Cuentos infantiles: Una noche bajo las estrellas



Comparte!!
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedInShare on Tumblr

Cuentos infantiles : Una noche bajo las estrellas

Esta noche es la noche más espectacular del año, pues se verán las esperadas lágrimas de San Lorenzo y a Manu le han prometido que le llevarían al Castillo de su ciudad para ver las estrellas junto a sus primos, ya que todos los años celebran una noche astronómica donde enseñan a todos los aficionados a la astronomía las constelaciones, sus nombres e incluso alguna que otra leyenda relacionada con el nombre de las estrellas.

Además, el pequeño Manu esta emocionadísimo porque seguramente podrán acampar en el patio del castillo y dormir por primera vez bajo las estrellas. Tanta emoción no le ha dejado dormir y está tan cansado que le ha pedido a su madre si puede dormir un ratito de siesta después de comer, para luego disfrutar con sus padres y sus primos al máximo la experiencia de dormir en el patio de un castillo lleno de historia.

-Mamá, quiero dormir la siesta. –le dice el pequeño con ojos de sueño.

     – Pero, ¿cómo? ¿El señor “no quiero siestas que son aburridas” quiere dormir una? – bromea su madre.

     – Sigo pensando que son aburridas. – dice el pequeño – pero quiero descansar para esta noche poder ver las estrellas junto a vosotros y Carlos y Cristina.

     – Ah, que sólo es eso. Ya me extrañaba a mí que la pidieses sin motivo alguno. – dice su padre que les oye desde el salón.

La mamá de Manu le prepara la cama y baja la persiana para que Manu descanse un poco, con la condición de que luego él se prepare lo necesario para la noche.

cuento infantil

Manu se queda dormido enseguida, pues no había descansado nada la noche anterior. Se la había pasado imaginando como será pasar una noche durmiendo en el patio de un castillo, preguntándose si habría fantasmas como en los cuentos y leyendas que había leído en el colegio, como serán de grandes las estrellas fugaces que consigan ver, los deseos que tanto él como sus primos les pedirán…

A la hora de haberse acostado a la siesta, el niño se levanta fresco como una rosa y empieza a preguntar a sus padres donde están las cosas que se tiene que llevar y cuando pasarán a recoger a sus primos.

–       Manu, no seas impaciente. Primero tenemos que cenar y después de cenar iremos a por Carlos y Cristina. Seguro que están tan emocionados como tú. – le dicen sus padres.

–       Es que… no quiero que se nos haga tarde y no podamos pedir los deseos que he pensado a las estrellas. – le contesta Manu pensativo.

–       Puedes estar tranquilo que con nuestros prismáticos y el telescopio que llevarán tus tíos, no te perderás ni una estrella. – añade su madre con una amplia sonrisa.

Manu se queda más tranquilo y poco a poco va preparando su mochila con su saco de dormir, los prismáticos que le regalaron los abuelos por su cumpleaños y su osito Charly, su compañero de aventuras con el que verá las estrellas.

Casi sin darse cuenta llega la hora de cenar, Manu se sienta y en un suspiro acaba con el bocadillo que su madre le ha preparado. Está deseando recoger a sus primos y comenzar a pedir deseos para toda la familia, incluso los ha escrito en un papel para que no se le olviden.

Tras la cena y después de haberlo recogido todo, van a buscar a sus primos y Manu les ayuda a coger el telescopio que les ayudará a ver mejor las constelaciones que les indiquen los astrónomos que participarán en la actividad.

Carlos y Cristina suben corriendo al coche después de darle un buen abrazo a su primo con el que están muy unidos y van rumbo al castillo que está en el casco antiguo de su ciudad.

Buscan aparcamiento en un parking cercano a este y recogen todo lo que han preparado para pasar una noche inolvidable. Hasta los papás de Carlos y Cristina les han preparado a los niños un termo con chocolate caliente para que lo tomen mientras ven las estrellas y la mamá de Manu también ha llevado otro pero con café con leche para los mayores. Tampoco se han olvidado de llevarse sus cámaras para hacer fotos que después guardarán como recuerdo de una noche especial.

Una vez suben las escaleras que le llevan al patio del castillo, buscan un sitio más o menos cómodo para dejar sus cosas y donde poder dormir cuando el sueño les venza.

Comienza la velada con la explicación de los astrónomos sobre constelaciones y el origen de lo que conocemos por estrellas fugaces y al mismo tiempo que Manu y sus primos miran por sus prismáticos y telescopios que los aficionados han llevado, los expertos les van indicando donde y como se llama cada constelación y poco después comienza la tan esperada lluvia de estrellas.

Manu, Carlos y Cristina miran embobados el cielo estrellado cuando, de repente una estrella surca el cielo dejando una estela a su paso.

–       ¡Mira Cris! La primera estrella, ¡pide tu deseo! – grita entusiasmado su hermano Carlos.

Así van surcando el cielo las “Lágrimas de San Lorenzo” y los primos, junto al resto de personas que ven el espectáculo van pidiendo sus deseos más anhelados. Cada uno con motivos distintos, pero con algo en común, que sus vidas a partir de esta noche mejore y puedan cumplir sus sueños.

Poco a poco, el sueño va abriéndose paso entre los niños y los padres de Manu deciden extender los sacos de los pequeños para que estos se puedan tumbar y, casi sin darse cuenta, los tres niños caen en un profundo sueño donde las estrellas y el inmenso castillo que les acoge son sus protagonistas.

Manu, Cristina y Carlos han logrado su sueño, disfrutar de una noche bajo las estrellas y pedir todos los deseos que les han sido posible.

Eso sí, sus deseos se han guardado en su memoria como un preciado tesoro. Después de todo, “si tu deseo quieres cumplir, a nadie se lo debes decir.”

 Cuentos infantiles por Rosi Requena




Angel Sanchez Fuentes

Porque los niños, cuando nacen, no vienen con un libro de intrucciones debajo del brazo, creé este rincón para ayudar a los niños, padres y docentes en el dificil pero maravilloso mundo de la educación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies