El robo de la campana. Fábula china popular

robo de la campana

Hay muchas fábulas chinas que nos narran historias y dejan grandes moralejas. Este es el caso de la fábula el robo de la campana, que nos cuenta qué no podemos escapar, ni ocultarnos de las consecuencias de nuestros actos.


Fábula china “El robo de la campana”

En un pequeño pueblo de China, vivía un hombre que todos conocían como Juan.

Los habitantes del pueblo donde vivía Juan, no estaban acostumbrados a ostentar grandes lujos, viviendo con sencillez, armonía y lo mejor era que todos confiaban en los demás.

Él mismo Juan nunca había si quiera pensado en tener lujos y se sentía muy bien con lo indispensable para vivir.

Un día, juan se enteró que su amigo Horacio quien era el herrero del pueblo, recibió un encargo muy importante y decidió ir a visitarlo para saber más de esta noticia.

Juan busca a Horacio el herrero

Juan llego a la herrería donde Horacio forjaba cosas muy útiles para la gente del pueblo y le preguntó por ese encargo que le habían hecho.

Horacio le respondió: — Los gobernantes de la ciudad hicieron una gran donación para la capilla de nuestro pueblo y me pidieron que hiciera una gran campana de oro sólido para ponerla en el campanario. — Como podrás ver, todos en el pueblo están muy contentos.

Pero justo en ese momento, Horacio estaba forjando la hermosa campana de oro y Juan se dejó cegar por el resplandor de ese precioso metal por lo bonita que estaba quedando.

Juan quedó pensativo y dijo para sí mismo: — Si yo tuviera todo ese oro me iría de este pueblo, compraría una gran casa junto al río y nunca más tendría que trabajar.

— Además, ¿Para qué van a poner una campana nueva en la capilla, si la que tiene de hierro está en buenas condiciones? Mejor prefiero que ese oro sea para mí, ¡Me hace más falta!

Y de esta manera, Juan comenzó a trazar un plan para robar la nueva campana de oro, que pertenecía a todos los habitantes del pueblo.

El plan de Juan para robar la campana

Fueron pasando los días y cuando la campana estuvo lista, hicieron una gran fiesta en el pueblo para celebrar que la colocarían en lo alto de la torre de la capilla.

Todos los habitantes del pueblo, celebraban el hermoso trabajo que había hecho Horacio con la nueva campana.

Pero Juan era envidioso y no quería disfrutar de la fiesta, que tenía baile, comida y mucha diversión.

Cuando llegó la noche, todos estaban muy cansados y se marcharon a sus casas a dormir.

Juan aprovechando la oscuridad, salió hacia la capilla muy sigilosamente y verificando que nadie estuviera afuera, entró y subió al campanario.

Al llegar hasta la campana de oro, se dio cuenta de que era demasiado grande, pesada y que era imposible llevársela él solo.

Precisamente  Juan no era un hombre muy inteligente y pensó: —Si le doy un golpe con el martillo, seguramente se romperá y podré llevármela en pedazos

De esta manera, Juan le dio un martillazo pero no la quebró y en cambio, hizo teñir la campana con un gran estruendo que hizo que todas las personas del pueblo se despertaran y salieran asustados.

Todos corrieron hacia la capilla pensando que algo malo estaba sucediendo.

Juan se sintió atrapado y al no tener tiempo de escapar, asustado se ocultó debajo de la campana, pero el ruido era muy fuerte y le dolían los oídos.

Allí lo encontraron, pálido y tembloroso y al darse cuenta de lo que planeaba hacer, la gente del pueblo se puso furiosa y lo desterraron para siempre.

Juan aprendió de la peor manera, que la codicia no es un buen sentimiento y ahora por culpa de su avaricia se había quedado sin hogar, sin amigos y ya nadie confiaría en él.


El robo de la campana, una fábula china sobre las consecuencias de nuestros actos

Esta fábula China nos deja una aleccionadora moraleja y es que nunca podrás ocultar las consecuencias de tus actos.

Podemos utilizar esta fábula china del Robo de la campana para trabajar los siguientes aspectos:

  • La confianza.
  • La honestidad.
  • Que cada uno de nuestros actos tienen consecuencias.

Preguntas de comprensión lectora sobre la fábula de la campana robada

Finalmente os dejamos unas preguntas sobre la fábula para trabajar la comprensión lectora en niños.

  1. .¿A qué no estaban acostumbrados los habitantes del pueblo?
  2. ¿Cuál era el oficio de Horacio?
  3. ¿Cuál fue el encargo que le hicieron a Horacio?
  4. ¿Qué fue lo que hizo Juan?
  5. ¿Qué consecuencias tuvo la decisión de Juan?

También te puede interesar: Estrategias para mejorar la comprensión lectora en los niños

El robo de la campana. Fábula china que nos enseña las consecuencias de sus actos Clic para tuitear
© 2021 ▷ Educapeques ➡➤ [ El robo de la campana. Fábula china popular ]  Fábulas para niños  @educapeques

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *