Leyenda del Tambor. Leyendas para niños cortas



Comparte!!
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedInShare on Tumblr

La leyenda del Tambor

La leyenda del tambor es una leyenda Africana que nos cuenta el origen de este mítico intrumento: El tambor

La leyenda del tambor

En el principio de los tiempos no había instrumentos musicales pues estos estaban en manos del Señor Sol y la Señora Luna. Cada mañana, el regente y poderoso Sol sacaba sus dedos y ponían a todas las aves, los animales e incluso a los humanos a cantar al sol de su ritmo. Era una armonía tan perfecta y tan sincronizada que el Sol era uno de los grandes maestros de la música y el que repartía la felicidad a todos los rincones iluminados por su presencia.

La Luna, que era un poco más calmada y menos alegre que el Sol, disfrutaba de la música placentera y tranquila al son de su ritmo pausado. Con las criaturas nocturnas que ululaban, aullaban y silbaban en una sincronía perfecta. Aunque todos los humanos dormían bajo la música tranquila de la luna, había una persona en especial que siempre se quedaba en vela toda la noche para disfrutarla. Este hombre se llamaba “Tambor”.

Tambor era una persona tranquila y pacifica pero que no tenía un talento provechoso para el clan. No era un fiero guerrero, era muy malo cazando y pescando y en cuanto a las chicas siempre tenía muy mala suerte conquistando, pero en cuanto a las cosas manuales, era todo un artista y creador. En el día trabajaba haciendo lanzas y joyas, pero en la noche se apartaba del clan y escuchaba las diferentes tonalidades de la noche.

Una buena noche mientras Tambor estaba en las orillas del rio, escuchando como siempre el son de la Luna, un búho se le poso en el hombro derecho de Tambor:

  • Oye tambor, siempre te veo por aquí y prácticamente eres el único humano que se desvela toda la noche escuchando a la luna y a nosotros. ¿Por qué no la visitas en el cielo estrellado? Ella se sentiría completamente orgullosa de tener un humano como oyente.
  • No lo sé mi querido amigo búho- contesto Tambor- no tengo más talento que la creación de las cosas. No se cazar y tampoco. Me refugio en la noche fría para escuchar las hermosas melodías que podéis hacer.
  • No te preocupes- contesto el búho agitando sus alas- Ella se sentirá plácidamente complacida de ayudarte, al fin y al cabo, eres el único humano que se queda despierto toda la noche para escuchar sus melodías.

Y tambor, convencido por una vez que su vida iba a cambiar si seguía el consejo del sabio búho, fue derecho a la montaña. Una montaña cuya cima tocaba con el cielo y que se decía era la puerta a los señores Sol y Luna.

Tambor tardó 3 días y 2 noches en subir hasta la cima de aquella montaña. Cuando finalmente llego ante las puertas del Sol y Luna, llamó a la puerta. Tocó 3 veces y la atendió Ocaso, hijo de Sol y Luna.

  • ¿Un humano?, esto no se ve todos los días- Contestó Ocaso- ¿Qué deseas?
  • Sólo quiero ver a su madre la Luna, traigo conmigo al sabio búho- contesto Tambor y añadió- llevo más 3 días y 2 noches subiendo la montaña para esperarla, soy un fanático de su música y de su belleza.

Ocaso, sorprendido de que un humano se quedara tan fascinado de la música de su madre, la busco. Cuando finalmente llegó Ocaso, este estaba acompañada por su madre. Luna era una hermosa mujer, de piel blanca y con vestido negro. Brillante como siempre y con una enorme sonrisa dijo:

  • He escuchado de mi hijo Ocaso que eres un fanático de mi música tranquila y serena- Es por ello que, como el primer humano que visita nuestro reino, te voy a dar un poco de mi poder musical.

Dicho esto, Luna creo con sus manos un instrumento de madera y le enseño a Tambor las técnicas rítmicas y musicales. Tambor estuvo 3 meses dentro del reino de la Luna y el Sol. Y no solo aprendió de la Luna los poderes musicales, sino también del Sol.

Cuando Tambor estuvo listo, llevo el instrumento musical al clan. Tambor les enseño la música dentro del clan, el baile, la danza y la diversión que traía la música. Desde que Tambor introdujo la música dentro del clan su vida cambio para bien: fue apoyado por los guerreros, era el más importante del clan y conquisto a la hija del cacique con la música.

Cuando Tambor murió, el instrumento musical que se trajo desde el reino del sol y la luna se llamó Tambor en su honor y es hasta hoy uno de los instrumentos más importantes dentro de cualquier clan.

Fin

© 2017 Leyendas para niños cortas. La leyenda del Tambor. Educapeques

 

Os ha gustado la leyenda del tambor, dejarnos vuestros comentarios y decirnos que leyenda o fábula quereis que publiquemos, tu aportación es imprescindible para nosotros.

 

Podéis encontrar más leyendas en nuestra sección del Leyendas cortas para niños. ¡¡Visítala!!

Leyendas para niños




Angel Sanchez Fuentes

Porque los niños, cuando nacen, no vienen con un libro de intrucciones debajo del brazo, creé este rincón para ayudar a los niños, padres y docentes en el dificil pero maravilloso mundo de la educación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies