El poeta y el herrero. Leyenda para niños



Leyenda infantil: El poeta y el herrero

leyendas para niñosCuenta la leyenda que un buen día circulaba por las calles de Florencia, Italia, un famoso poeta llamado Dante Alighieri. El poeta caminaba felizmente cuando, de pronto, escuchó una canción  que llamó poderosamente su atención.

Al detenerse y observar de dónde provenía aquel canto, se percató que dicho cantar venía del taller de un herrero, cruzando la calle.

 

Así se animó, curioso por escuchar la letra de aquella conocida música para sus oídos. Cruzó la calle y se detuvo del otro lado de la herrería. Mientras el herrero trabajaba golpeando unas piezas de hierro, cantaba una canción: La divina comedia, escrita ni más ni menos que por el mismísimo Dante.

Dante sonrió por aquel halagador homenaje, sin embargo logró escuchar que la letra era modificada según el antojo del herrero. De este modo el herrero cambiaba verso a verso cada palabra de aquella magnífica obra literaria.

Dante, enojado con la actitud del herrero, decidió entrar al taller. Allí tomó una herramienta que el herrero tenía sobre una mesada y la arrojó con fuerza a la calle. Luego tomó otra herramienta y repitió la misma escena arrojándola también a la calle.

 

El herrero, al ver aquella actitud,  detuvo su trabajo y le dijo:

¡Eh! ¡Señor! ¿Acaso está usted loco? ¿Por qué arrojas mis herramientas a la calle? ¿Acaso no sabe que esas son mis herramientas y que las necesito para trabajar?

¡Es usted un loco!- responde Dante.

Disculpe señor. Desconozco porqué dice que yo he de estar loco cuando es usted quien ha usurpado en mi taller y ha lanzado enérgicamente mis herramientas sobre la calle ¿Por qué dice que yo soy el loco?- responde el herrero

Usted ha hecho lo mismo con mi trabajo. Lo ha arrojado a la calle – contesta enojado Dante.

Disculpe pero sigo sin comprender- dice respetuosamente pero algo enojado el herrero

Usted ha tomado cada una de mis palabras y ha hecho cuanto quiso con ellas. Ha modificado mi trabajo, ha profanado mi obra: Usted ha cantado con otra letra una de mis obras: La divina comedia.

 

El herrero, sin comprender demasiado, se detuvo a pensar unos minutos. Luego agachó su cabeza y pidió disculpas puesto que comenzaba a ser consciente de lo que había hecho hasta ese momento con el trabajo de un gran poeta al modificar una obra como esa.

 

A partir de ese momento, y valorando el trabajo de dante, el herrero prometió jamás volver a modificar ninguna obra literaria.

© 2017 Leyendas infantiles: El poeta y el herrero. Educapeques

Comparte en tus redes socialesShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on LinkedIn1Email this to someoneShare on Tumblr0



Angel Sanchez Fuentes

Porque los niños, cuando nacen, no vienen con un libro de intrucciones debajo del brazo, creé este rincón para ayudar a los niños, padres y docentes en el dificil pero maravilloso mundo de la educación.

Un comentario sobre “El poeta y el herrero. Leyenda para niños

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies