Cuentos infantiles para dormir: El ratoncito agradecido

Cuentos infantiles para dormir: El ratoncito agradecido

En el bosque más grande de África habita uno de los más temibles animales de la selva y algunos felinos muy Cuentos infantiles para dormirgrandes, de afilados dientes y cazadores de pequeños e inofensivos animales más pequeños, entre ellos los ratoncillos, ellos son pequeños y juguetones, se la pasan todo el día jugando y jugando por toda la selva.

Un día en la selva descansaba un león muy grande que ya estaba muy, muy cansado de tanto cazar para dar de comer a sus hijitos leoncitos y para él mismo.

Los leones y leonas tienen que cazar a otros animales para poder comer, es su naturaleza. Descansaba el león y los ratoncitos quienes estaban jugando a esconderse y encontrarse, jugueteaban alrededor del león que descansaba después de un largo día de caza.

A uno de ellos se le ocurrió esconderse en la melena grande del león y allí se quedó un rato, tan inquieto el ratoncito que el león de muy mal humor y con mucha rabia encontró al pequeño ratoncillo que se había ocultado en su melena

El pequeño ratoncito ya acorralado cansado de huir del feroz y molesto león, se rinde y dice:

Cuentos infantiles para dormir¡Leon, ¡Leon…por favor no me comas, déjame vivir y seguro yo podré ayudarte en lo que desees o necesites! De una sola vez el león lo observa y le dice, ¿En que podrá ayudarme, un pequeño e insignificante ratoncillo como tú?

El ratoncillo asustado le dice: ¡aún no lo sé!… Pero seguramente encontraré un día algo que hacer por ti, sólo te suplico me dejes vivir ¡y no vas a arrepentirte.!

El león ya no estaba de mal humor y le dio por reír y al final dejó ir al ratoncillo, porque el mismo le había parecido muy gracioso.

Una tarde, luego de la puesta del sol, y cuando aún quedaba algo de la luz del día. Uno viles cazadores colocaron redes y trampas por toda la jungla. El león mientras corría cazando en su larga carrera calló sin querer en una red que lo elevó muy alto y no podría salir. Al encontrarse casi vencido, el león rujió muy fuerte y se oyó en toda la jungla. Todos los animalitos escucharon el rugido. Incluso, aquel pequeño ratoncito que hacía unos pocos días el león había permitido vivir.

Corrió y corrió, antes de oscurecer en la jungla y al fin halló a la leona en la red atrapada indefensa y resignada a que los cazadores la matarían muy pronto. El ratoncito al encontrar al león, le dice: ¡tú me dejaste vivir un día, yo permitiré que tu vivas muchos años más, seré agradecido, nunca olvidaré eso! ….enseguida muestra sus afilados dientes y de varios cortes y muy rápidamente corto varias cuerdas de la red hasta que el león pudo salir tranquilo aunque apurado.

Desde ese día la leona y el ratoncito son bueno amigos y ya ningún león ni leona volvió a intentar comer un ratón en la jungla más grande del mundo. La leona vivió agradecida con el ratoncito agradecido, toda su vida

Cuento basado en la Fábula: El león y el ratón

Fichas comprensión lectora:  Cuentos infantiles para dormir

Fichas comprension lectora Cuentos infantiles para dormir 01

Fichas comprension lectora Cuentos infantiles para dormir 02

Cuentos infantiles para dormir: El ratoncito agradecido (cuento para trabajar valores)

Adaptación: Prof(a) Claudia Ceballos

                         Mg s. Pedagoga

                         Material didáctico: fichas de comprensión lectora y educación en valores

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *