Leyenda de Madrid ¡Busque usted otro pobre!



Leyenda de Madrid ¡Busque usted otro pobre!

Leyenda de Madrid ¡Busque usted otro pobre!Uno de los principales banqueros del Madrid del siglo XVIII fue D. Fernando Nogales, ilustre prócer, tan famoso por sus obras pías, sus fundaciones benéficas y sus infinitas caridades, como por sus actividades de hombre de negocios y por su riqueza, la cual era tanta que le valió el sobrenombre de “el Creso español”.

D.Fernando Nogales, hombre modestísimo, no quiso aceptar jamás del rey ni de los gobiernos prebendas, títulos ni honores de ninguna clase. Dueño de inmensa fortuna, como hemos dicho, teniendo varios carruajes y una de las cuadras más famosas de la antigua Villa y Corte, era tan sencillo el gran banquero que por las mañanas, en vez de utilizar alguno de los carruajes para ir a sus oficinas, instaladas en la actual Puerta del Sol, hacía a pie el trayecto desde su casa, situada en la vieja calle del Barquillo, hasta ellas.

Al subir la calle de Alcalá, el señor Nogales tenía la costumbre desde hacía muchos años, de dar, cada mañana, a un pobre viejecito que pedía limosna a la puerta de la iglesia de San José, un real, cantidad no despreciable en aquellos tiempos, y casi una fortuna para un mendigo.

Este mendigo, llamado Simón y por sobrenombre el Avaro, porque lo era mucho, conocía de sobra al gran señor que diariamente le hacía tal merced y se mostraba con él obsequioso y sonriente en extremo.

Un día D. Fernando Nogales no pasó por la calle de Alcalá. Simón pensó que no habría salido de casa. Como al día siguiente sucediera lo mismo, receló que estuviera enfermo. Y así, esperó hasta las doce y se decidió a acercarse a la fastuosa mansión del prócer.

Llegado que fue a ella se dirigió al imponente portero, tieso y empaquetado como un ministro del rey:

– Dígame, amigo mío: ¿está enfermo el señor Nogales?

Aquel personaje – conocía de vista al mendigo y estaba enterado de la merced que recibía diariamente de su señor – se dignó contestarle; miróle desdeñosamente y, al fin, repuso, con el énfasis de los servidores de casa grande:

– ¡Su Excelencia se encuentra perfectamente, a Dios gracias! Es que ha salido de Madrid.

– ¿Y sabe usted si tardará en volver?

– Lo ignoro. Acaso la ausencia dure una semana.

– Muchísimas gracias – dijo Simón, melosamente, con la mejor de sus sonrisas, despidiéndose del portero.

Ocho días justos, en efecto, duró la ausencia de D. Fernando. Había estado por sus fincas de Salamanca en viaje de negocios e inspección, para resolver asuntos.

Cuando regresó, hombre metódico y puntual en todas las cosas, reanudó desde el día siguiente su vida ordinaria: se levantó puntualmente a las ocho, recibió al barbero que le afeitó y rizó la peluca, de moda en la época; se vistió cuidadosamente y tomando de manos del ayuda de cámara bastón y tricornio se echó a la calle.

Al cruzar por delante de la iglesia de San José, Simón el mendigo adelantóse a encontrarle, obsequioso y sonriente, con el mugriento birrete en la mano temblorosa y flaca.

– ¡Oh, señor Nogales, muy bien venido! – exclamó con la mejor de sus sonrisas. – ¡Ya me he informado de que habéis estado fuera de Madrid estos días!

– He estado en Salamanca, a ver unas finquitas que hay por allá -, repuso bondadosamente el banquero.

Y como era hombre muy atareado, enemigo de desperdiciar el tiempo, añadió:

– ¡Yo también me alegro de verle! ¡Muy buenos días! Ahí tiene usted.

Y le dio el real consabido, como de costumbre, siguiendo su camino.

Simón miró el dinero en la palma de la mano, y tras vencer una leve vacilación corrió tras el banquero:

– ¡Señor Nogales, señor Nogales!

– ¿Qué hay? – dijo éste, deteniéndose y volviendo la cabeza.

– ¿Qué me ha dado usted? – y Simón mostraba el dinero en la abierta palma de la mano.

– ¡Un real!

– ¿Un real?… ¡Pero, no es esto, señor Nogales! ¡Me debe usted ocho reales!

– ¿Yo a usted? – preguntó, sin comprender.

Y Simón, el mendigo, exclamó:

– ¡Claro, señor mío: ha estado usted ocho días fuera; a un real diario, son ocho reales! ¿ No es así?

Se irritó D. Fernando ante la osadía y la avaricia de aquel mendigo ingrato; hizo un gesto de impaciencia y exclamó en tono airado:

– ¡Vaya usted a paseo!

A lo que contestó el mendigo, colérico y altivo:

– ¡Pues busque usted otro pobre!

Todavía entre el pueblo de Madrid se usa la frase ya legendaria de Simón el Avaro, que se repite cuando viene a cuento, como dicho agudo, profundo y definitivo a la vez….

Comparte en tus redes socialesShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on LinkedIn0Email this to someoneShare on Tumblr0



Angel Sanchez Fuentes

Porque los niños, cuando nacen, no vienen con un libro de intrucciones debajo del brazo, creé este rincón para ayudar a los niños, padres y docentes en el dificil pero maravilloso mundo de la educación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies