Cuento infantil: ¡Tengamos la fiesta en paz!



Cuento infantil para el día de la paz: ¡Tengamos la fiesta en paz! Por Estrella Montenegro

En todos los colegios hay niños altos, niños bajos, rubios, morenos, con los ojos azules o verdes. Existen tantos tipos de niños como pueden existir tipos de personas.

En la clase de Jonás solamente había diez niños, no son muchos ya lo sé, pero eran los suficientes para armar una rebelión diaria. Su profesora Martina intentaba por todos los medios habidos y por haber, que su clase fuese un grupo organizado, responsable y respetuoso, pero no lo lograba.

Día de la Paz

Nunca se ponían de acuerdo para  las tareas en grupo,  a Jacinto nunca le escogían libremente para jugar porque necesitaba muletas para caminar, sin embargo dibuja y coloreaba que daba gusto, a su vez él no dejaba que los demás metiesen baza cuando hacían murales o trabajos todos juntos. A  Marisa tampoco la escogían para jugar a las peluquerías porque siempre venía perfectamente peinada de casa, con sus trenzas sus horquillas y sus lazos, Marisa tenía un don natural para la organización, pero tampoco dejaba que otros impusieran sus ideas si tenían que hacer algún trabajo.

Así que dar clase a diez niños tan dispares, con personalidades tan marcadas era un reto diario para Martina.

Para conmemorar el día mundial de la paz y la no violencia, el colegio organizó un acto multitudinario, en el que todas las clases y todos los niños participarían.

Aquella mañana Martina después de pedir silencio y atención como cien veces expuso el proyecto…

-¡Niños… niños….atended! nuestro colegio va a realizar un evento especial para conmemorar el próximo día 30 de enero el día de la paz  y la no violencia, cada clase presentará un proyecto, así que nosotros también lo tendremos que hacer

Automáticamente las ideas surgieron desde cada lugar donde había un niño sentado en aquella clase, uno que un desfile, otro que si un mural gigante, que si una obra de teatro, que si un cuento… que si juegos.

Lo que para que funcionase bientenía que hacerse y decirse con calma, comenzó con un revuelo de ideas sin dirigir. Martina frunció el ceño, se sentó en la mesa y se tapó la cara con las manos en señal de protesta. Y aunque no lloraba estuvo muy a punto de hacerlo. Lucia se dio cuenta  mientras permanecía sentada en su pupitre, era evidente  lo triste que se estaba poniendo su profesora y se acercó para preguntarla.

-¡Seño… seño! ¿Está llorando?

-¡Aun no!

-¿Entonces piensa llorar?

-Sois imposibles no os ponéis de acuerdo ni para celebrar el día de la paz, ya no séqué hacer….

Lucia entendió que se estaban comportando muy mal. Se fue corriendo hacia su pupitre, extrajo un libro de su cartera,  lo abrió… se subió a la mesa de la profesora y comenzó a leer en voz muy… muy… alta

-Yo soy un árbol, en mis ramas anidan los mejores valores de la humanidad, tengo los frutos de la compresión, de la igualdad, de la amistad, de la solidaridad, entre otros. Quien se guarece bajo mi sombra haya la paz y la concordia. Me crezco con la necesidad, pues soy capaz de extender mis ramas tanto como sea necesario abarcar ¿Me conoces, sabes quién soy?

Toda la clase incluida la profesora guardó silencio mientras Lucia leyó aquellas palabras, y Genaro desde el fondo de la clase contestó

-¡Es el árbol de la paz!

-¡En efecto! –Contesto Lucia y prosiguió – nuestra clase debería ser un árbol de la paz, y cada uno de nosotros ser un fruto de sus valores, porque esta clase es como un ejemplo de guerra e intransigencia, y no de paz, y… ¡yo compañeros! ¡Os digo que ya estoy más que harta de tanta rivalidad mal lograda! ¡Unámonos en armonía… con lógica y en grupo! ¡Seamos el mejor árbol de la paz jamás expuesto!

Ahora entenderéis que la mejor virtud de Lucia era la oratoria, todos se quedaron callados sin decir mucho. Pues no sabían muy bien por donde comenzar. Hasta que de nuevo prosiguió con su discurso para darlo por concluido.

-Nuestra profesora nos conoce muy bien, sabe perfectamente cuáles son nuestras cualidades, debemos escucharla y dejarnos guiar por ella, si nos dirige alguien que mire por el interés de todos, sin menos preciar ni desvalorar a nadie, seremos un equipo ganador, Os lo pido compañeros… seamos la mismísima paz representada en grupo.

Y como si aquellas palabras fuesen mágicas, de repente el caos se convirtió en virtud. Fue la mismísima paz quien fue capaz de limar asperezas y aunar fuerzas, para que todo saliese a la perfección.

Aquellos diez niños organizaron una obra de teatro, donde tuvieron que realizar murales para el decorado, cantar, disfrazarse, jugar, desfilar, orar… contar cuentos, y lo que es mejor lo hicieron todos desde el respeto mutuo, desde la compresión, limando diferencias, y salvando cada obstáculo que se presentaba en grupo. Todo esto lo hicieron sin enfados, sin gritos, sin riñas, lo hicieron en perfecta armonía y coordinación, porque el respeto mutuo es lo primero que se necesita para sembrar la paz.

A su trabajo lo llamaron… ¡Tengamos la fiesta en paz! Y fue un éxito rotundo, y lo fue porque en él se reflejaron todos y cada uno de los valores que representa la paz.

Al final de su obra recitaron juntos las palabras que Lucia leyó como simiente tan solo unos días antes, y  que dieron lugar a ese maravilloso fruto de la paz y la igualdad.

-Yo soy un árbol, en mis ramas anidan los mejores valores de la humanidad, tengo los frutos de la compresión, de la igualdad, de la amistad, de la solidaridad, entre otros. Quien se guarece bajo mi sombra haya la paz y la concordia. Me crezco con la necesidad, pues soy capaz de extender mis ramas tanto como sea necesario abarcar ¿Me conoces, sabes quién soy?

FIN

Cuento infantil para el día de la Paz y la no violencia: ¡¡Tengamos la fiesta en Paz!! Más cuentos en Nuestro portal: Cuentos infantiles

Comparte en tus redes socialesShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on LinkedIn0Email this to someoneShare on Tumblr0



Angel Sanchez Fuentes

Porque los niños, cuando nacen, no vienen con un libro de intrucciones debajo del brazo, creé este rincón para ayudar a los niños, padres y docentes en el dificil pero maravilloso mundo de la educación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies