El caballo viejo. Fábulas cortas para niños



Comparte!!
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedInShare on Tumblr

Fábulas cortas: El caballo viejo

En un pueblo perdido entre las montañas se hallaba un caballo viejo. El caballo, aunque ahora consumido por los años de vejez, había sido un gran corredor de carreras y había podido ganar muchas de ellas.

Su dueño, orgulloso del caballo que tenía en aquel entonces, presumía el magnífico ejemplar quien, entre otros privilegios, hacía que su dueño ganara mucho dinero con cada competencia de carreras.

Sin embargo esos días habían quedado sepultados hace muchos años ya, y ahora el caballo se encontraba cansado y viejo durmiendo prácticamente todo el día.

No obstante el caballo, mientras dormía, recordaba aquella época de esplendor. Una noche soñó con la mejor carrera que había corrido: él se encontraba junto a otros caballos pero no dejaba de presumir de su fortaleza y velocidad. Estaba convencido que “era el mejor de todos y que pronto ganaría esa y otras carreras más”.  Incluso soñó como comentaba esto mismo con otros caballos. Uno de esos caballos, mayor en edad que él, le dijo:

  • No presumas de tu juventud pues algún día la perderás

Pero el caballo pensaba que “eso jamás le iba a suceder” y que “él sería joven y exitoso siempre”.

Luego de eso, el caballo despertó sobresaltado y triste y ya no pudo volver a dormir por esa noche…

Al día siguiente, su dueño llegó al granero donde se encontraba y lo llevó a un molino donde lo vendió a otro granjero para que el caballo mueva el molino con su fuerza.

Olvidado ahora también por su dueño, no pudo evitar recordar su pasado y el sueño que esa noche había tenido…

Triste, el caballo dijo:

  • Que presumido he sido al creer que mi juventud sería eterna. Antes corría en las mejores carreras. Ahora solo doy vueltas a este molino.

Moraleja:

Mantén tu humildad siempre y nunca presumas de tu juventud ni de tu fuerza, pues los años pasan y la juventud se desvanece.

Podéis encontrar más fábulas cortas infantiles en nuestro portal

Te puede interesar leer




Angel Sanchez Fuentes

Porque los niños, cuando nacen, no vienen con un libro de intrucciones debajo del brazo, creé este rincón para ayudar a los niños, padres y docentes en el dificil pero maravilloso mundo de la educación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies