¡Soy el número 2! ¡No soy un pato!



Comparte!!Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on LinkedIn0Share on Tumblr0

Cuento para niños: ¡Soy el número 2!¡No soy un pato!

cuento para niños el número 2Hola, ¿os han contado alguna vez que el país de las letras y de los números son muy amigos? ¿No lo sabíais?

Pues es cierto, aunque parece que no tengan nada en común hacen muchas reuniones y no pocas veces trabajan juntas. Sobre todo cuando quienes les necesitan son matemáticos, científicos o maestros.

Aunque viven separados, hay algunas veces que tienen que pasar mucho tiempo juntos. Sobre todo, cuando nosotros, los humanos, somos pequeños y tenemos que aprender cómo trabajar con ellos, como se escriben y sobre todo, como se llaman. Esto ocurre tanto con las letras como con los números.

Por eso os voy a contar una anécdota con uno de los números, es de los primero que nos suelen enseñar cuando somos niños porque su forma recuerda a un animal muy, muy conocido.

Iban dos letras caminando por la plaza, en el país de las letras. Ambas caminaban muy deprisa, pues les habían avisado para trabajar haciendo un pequeño escrito y tenían que acudir a la biblioteca y que les informasen de todo lo que tenían que hacer.

Por el camino encontraron una fuente, desde donde estaban podían ver claramente que estaba rodeada de muchas más letras intentando refrescarse, pues era verano y el calor era sofocante.

Como se oía mucho jaleo, decidieron acercarse y, cuando estaban casi al borde de esta, una de las letras que rodeaba la fuente, comenzó a gritar:

  • ¡Socorro! ¡Se ha colado un pato! – decía corriendo de un lado a otro. –Hay que llamar a las autoridades para que lo saquen de aquí.
  • ¿Qué dices? – Se oía una voz entre la multitud. – No mientas, no soy un pato. –Intentaba explicar sin conseguirlo.
  • ¡Sacadle de aquí! ¡No se admiten animales dentro de la fuente! – seguía gritando la letra.

Al ver tantas letras junto a la fuente y oír los gritos que de allí venían, pronto acudieron al lugar las autoridades competentes a descubrir y aclarar lo que allí ocurría.

  • A ver… ¿Qué ocurre aquí? ¿Por qué tanto escándalo?
  • Dicen que se ha colado un animal en la fuente.- indicó una letra curiosa.
  • ¿Un animal? Yo no veo ningún animal.
  • Se lo intentaba explicar, pero nadie me ha querido escuchar. – se escuchó de repente.
  • ¿Es usted el animal que tanto escándalo ha organizado? –preguntó el agente, que no era otro que la letra P.
  • Ya lo ve, agente P. ¡Yo no soy un pato! ¡Soy el numero 2! – dijo muy enfadado. – ¡Ya estoy harto de que siempre me confundan por la forma de mi cuerpo!

En aquel momento, la letra que había causado tanto revuelo se puso colorada como un tomate. La pobre había confundido al número 2, con un pato que se refrescaba en la fuente al igual que las otras letras.

Una vez aclarado el malentendido, la letra se acerco al número 2 y le pidió disculpas por su error, prometiendo que la próxima vez se acercaría y se aseguraría de lo que viese, antes de montar otro escándalo.

Poco a poco, la fuente se quedó vacía y cada uno volvió a sus tareas, volviendo todo a la normalidad.

Comparte!!Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on LinkedIn0Share on Tumblr0



Angel Sanchez Fuentes

Porque los niños, cuando nacen, no vienen con un libro de intrucciones debajo del brazo, creé este rincón para ayudar a los niños, padres y docentes en el dificil pero maravilloso mundo de la educación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies