¡¡ Exámenes !! Miedo a las notas



¡¡ Exámenes !! Miedo a las notas

Estamos llegando al final de la evaluación y con él la entrega de los boletines de notas de calificaciones. Cuando yo era pequeño (y no tan pequeño) este momento lo vivía con cierta angustia y temor. Como si uno no estuviera completamente seguro de lo que tu maestro iba a decidir y cómo tus padres se lo iban a tomar. 

 Creo que las cosas han cambiado y ahora… seguimos teniendo miedo, pero en este caso, los educadores. Como orientador, no tengo que dar calificaciones  a niños, pero sí comparto con mis compañeros los maestros cierto temor. Ellos, incluso los de Educación Infantil, viven este momento con angustia (como yo cuando era alumno).

exámenes

Hay niños que claramente no alcanzan los objetivos marcados, por multitud de causas, en las que no vamos a entrar. Sin embargo, poner una calificación “insuficiente” (ya sea con un “punto rojo” o “celeste”; con el famoso “Necesita Mejorar” o con el modelo que cada uno tenga) se ha convertido en un auténtico quebradero de cabeza.

Si a un niño le suspenden una asignatura (se le da “evaluación negativa”, se dice ahora para que sea menos doloroso), el maestro sabe que, en muchos casos, se enfrenta a padres que no van a aceptar la decisión, dispuestos a llegar hasta el final para que se cambie esa nota. Y el maestro sabe, por experiencia, que lleva todas las de perder, porque tiene poco respaldo (siendo optimista, diría que ninguno). Si además hablamos de repetir curso (“permanecer un año más en el ciclo”, es el nombre que se le da, como siempre para que sea menos doloroso), la situación es más dramática.

Al final suele ocurrir, que las decisiones pedagógicas no las toman los maestros que son los profesionales de la enseñanza, sino las familias que, en muchos casos, están haciendo un daño a su hijo con tales decisiones. Es como si el propio paciente dijera al médico la medicación que tiene que recetarle. Los mejor es que los padres hayan realizado un trabajo de prevención. Un niño que viene presentando dificultades, suele ser anunciado con antelación y seguro que sus maestros han venido proponiendo medidas.

En cualquier caso, los niños de 3 a 12 años no están jugándose una oposición, un título o una beca: la evaluación tiene un carácter informativo y formativo y lo que debe pretender no es hacer un juicio de valor de su hijo (si es el más listo o el más guapo), sino en qué aspectos deben estimularle y mejorar. Si reciben una calificación negativa, los padres deben preguntar: qué se va a hacer desde el centro con mi hijo y qué puedo hacer yo desde casa.

Jesús Jarque

Puedes completar la información con estos artículos:

Comparte en tus redes socialesShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on LinkedIn2Email this to someoneShare on Tumblr0



Angel Sanchez Fuentes

Porque los niños, cuando nacen, no vienen con un libro de intrucciones debajo del brazo, creé este rincón para ayudar a los niños, padres y docentes en el dificil pero maravilloso mundo de la educación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies