Conoce los síntomas de carencia afectiva en los niños



La carencia afectiva en los niños es un problema que si se prolonga, puede convertirse en un trastorno o síndrome, con consecuencias terribles por las que ningún niño debería atravesar, y aunque no hay una guía exacta que os permita determinar cuándo un pequeño atraviesa por esta situación, si podéis tener en cuenta ciertas señales para actuar de forma oportuna.

Qué es y por qué se da la carencia afectiva en los niños

Durante los primeros años de vida, todos necesitamos de caricias y afecto para poder estimular adecuadamente el crecimiento y para que la maduración cerebral se dé de forma correcta.

Cuando un niño carece de afecto, el desarrollo neuronal no se completa de la forma adecuada, así que debéis tener claro, que no es necesario únicamente darle de comer a un bebe para que este crezca sano, sino que transmitirle cariño y afecto, es completamente necesario para que tengan un completo desarrollo, tanto afectivamente, como física y mentalmente.

carencia afectiva

También es importante que tengáis presente, que no solo aquellos pequeños que atraviesan por situaciones extremas como el maltrato, el abandono, la negligencia, divorcios traumáticos o largos periodos de hospitalización, son los que padecen de carencia afectiva.

Hoy en día, las largas jornadas laborales, y el poco tiempo para compartir en familia, hacen que muchos niños crezcan con carencia afectiva.

Son muchísimos niños quienes pasan largas horas viendo televisión, o jugando en el ordenador, y que no tienen la suficiente interacción social y contacto afectivo, que poco a poco hacen que los pequeños se acostumbren a un mundo más virtualizado y dejen de lado las relaciones humanas.

5 Síntomas para que detectéis la carencia afectiva en los niños

  1. Si a un niño se le hace difícil controlar sus impulsos, responde de forma agresiva frente a un gran número de situaciones y si tiene unos cambios fuertes con respecto a su conducta, entonces debéis estar alerta, pues estas son señales que pueden indicar que el pequeño necesite de una guía y afecto constantes.
  2. Si el niño desconfía de todo y todos también puede ser una alerta de carencia afectiva.
  3. En caso de que a un niño le cueste desarrollar sus habilidades sociales y la comunicación sea deficiente, puede estar carente de afecto.
  4. Si el pequeño tienen déficit de atención.
  5. Si el niño tiene problemas para expresar sus sentimientos y para manejarlos de forma adecuada.

Si un niño crece con estos problemas y no se actúa para contrarrestarlos, entonces los síntomas puede darse hasta la edad adulta, y convertirse en personas emocionalmente dependiente de otras, con falta de habilidades comunicativas e incluso manejar un egocentrismo que no les permita interactuar de forma sana con la sociedad.

Así que es importante si detectáis algunos de estos síntomas en un niño, actuéis de forma oportuna, le deis el afecto y el apoyo necesarios para que pueda integrarse a la sociedad de forma correcta y consiga desarrollar sus habilidades sociales y comunicativas de la mejor manera y asi afrontar de forma correcta la carencia afectiva en los niños.

Comparte en tus redes socialesShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on LinkedIn0Email this to someoneShare on Tumblr0



Angel Sanchez Fuentes

Porque los niños, cuando nacen, no vienen con un libro de intrucciones debajo del brazo, creé este rincón para ayudar a los niños, padres y docentes en el dificil pero maravilloso mundo de la educación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies