Cuentos del mundo: El hada y el leñador



Cuentos del mundo: El hada y el leñador

No es bueno tomar las cosas por la fuerza sin tener en cuenta los sentimientos de los demás, porque luego puede que el mal que proyectas vuelva a ti en modo de lección. El protagonista del cuento lo sabe bien, y no quiere que le pase lo mismo a nadie más. ¡Por eso, entra y lee su historia!

El-Hada-y-el-leñadorHabía una vez un leñador muy amable que vivía en las montañas de un pueblo perdido de Corea del Sur con su anciana madre. Un día, un ciervo se acercó a él mientras cortaba leña. El ciervo le pidió al hombre que lo ocultara de los cazadores. Este le ayudó encantado, y el ciervo pudo salvarse. Y por eso el ciervo, que se sentía en deuda con el leñador, le dijo:

– Si vas al bosque que se esconde en aquella ladera de allá- dijo mientras señalaba con la cabeza hacia lo que parecía el infinito- encontrarás a una hermosa hada, pues las hadas se bañan todos los días en esos ríos. Si le coges la túnica, el hada no será capaz de volver al cielo. Entonces, cásate con ella. Pero cuidado, no debes devolverle la túnica hasta que tengas tres hijos con ella. Es sabido por todos que si tienes tres hijos con un hada, nunca más podrá volver al cielo.- y de pronto el ciervo desapareció entre las montañas.

Aquella noche, el leñador le robó la túnica al hada. Unos minutos más tarde, todas las hadas volaron hacia el cielo excepto una, aquella que había perdido su túnica. El leñador le dijo que sólo se la devolvería si tenía tres hijos con él.
Volvieron al pueblo, se casaron y tuvieron dos hijos. Un día el hada rompió a llorar, y le rogó a su marido que le devolviera su desgastada túnica. El hombre, triste por ver a su mujer llorar, se la devolvió. Entonces, el hada volvió hacia el cielo con sus dos hijos en brazos, y el leñador se quedó estupefacto mientras miraba cómo se alejaban.
Un día, como el hombre echaba de menos a su familia, le contó su historia a su amigo el ciervo, y éste le dijo:

– No te preocupes, puedes escalar la montaña de nuevo. Detrás del bosque encontrarás una cuba que baja todas las noches para subir agua del río. Nadie lo sabe, pero si te subes, te lleva al cielo.  Así podrás ver a tu familia.

El leñador siguió el consejo y logró subir al cielo, donde encontró a su familia y volvió a ser tan feliz como antes.

Aunque la nueva vida en el cielo con su mujer e hijos era maravillosa, el leñador no podía olvidar a su anciana madre, que se había quedado sola en la tierra. Viendo esto, el hada le consiguió un caballo alado para que pudiera visitarla.

Ella entonces le dijo que podía bajar al pueblo montando en su caballo alado Pegaso, pero que no debía separarse ni bajar de él porque entonces no podría volver al cielo.

Al día siguiente, el leñador montó al caballo y juntos bajaron hasta el pueblo.

Allí encontró a su madre, en su antigua casa, los dos estaban muy felices de volver a  estar juntos.

Su madre, al verlo tan agotado, le dio un cuenco de legumbres para que comiera algo, el leñador empezó a comer pero le cayó un poco de comida caliente en el lomo del caballo. Éste asustado dio un brinco y el leñador cayó al suelo. Libre de su carga, el caballo subió a todo galope al cielo sin mirar atrás, el hombre, que le gritaba: “¡Por favor, por favor, no te vayas! ¡Vuelve!” Pero el caballo nunca más regresó a por él, y no pudo volver a ver ni a su mujer ni a sus hijos

Cuando un día habló con su amigo el ciervo, éste le dijo:

– Amigo mío, eres muy buena persona, pero tu pecado ha sido no valorar lo que tienes. Has deseado tenerlo todo, lo has tomado por la fuerza, y luego te has arriesgado a perderlo. Todo aquello que se consigue por la fuerza y por egoísmo, tiene un final tan triste como este.

Fuente: La casa Asia

Cuentos del mundo: El Hada y el leñador

Comparte en tus redes socialesShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on LinkedIn0Email this to someoneShare on Tumblr0



Angel Sanchez Fuentes

Porque los niños, cuando nacen, no vienen con un libro de intrucciones debajo del brazo, creé este rincón para ayudar a los niños, padres y docentes en el dificil pero maravilloso mundo de la educación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies