Cuentos para leer cortos: El conejo y la zanahoria



Cuentos para leer cortos: El conejo y la zanahoria

Cuentos para leer cortos, cuentos infantiles, cuentos infantiles cortos, cuentos para niños, lectura infantilHabía una vez un conejo que se sentía solo e incomprendido porque no comía zanahorias ya que no le gustaban, el conejo vivía rodeado de otros conejos que todos los días comían zanahorias, robaban zanahorias o simplemente ente las llevan a la madriguera donde vivían. Así eran todos los conejos menos él, a él no le gustaban las zanahorias.

El conejo tampoco tenía muchos amigos o ninguno porque el conejo era un poco diferente a los demás, no compartía los mismos gustos, así que siempre estaba solo.

Un día organizaron un festín con banquete de pastel de zanahorias y un granjero les dio todas las zanahorias de su cosecha para que los conejos hicieran su buen banquete a base de zanahorias, pero el conejo que no comía zanahorias se seguía sintiendo solo a pesar de que viva con muchos conejos y no faltaban las zanahorias, el conejo no encontraba muchos amigos y tampoco se parecían al resto de los conejos que si comían las zanahorias todos los días.

Durante aquel festín con pastel de zanahorias el conejo se fue al bosque a pasear ya que no le gustaban las zanahorias y todos en el festín comían los pasteles de zanahoria y las zanahorias.

El conejo andaba buscando otras cosas como amigos y otros intereses y otras cosas que comer, dentro del bisque encontró un huerto con algunos vegetales, tomates, cebollas pimientos y una sola zanahoria que se encontraba tan sola como el conejo

Cuando el conejo se acerca a la zanahoria, ella creyó que se la comería, porque los conejos comen zanahorias, pero no Cuentos para leer cortos, cuentos infantiles, cuentos infantiles cortos, cuentos para niños, lectura infantilfue así, y le dijo ¿me comerás? Y el conejo le responde: ¡no¡ yo no como zanahorias y además me siento muy solo y necesito una amiga- ¿Quieres ser mi amiga?.

La zanahoria muy dudosa no le cree y le dice, ¡no te creo! ¡Vete! Y la zanahoria como pudo se escondió.

El conejo se pone muy triste y siguió su camino, pero de pronto, se da cuenta de que la zanahoria le venía siguiendo y se iba escondiendo tras los árboles, con cuidado se fue parando escondido el conejo y de pronto se paró para esperar a la zanahoria, cuando la zanahoria se ve descubierta, el conejo le dice: ¿quieres venir conmigo y ser mi amiga?

La zanahoria le dice: -seré tu amiga si prometes no comerme- y así poco a poco se fueron conversando juntos por el gran bosque y el huerto, zanahoria y el conejo y se dieron cuentan que nunca volverían a sentirse solos y fueron amigo para siempre.

Conejo y zanahoria se dieron cuenta que ya mas nunca se sentirían solos y que a pesar de su naturaleza del conejo comer zanahorias y las zanahorias de temerosas de ser comidas, había conejos y zanahorias diferentes que podían ser amigos y que se tendrían él una al otro como amigos.

2016 © Cuentos para leer cortos Educapeques

Comparte en tus redes socialesShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on LinkedIn6Email this to someoneShare on Tumblr1



Angel Sanchez Fuentes

Porque los niños, cuando nacen, no vienen con un libro de intrucciones debajo del brazo, creé este rincón para ayudar a los niños, padres y docentes en el dificil pero maravilloso mundo de la educación.

Un comentario sobre “Cuentos para leer cortos: El conejo y la zanahoria

  • el 11 agosto, 2016 a las 5:03
    Permalink

    Muy educativo el cuento

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies