«El mensaje» Leyenda africana sobre las manchas de la luna

el mensaje

Esta leyenda africana titulada “El mensaje”, es un cuento popular que proviene de Namibia y nos deja una gran lección; de cómo hasta llevar un simple mensaje puede terminar siendo un auténtico desastre, por culpa de la pereza y la vanidad.


Leyenda africana para niños ‘El mensaje’ ¿Por qué la luna tiene manchas?

Así comienza la leyenda africana para niños ‘El mensaje’ sobre por qué la luna tiene manchas:

Hace mucho, pero mucho tiempo atrás, la luna le pidió a una garrapata que cumpliera con una misión.

la luna tiene manchasLa luna le dijo a la garrapata: – Te pido que lleves un mensaje muy importante a los hombres.

Así mismo le comento un poco afligida: –  He notado que la humanidad sufre y llora por la muerte de otras personas.

–  Quiero que les digas que no deben sufrir, porque yo muero cada día y vuelvo a aparecer y al igual que yo, ellos también seguirán viviendo.

Entonces preguntó la garrapata – Y exactamente ¿Qué debo decirles?

– Lleva este mensaje hasta el poblado: “Al igual que yo muero cada día, vuelvo a nacer por las noches y ellos morirán y seguirán viviendo”.

Entonces, la garrapata entendió que era un mensaje importante y supo que debía llevarlo hasta los hombres lo más rápido posible.

La garrapata perezosa

La garrapata era muy perezosa y esperó que pasara una cabra para viajar sobre ella.

Pero la garrapata era corta de vista y pensando que era una cabra, se subió sobre un cuervo que para sorpresa de la garrapata, no tardó en salir volando.

– ¡Oh, no! ¡Detente, cuervo! –  Grito con desesperación la garrapata –  ¡Necesito llevar un mensaje importante a los hombres y estás alejándote del poblado!

Pero el cuervo no oyó a la frustrada garrapata y siguió volando hasta un árbol muy lejano.

Esa misma noche, la luna salió muy contenta creyendo que los hombres ya se habían enterado del mensaje que les envió y que seguramente estarían celebrando.

Pero al ver hacia el poblado de los hombres, noto que no había ninguna celebración y que por el contrario, solo escuchó algún lamento de alguna persona que estaba enferma.

Inmediatamente la luna pensó: – Seguramente la garrapata aún no les ha dado mi mensaje…

La ceguera de la garrapata le da más problemas

garrapataMientras tanto, la garrapata seguía buscando algún animal para viajar hasta el poblado, pues como sabemos, era muy holgazana y no caminaría por sus propios medios hasta ese lugar.

De nuevo intento subirse a otro animal que le parecía una cabra, pero su mala vista le jugó otra mala pasada.

Otra vez, creyendo que se subía a una cabra, se subió al lomo de un antílope.

En ese momento, el antílope comenzó a galopar y la garrapata al darse cuenta que no era una cabra, le gritó:

– ¡Alto antílope! Pensé que eras una cabra… ¡Necesito que te pares o me alejaré más del poblado!

Pero al igual que con el cuervo, el antílope tampoco le oyó y la garrapata terminó aún más lejos de la aldea del hombre.

Esa noche la luna volvió a salir, con la esperanza que el mensaje ya hubiera llegado, pero de nuevo escuchó lamentos y pensó:

– ¡La garrapata aún no ha entregado mi mensaje!

La garrapata y la liebre

Al día siguiente la garrapata ya estaba desesperada y buscando a su alrededor, de pronto se encontró con una liebre:

La garrapata le contó a la liebre todo lo que le había ocurrido y le dijo – Oye, liebre, ¿Tú puedes ayudarme?

Pero la liebre que era muy curiosa, le preguntó: – ¿Y cuál es el mensaje que debes entregar?

La luna me pidió que les dijera: – “Que igual que muero yo y luego vuelvo a vivir, así viviréis vosotros también”.

La liebre era muy vanidosa y pensó que si llevaba el mensaje, la luna estaría muy agradecida con ella y le daría muchos regalos. La liebre además de curiosa, era muy fantasiosa y ambiciosa.

Entonces le dijo a la garrapata que se subiera y comenzó a correr a toda velocidad hacia el poblado.

Pero la liebre corría tan rápido y tan alocadamente, que la garrapata salió disparada por los aires y la liebre se dio cuenta cuando llegó sola al poblado.

Pero la liebre seguía con su plan de agradarle a la luna y aun sin recordar el mensaje, les pidió a todas las personas que salieran de sus casas, para que escucharan un mensaje importante de la luna.

Todas las personas salieron de sus casas para escuchar aquello tan importante, pero la liebre había olvidado el mensaje exacto y empezó a liarse y a tergiversar el recado:

– Dice la luna que si muere… que nosotros morimos… ¡No así no es! ¡Ya lo tengo! La luna mandó a decir: “Que igual que yo moriré y permaneceré muerta, así vosotros moriréis también”.

Ante tal aseveración tan desconsoladora, los hombres comenzaron a lamentarse y muertos de miedo, decidieron abandonar la aldea.

El enfado de la luna

Al salir esa noche, la luna vio que el poblado estaba vacío y que solo había una liebre junto a una hoguera apagada.

– Liebre dime algo, ¿Por qué se fueron los hombres? ¿Qué pasó?

A lo que la liebre contestó: – No lo sé, luna, yo solo les di tu mensaje…

– ¿Y cuál mensaje les diste?

La liebre le contó a la luna sobre el recado que dio de parte de ella y la luna se enfadó tanto, que actuó impulsivamente y con furia golpeó a la liebre con una de las maderas que quedaban en la hoguera.

Del golpe, la liebre cayó sobre la hoguera y salpicó a la luna de ceniza.

Desde entonces, las liebres tienen el paladar hundido y la luna tiene pequeñas manchas oscuras.


Reflexiones y sobre la leyenda popular “El mensaje”

Esta leyenda nos hace reflexionar sobre la responsabilidad, los tropiezos, la perseverancia y la falta de atención.

La garrapata no cumplió con la misión que le dio la luna por culpa de su pereza.

La avaricia de la liebre no la dejó prestar atención a lo realmente importante, que era el mensaje. Estaba tan obcecada en quedar bien con la luna, que no prestó atención al mensaje y lo dio mal.

La moraleja de esta fábula es que la ansiedad, la ambición y la holgazanería, nos meten en grandes problemas.


Preguntas de comprensión lectora de la fábula “El mensaje”

  1. ¿Qué le pidió la luna a la garrapata?
  2. ¿Por qué la garrapata no llevó el mensaje?
  3. ¿Por qué la liebre decidió dar el mensaje?
  4. ¿Por qué no estuvo bien que la liebre diera el mensaje?
  5. ¿Cuál es la reflexión de esta fábula?

También te puede interesar: Fábulas infantiles de animales: El tigre hambriento y el zorro astuto

«El mensaje» Leyenda africana sobre las manchas de la luna Clic para tuitear
© 2021 ▷ Educapeques ➡➤ [ «El mensaje» Leyenda sobre las manchas de la lunaLeyendas infantiles @educapeques

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *