosticado o sospechar que padece de distimia.

 

Síntomas generales de la distimia en los niños

  • Pérdida o aumento del apetito
  • Insomnio 
  • Baja autoestima 
  • Dispersión para tomar decisiones 
  • Sentimientos de desesperanza 
  • Apatía 
  • Falta de energía 
  • Reducción de las risas y alegría 
  • Fatiga 
  • Falta de concentración 
  • Sentimientos de desesperanza o autodestructivos 

 

Causas de la distimia

Existe una infinidad de causas por las que un niño puede manifestar distimia: cuestiones genéticas, hormonales, depresión por algún hecho específico que ocurra en la vida del niño, acoso escolar, abuso infantil, bullying, factores estresantes de la vida cotidiana, etc.

La diferencia entre un estado de ánimo depresivo pasajero y la distimia es que la última altera la vida cotidiana del niño o adolescente.

 

Características según la edad de cada niño

Menores de 7 años

Mayormente el síntoma que predomina es el de la ansiedad.

Características:

  • Rabietas inexplicables 
  • Llanto sin motivos 
  • Irritabilidad 
  • Dolores frecuentes, (cefaleas, dolores musculares, etc) quejas de diverso tipo 
  • Pérdida de interés por juegos que antes resultaban ser de interés para los niños 
  • Aumento o disminución notable de la actividad motora 
  • Dificultad para alcanzar el peso ideal 

 

De 7 años hasta la pubertad

Las características se presentan en torno a 3 esferas:

  • Afectiva-conductual. Presenta irritabilidad, agresión, apatía, tristeza, aburrimiento y culpa. Puede tener ideas de suicidio o relacionadas con la muerte. 
  • Actividad escolar y cognitiva. Disminución del rendimiento escolar, baja autoestima, fobia escolar, falta de concentración, aislamiento. 
  • Somatización. Dolores de cabeza, dolor abdominal, gripes, fiebre, mareos, náuseas, trastornos del sueño, etc. 

 

Adolescentes

Las características que adoptan los adolescentes con este trastorno son similares a los antes descritos en los niños de entre 7 años y la pubertad, sólo que aquí se intensifica el sentimiento negativista, agresión, malos tratos, insultos, auto-reproches, autoimagen negativa. Se acentúa (aún más) el pensamiento de suicidio.

 

En estos dos últimos grupos es importante tener en consideración el sentimiento de autodestrucción asociado con la muerte.

En estos casos se sugiere realizar las consultas necesarias con profesionales que puedan dar sostén al grupo familiar como así también hallar el verdadero motivo de la depresión.

 

También es importante indicar que la distimia no llega a ser una depresión. No obstante debemos estar alerta ya que de la distimia se puede derivar una depresión infantil o adolescente.

Consejos para trabajar con niños con distimia

Consejos para trabajar con niños con distimia

  • Presta atención al niño. Evalúa el tipo de conductas que tiene. Si presenta cambios de ánimo durante más de 6 meses es importante determinar qué es lo que lo está preocupando. Si la situación continúa durante 1 año es importante consultar con un profesional. 
  • Enfócate en el aprendizaje emocional del niño o adolescente. Que aprenda a reconocer sus propias emociones. 
  • Aumenta su autoestima 
  • Enséñale a reconocer sentimiento negativos y transformarlos en positivos (constructivos)  

María Eugenia Daney

© La distimia o trastorno distímico. Escuela de padres. Educapeques

Comparte en tus redes socialesShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on LinkedIn1Email this to someoneShare on Tumblr0



Angel Sanchez Fuentes

Porque los niños, cuando nacen, no vienen con un libro de intrucciones debajo del brazo, creé este rincón para ayudar a los niños, padres y docentes en el dificil pero maravilloso mundo de la educación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies