Cuentos infantiles: El monje y el pupilo



Comparte!!
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedInShare on Tumblr

Cuentos infantiles: El monje y el pupilo

¿Cuántas veces os han dicho los adultos que no hay que mentir? Sin embargo, a veces lo hacen. Al protagonista de este cuento no le gusta que los adultos le mientan, por eso le da una buena lección a su professor. ¿Quieres saber por qué? ¡Entra y conoce a nuestro pequeño y descarado amigo!

El monje y el pupiloEn una pequeña escuela de un pequeño pueblo chino perdido en las montañas más altas, había un profesor que a la vez era monje. Al monje, lo que más le gustaba era tomar aperitivos y dormir siestas. Todos los días, después de las clases, él comía y comía hasta que no podía prácticamente ni moverse. Poco después del comienzo de las clases él siempre se tomaba una siesta y se dormía hasta que la campana del final de la clase sonaba.

Una mañana, el pequeño Lee, el hijo de un pobre aldeano que estudia en la clase del monje, le preguntó:

– Profesor, ¿puedo preguntarle por qué se duerme siempre en las clases?

– Querido pupilo – respondió el monje sin ningún tipo de vergüenza- Esto no es exactamente así. Verás, durante los minutos que duermo, estoy en contacto con Buda y de este modo puedo escuchar las sabias palabras que me transmite. Por esa razón intento dormir todo lo que puedo.

Aquella noche Lee tuvo que cuidar a su padre que estaba enfermo, y por eso a la mañana siguiente se quedó dormido en clase. Se había quedado tan profundamente dormido que no había escuchado la campana de la escuela que ponía fin a la lección. Sin embargo, el monje sí que se despertó, y vio al muchacho durmiendo. Se enfadó muchísimo, fue hacia él y lo agarró de la oreja gritando:

– ¡Eh, tú, pequeño granuja! ¿Cómo has podido quedarte dormido en mi clase?

– Verá profesor – dijo nuestro pequeño amigo mientras se desperezaba – En realidad no es exactamente así. Estaba conectado con Buda, escuchando las sabias palabras que me transmitía.

– Ah, ya veo… ¿y se puede saber qué es lo que nuestro todo poderoso Buda te estaba diciendo?

– Pues mire, lo que nuestro todo poderoso Buda me ha dicho es: “Nunca, ni en toda mi larga y experimentada vida, he visto a tu profesor”.

Fuente: Casa Asia – www.casaasia.es

 




Angel Sanchez Fuentes

Porque los niños, cuando nacen, no vienen con un libro de intrucciones debajo del brazo, creé este rincón para ayudar a los niños, padres y docentes en el dificil pero maravilloso mundo de la educación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies